Ocho playas gallegas que solo disfrutas medio día

LA REINA ES LA MAREA y estos arenales desaparecen si la ven subir. Hay tesoros a merced del mar que se acogen al modelo media jornada: solo puedes ir de mañana o de tarde


Lo breve si bueno, ¿dos veces bueno? De Malpica a la playa de O Santo, perfecta para ir con niños en Marín, de Porto do Son a Monteferro, súmate a la ruta playera del medio día ¡antes de quedarte sin arena o sin sol! 

Playa Area Maior

MALPICA, COSTA DA MORTE

La playa urbana de Malpica, con sus olas, su ambiente y su forma de balcón sobre el mar, pierde su arenal con marea alta y gana encanto con la bajamar. Bien equipada en servicios, te pide poco más que estar atento a las mareas. No pierdas de vista las Sisargas ni la oportunidad de hacer el Camiño dos Faros, que arranca del puerto de Malpica y lleva a la bonita y tranquila playa de Niñóns. 

Calas de Monteferro

PANXÓN, NIGRÁN

Esta península de Panxón esconde calas como Arribas Blancas, que aparecen y desaparecen según lo deciden las mareas. La toalla es quizá lo de menos en esta escapada con vistas: el mirador de Monteferro ofrece las mejores sobre Vigo, Baiona y Nigrán.

Playa Peizás

FOZ, A MARIÑA

En A Mariña lucense hay playas que de tan bonitas se las zampa el mar. La más visitada, As Catedrais, pero hay otras como Peizás (o Paixás) que piden excursión. Este rincón de surfers junto a un cámping desaparece casi del todo cuando sube la marea. Os Castros y Esteiro también se quedan pequeñas si lo quiere el mar. 

Playa Castiñeiras

HÍO, CANGAS

La joya que más brilla de la ría de Aldán es un secreto a voces. La playa de Castiñeiras se disfruta solo de mañana, por la tarde queda en sombra. Merece mucho la pena por sus aguas turquesa y por echarse en la arena de su tranquilidad. A partir de las 17.00 suele quedarse sin sol y hay que mudarse a las de Pipín o San Xián. 

Playa O Santo

MARÍN

La playa de O Santo, situada en el corazón de la ría de Pontevedra, es un pequeño paraíso, pero solo durante media jornada al día. Cuando la marea baja y las aguas se abren se convierte en el lugar ideal para pasar la mitad del día en familia. De arena blanca y aguas cristalinas, te permitirá acceder a la isla que enmarca este maravilloso enclave sin apenas mojarte los tobillos. El mayor hándicap no es la pleamar, que apenas deja un reducto de arena seca para estirar la toalla, sino la ausencia de zonas de aparcamiento. 

Playa Morazón

SADA

La playa de Morazón está en Fontán, junto a las ruinas de un castillo. Sales de Sada en dirección a Mera y te desvías a la derecha, en Fontán, para tomar el camino que lleva hasta este arenal abrigado, familiar y zen. Es un encanto (al que accedes por unas escaleras) que solo disfrutas con marea baja y por las mañanas, que da el sol.

Cala As Fontes

COVAS, FERROLTERRA

El viento manda en Covas, y la marea reina también. El acceso a la isla y la ermita de Santa Comba solo es posible si hay marea baja. Si es así, puedes disfrutar del mar esmeralda, con oleaje, de la cala de As Fontes, separada de la anterior por un acantilado. Zona de protección para las aves, es perfecta para un baño secreto. 

Playa Fonforrón

PORTO DO SON

La costa de O Son es para recorrerse entera, haciendo parada en cada una de las calas que muerde el mar. Si la del Dique, junto al cámping del castro de Baroña, es de las más bonitas para tender la toalla, merece un paseo la de O Fonforrón. Pegada a Porto do Son, existe solo con marea baja, mira a Louro y su acceso no lo pone fácil. Tiene pozas, chiringuito «chill out» y una leyenda sobre sus cuevas, donde los piratas, cuentan, escondían el botín. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Ocho playas gallegas que solo disfrutas medio día