Leonor Watling: «Nunca pienso en lo que haré dentro de un mes»

YES

© Audible Inc.

Natural y cariñosa. Así nos recibe Leonor Watling en una mañana muy ajetreada. Sin perder la sonrisa, confiesa que decidió «ser actriz por descarte» y que aunque se ve «supercampechana», siempre le dicen que tiene «un punto muy frío, británico». Así es esta gran actriz que reconoce «haber nacido de pie»

05 dic 2020 . Actualizado a las 10:42 h.

Leonor Watling aparece en la pantalla del ordenador. Es una mañana de locos. Después de la presentación de Audible, la plataforma de Amazon para audiolibros y pódcast, tiene que seguir atendiendo a los medios y concediendo entrevistas porque ella es la narradora de toda la saga de Harry Potter (J. K. Rowling). Su cara, lo dice todo. Suspira con la mirada y un nubarrón parece planear sobre su cabeza. Los problemas informáticos para establecer conexión la tienen un pelín agobiada. A mí también. Entonces suelta una frase liberadora: «¿Lo hacemos mejor por teléfono?». Las dos vimos el cielo abierto. Ahora solo quedaba un último escollo: el tiempo. «Hablamos un poquito más y yo me hago la loca». Así de fácil. Supe, en ese momento, que todo iría sobre ruedas.

—Narras toda la saga de Harry Potter, casi nada...

—Sí. Es un ochomil, como subir el Everest. Es maravilloso, pero muy duro, mucho más duro de lo que nunca pensé. Ya me lo decía Gloria Tarridas, que es la maravillosa directora con la que he estado trabajando, y Adrián Velasco que es el técnico, porque esto yo sola no lo hubiera podido hacer, sin este equipo. Cuando empezamos ellos me decían: «Bueno, tranquila, si no te encuentras bien vete a casa, no tengas prisa». Y no era consciente. Piensas: «¡Jo qué bonito leer!», pero la verdad es que es muy cansado y muy exigente, aunque también muy bonito.

—Incluso has tenido que pasar un duro cásting para que te eligieran.

—Sí, me hicieron pruebas y además tienes que ser muy consciente de a qué te estas comprometiendo porque son muchos meses. Y los libros de Harry Potter, a partir del cuarto, son de 600, 700 o 900 páginas. Son cinco meses de trabajo si no pasa nada. Yo he tenido unas anginas dos semanas y hemos tenido una pandemia mundial, así que han sido muchos más. Y eso requiere también una gran fortaleza, porque yo nunca he estado tan concentrada tanto tiempo seguido. Durante el tiempo que estás ahí metido, el nivel de concentración es alucinante. La verdad es que es un trabajo precioso, pero muy duro.