Caña y concierto: cinco locales gallegos con música en vivo en la terraza

ALEIX ÁLVAREZ / MARÍA DOALLO / CARLOS CRESPO / JAVIER VILLAVERDE / N. S.

YES

Oscar Vázquez

Música en vivo y una caña, eso es lo que ofrecen cada vez más locales gallegos que apuestan por trasladar el concierto a sus exteriores. La fórmula es imbatible en tiempos de covid. Estas terrazas de Arousa, Barbanza, A Coruña, A Pobra y A Toxa lo demuestran

14 ago 2021 . Actualizado a las 11:05 h.

Aire libre, algo refrescante y música en vivo. Este es el tridente que triunfa en las tardes de covid por toda Galicia. Muchos locales se han reinventado para ofrecer algo más que la consumición. Sumarle a las vistas y a un entorno natural una banda sonora en directo está siendo el plan perfecto de bares y salas que llenan su aforo cada fin de semana. Por toda la comunidad prolifera este plan al que se han sumado numerosos locales que tienen la suerte de contar con terrazas aptas para ello. Hostelería y música se fusionan así en una comunión que beneficia a dos sectores golpeados por la pandemia. Seguidores no les faltan, a juzgar por la gran aceptación que están teniendo iniciativas como las de los siguientes cinco establecimientos de Vigo, Ourense, A Coruña, A Pobra y A Toxa.

La ruta empieza por el sur y la ciudad olívica. A partir de la noche mágica de San Xoán, cada sábado se reúnen los mejores artistas locales para amenizar el atardecer desde la terraza del bar O Pirata con sus actuaciones. La arena de la playa de los Olmos, el bullicio de la gente, las vistas al mar y la música en vivo conforman un cóctel perfecto para el disfrute del fin de semana. Después de una época muy sensible para la cultura musical, estos eventos semanales significan una oportunidad para todo tipo de artistas. «En nuestra terraza actúan desde bandas que hacen covers y conciertos acústicos, hasta otras locales, como las del Maketón. Es importante que los músicos puedan compartir sus temas», indica la responsable del local Elena de Frutos.

Con un ambiente inmejorable, los clientes aprovechan la entrada gratuita al espectáculo para completar cada sábado todo el aforo disponible. «Lo hacemos por amor al arte, y la gente siempre ha respondido bien. Lo más importante es ayudar al artista y que el cliente disfrute libremente del concierto al aire libre. Por eso no se cobra entrada», añade De Frutos. Al actuar en una terraza abierta, la climatología se vuelve un factor clave de la programación. Sobre todo en un verano tan imprevisible como el que se está viviendo este año en Galicia. Para adaptarse a ello y conseguir el objetivo final, De Frutos explica que la organización del evento se está haciendo «un poco sobre la marcha», y que lo realmente importante es conservar la programación cada semana para apoyar todo lo posible a la cultura musical.