Diez claves para cazar a un mentiroso

YES

Getty

¿Sospechas que te mienten? Descubre cuáles son los recursos más usados de quien te está contando una bola. Fíjate en algunos de los aspectos que aquí te presentamos y podrás quitarle la careta

28 sep 2021 . Actualizado a las 15:29 h.

¿Te imaginas descubrir, sin apenas despeinarte, a alguien que te esté mintiendo a la cara? De una forma tan rápida e infalible es muy difícil, pero sí puedes reconocer algunas señales que te llevarán a descubrir incoherencias en su discurso y a empezar a sospechar que te están metiendo una trola en toda regla. De la mano del experto en comunicación no verbal, José Luis Martín Ovejero (@JLMartinOvejero) y de su último libro Miénteme... si te atreves. Las claves para la detención de la mentira, te damos algunas pistas para descubrir si a quien tienes delante, le crece tanto la nariz como a Pinocho. Además, como se coge antes a un mentiroso que a un cojo, te damos las herramientas para que le des caza cuanto antes.

1 FÍJATE EN LOS DETALLES

Sí, son mucho más importantes de lo que piensas porque te permitirán empezar a sospechar que lo que te están contando no es cierto. El mentiroso «se centra en aquello que más le importa, pero como no es real, no se para a imaginar aspectos accesorios del relato que narra». Si le preguntas por esos pequeños detalles y se queda en blanco o sin saber muy bien por dónde salir, es más que probable que delante de ti tengas a una persona poco sincera, al menos, en ese momento.

2 LOS REFUERZOS DE CREDIBILIDAD

¿Qué es lo que quiere una persona que miente? Que lo crean. Esa es la última finalidad. Que su mentira se acabe convirtiendo en verdad para su interlocutor. Pero «como sabe que aquello que cuenta no ha sucedido, él mismo no está convencido y eso hace que, para tratar de convencer al otro, repita una y otra vez lo que dice o utilice refuerzos del tipo ‘te lo juro’ o expresiones similares». Para Martín Ovejero, el hecho de repetir un argumento sin que se le haya pedido «es como si tratara de convencer por cantidad, lo que sabe que no va a conseguir por calidad». Y pone como ejemplo la respuesta que dio Cristiano Ronaldo al periodista Josep Pedrerol sobre si estaba tranquilo con Hacienda: «‘Yo, muy tranquilo, la verdad que sí, muy tranquilo, muy, muy tranquilo’, dijo. Si hubiese estado tranquilo no habría necesitado repetirlo tantas veces y con tanto ‘muy’».