La generación que perdió el año de su vida

Han llevado la batuta de los mayores hitos de la historia reciente, y se merecían celebrar el salto a la edad adulta con unos viajes, bailes y besos en la discoteca que, de momento, tendrán que esperar

Lo primero que menciona Wikipedia en su página del «2002» es que «fue un año común comenzado en martes». Y en ese año ordinario al que dedican tan insulsa entrada, nació una generación que, por lo pronto en Galicia, ya marcó un antes y un después. Son los bebés que llegaron al mundo cuando se hundió el Prestige. Si la hornada que les precede estará siempre marcada por los estragos de la crisis del ladrillo, estos chicos serán recordados por encontrarse en el momento justo y en el lugar adecuado en los acontecimientos más importantes de la historia reciente. Cargados de espinillas se unieron para poner en el foco el problema del cambio climático con las marchas por el clima -Greta Thunberg, por cierto, es de su quinta- , y la sentencia de la Manada generó una reacción casi unánime en chicas de 16 años, que se echaron a las calles y con su «yo sí te creo» clamaron por una ley que las ampare, ahora que empiezan a volar solas. Solo faltaba una pandemia mundial que ha confinado a más de medio mundo para corroborar que, a su corta edad, ya lo han vivido todo. Salvo el mejor año de sus vidas: el de los 18.

Se han quedado sin Interrail, sin la fiesta de graduación y sin las primeras borracheras, permitidas, en la discoteca de turno. Pero no se quejan, para sorpresa de quienes creen que las nuevas generaciones son pusilánimes y caprichosas. Suplen el viaje a Mallorca con una churrascada en el campo sin mayor inconveniente, el evento de fin de curso se lo montan telemático y lo disfrutan. Y no se angustian pensando en que quizás no pueden estudiar o vivir donde quieren el próximo curso: «Es un problema del futuro». En eso el covid les da la razón: el mundo puede saltar en cualquier momento por los aires.

El bailar puede esperar

Esta sensación de estar asistiendo a un momento único, a Rafa Ruiz-Matas, en cierto modo, le gusta. Además, explica, «nos lo dicen todo el rato nuestros profes: ‘Sois una promoción para la historia’». Efectivamente, este joven que también habría sido feliz contando la crisis del coronavirus desde la redacción de un periódico o un plató de televisión, ha visto cómo sus planes se han desbaratado teniendo, como todos sus amigos, que improvisar para pasar este verano de cambio de etapa de la manera más entretenida posible. «Es que esta época la llevas planificando y pensando años, es la despedida del instituto, de tus amigos de siempre... Y ahora todo va a ser distinto a lo que imaginábamos, pero nos inventaremos algo», comenta sin mayor preocupación este futuro periodista. El ferrolano, que estudia en el IES As Telleiras, tenía previsto ir a un festival en Asturias con sus amigos. Ya nada. También iba a pasar infinidad de noches, como dirían los padres de esta generación, quemando pista en la discoteca West de su ciudad. Pero en su grupo prefieren esperar un tiempo prudencial porque «con el aforo limitado, lo de las mascarillas y que no se pueda bailar es imposible disfrutar en esas condiciones, y además es importante evitar contagios», explica desde una madurez que a muchos les parecerá impropia de su edad.

Sin embargo, esta es la tónica común que siguen estos jóvenes entrevistados. Conscientes, porque viven informados aunque sea a través de las redes sociales, de cómo está el patio, asumen las recomendaciones lanzadas por las autoridades. En el caso de Rafa, lo que más le pesa es no haber podido disfrutar de la fiesta de fin de curso, porque lo de volver a las aulas es algo que podría echar de menos por tratarse de sus últimos meses en el instituto, pero no tanto por la parte académica, ya que reconoce que el estudio lo ha llevado perfectamente. Sin duda, si hay una generación que puede lidiar con este contratiempo es la suya. Son los auténticos nativos digitales, y mientras a otra edad el teletrabajo es un mundo, a ellos les preocupa sobre todo que no están disfrutando como debieran con quienes, hasta ahora, son sus amigos del alma.

A Rafa no le ha ido mal este curso, pero sabe que la nota que necesita para entrar en Periodismo en Santiago es muy elevada. No tiene, a priori, un plan B, y espera que la selectividad le salga lo suficientemente bien como para dar rienda suelta a su vocación de periodista. Pero hay un inconveniente: la ya de por sí ardua tarea de buscar residencia es, este año, más convulsa y complicada que nunca.

«Celebramos unha graduación telemática»

Laura G. del Valle

Anair Velo tuvo la relativa suerte de ir a Madrid de viaje con sus compañeros poco antes de que estallase la pandemia. Puede quitarse esa espinita de haber pasado tiempo lejos de libros y subrayadores con sus amigos, porque una vez llegó marzo, como explica, los planes de futuro empezaron a tambalearse. Tanto Velo como su amigo Álex, que pretenden compartir piso en Santiago el próximo curso, donde quieren estudiar, comentan: «Cando empezamos a ver que no verán non ía haber festas comezamos a pensar noutras opcións coas que pasalo ben, e, de feito, agora estamos organizando festas de quince persoas en distintas casas, facemos churrascadas e quedamos ata as tantas». Desde luego, pocos jóvenes tienen pensado permitir que el covid-19 les agüe los planes. Ellos los que menos. Por eso ante la imposibilidad de realizar una graduación convencional, en su instituto, el IES Maximino Romero, de Baio, decidieron organizar una fiesta telemática de la mano de la asignatura de Imaxe e Son. «Fixemos vídeos os profes e nós e simulamos que o faciamos en directo». Eso sí, Álex reconoce que le hubiese gustado compartir ese momento con los profesores. Cuenta la leyenda «que o ano pasado algúns estiveron ata as sete da mañá». Y eso, para un postadolescente es casi tan excepcional como asistir a una pandemia de las características de la actual.

Seguir leyendo

Votación
18 votos
Comentarios

La generación que perdió el año de su vida