Llega el estreno de «Método Criminal»: Narcos, estrellas de la tele y mucha acción

YES

DOS MUNDOS OPUESTOS. A la izquierda, el clan de los Canosa, con los actores Sabela Arán, Miguel Canalejo, María Roja, David Seijo y Alberto Rolán. A la derecha, los actores Susana Sampedro, Luis Iglesia y Adrián Castiñeiras, que hacen de sí mismos, junto a Carlos Villarino. El narcotráfico y la televisión, unidos. JOYAS: Ardentia
DOS MUNDOS OPUESTOS. A la izquierda, el clan de los Canosa, con los actores Sabela Arán, Miguel Canalejo, María Roja, David Seijo y Alberto Rolán. A la derecha, los actores Susana Sampedro, Luis Iglesia y Adrián Castiñeiras, que hacen de sí mismos, junto a Carlos Villarino. El narcotráfico y la televisión, unidos. JOYAS: Ardentia VÍTOR MEJUTO

La serie, que se estrena este domingo en la TVG a partir de las 22.15 horas, está producida por Voz Audiovisual y lo tiene todo para enganchar: adrenalina, crímenes, glamour y mucho humor negro

29 ene 2021 . Actualizado a las 22:34 h.

Dos mundos opuestos condenados a entenderse. Una familia de narcos y algunos de los actores más famosos de la televisión gallega, unidos por el destino de un criminal que no quiere serlo. Así arranca Método Criminal, la nueva serie producida por Voz Audiovisual que TVG estrenará este domingo, día 31, a partir de las 22.15 horas. Una comedia negra en la que la acción está asegurada para que el espectador no se despegue de la tele durante todo el capítulo.

Ese criminal forzoso es Damián Canosa, interpretado por el actor Miguel Canalejo. La serie arranca con su difícil situación tras la muerte de su padre. Damián es un treintañero que tendrá que hacerse cargo del negocio ilegal de su familia: el narcotráfico. Aunque intenta aferrarse a su vida al frente del tanatorio familiar, que en realidad funciona como tapadera para el tráfico de drogas, se da cuenta de que no tiene más remedio que convertirse en el líder de su clan. Apocado y bonachón, no tiene la menor idea de cómo funciona el negocio, y busca ayuda para convertirse en un narco temido y respetado. Para eso piensa en Carmelo Matalobos, el mítico protagonista de la serie de la TVG. Y como no existe, va a buscar al actor que lo interpreta, Luis Iglesia, para que le enseñe a ser como su personaje.

Los actores Luis Iglesia y Miguel Canalejo son los dos grandes protagonistas de «Método Criminal»
Los actores Luis Iglesia y Miguel Canalejo son los dos grandes protagonistas de «Método Criminal» VÍTOR MEJUTO

Método Criminal introduce aquí un elemento novedoso: la metaficción. Iglesia se interpretará a sí mismo, como también lo harán el resto de actores de la productora ficticia en la serie, y entre los que se encuentran Susana Sampedro y Adrián Castiñeiras. Pero los populares intérpretes de la TVG no solo se encarnarán a ellos mismos -sin reflejar del todo sus vidas, aunque sí llevando al límite sus personalidades con mucho sentido del humor-, sino que mostrarán cómo se hace una serie desde dentro, con continuas referencias a las más famosas de la cadena.

Damián tiene el número 73 del Club Xabarín, se sabe de memoria todos los diálogos de Miro Pereira, lloró como un niño con la muerte de Currás y descubrió antes que nadie quién era el asesino de Mónica Triáns en Serramoura. Pero la ficción que le marcó de por vida fue Matalobos, y el personaje que idolatra, el de Carmelo. Claro que es radicalmente distinto a él, que tiene en el tanatorio su lugar en el mundo. Allí consuela a las familias y empatiza con ellas, olvidando por momentos que en realidad no es más que una cubierta para el blanqueo de dinero que su padre obtiene del narcotráfico. Aunque es despreciado por su familia y muchas veces ignorado por su mujer, Damián es feliz en un pueblo que le quiere.

«O meu personaxe busca nos referentes da TVG un modelo de conduta. É coma cando pensas: ‘Se fose Superman sería capaz de afrontar os problemas da miña vida'. Pois o meu Superman é Carmelo Matalobos. Damián recorre ao actor, a Luis Iglesia, para que lle ensine a ser un pouco máis asertivo, seguro e forte. E entre esa relación que se constrúe entre os dous vemos como Damián pasa de ser un home moi feble con dificultades para impoñerse a unha cousa un pouco distinta», explica Miguel Canalejo, que añade que el humor no restará espacio a la acción en Método Criminal: «É unha comedia, si, pero para que sexa unha comedia ten que haber thriller, acción, tramas emocionantes e con personaxes ao límite. De feito, moitas veces a comedia xorde do absurdo da vida, da situación na que estás ao límite e na que o único que che queda é rir. Ademais, ten un formato distinto, con capítulos máis curtos que teñen á xente enganchada». ¿Y qué será lo que más enganche de todo? «Vai ser moi fácil para o espectador identificarse cos conflitos, con ese Luis Iglesia sen traballo, cunha persoa que ten que encargarse de algo que non quere facer e que non ten forzas. É unha serie que ten que ver coa superación, e neste momento todos temos iso en mente. Todo con moita risa, que tamén fai falta agora».

Miguel Canalejo posa caracterizado como Damián en el tanatorio, la tapadera para blanquear el dinero procedente del tráfico de drogas en su familia
Miguel Canalejo posa caracterizado como Damián en el tanatorio, la tapadera para blanquear el dinero procedente del tráfico de drogas en su familia VÍTOR MEJUTO

Luis Iglesia, que se presenta como un actor en crisis y que es el otro gran protagonista de la serie, cuenta que no le va así de mal en la vida real. «Comigo falaron hai bastante tempo para utilizar datos biográficos, preguntáronme por cousas que fixen, de onde son, etcétera. Pero a situación familiar do meu personaxe non ten nada que ver coa miña. O que si recoñezo é que hai moitas anécdotas e comentarios do oficio coas miñas propias palabras. Foi un gran pracer rirse dun mesmo», dice el intérprete, que añade que no se retrata como el Luis de la serie en este momento de su vida: «Non considero que estea de capa caída, pero o meu personaxe ten certa debilidade e supoño que, como pasa en todos os oficios, quéimaste un pouco e hai unha inseguridade permanente. Ás veces pensas: Por que non me tería metido a funcionario? Dáslle voltas á cabeza».

Aunque tan solo ha podido ver unos minutos de algún capítulo, asegura que esta ficción es completamente novedosa: «O feito de tratar o propio oficio, que sexa metatelevisión e poidamos falar da televisión desde a televisión, con programas e series da TVG e amosando tanto o glamour que se lles presupón aos actores xunto ás nosas miserias do día a día no traballo é algo novo. Pero que ninguén pense que os actores somos tan envexosos nin que sempre nos estamos a cravar puñais polas costas! E logo non recordo nada así de comedia negra en Galicia. Mestura o thriller co humor e está moi conseguido, sempre con situacións surrealistas moi extremas e ridículas que van enganchar. Se eu mesmo me fago graza, non debe estar tan mal».

Precisamente, y sin hacer ningún espóiler, una de esas escenas surrealistas se da en su primer encuentro con Damián, que interrumpe su ida a un cásting muy importante en el que compite con él un actor joven, atractivo y con un ejército de seguidores en las redes sociales: Adrián Castiñeiras.