Joyas orgánicas y atlánticas, un regalo que triunfa

Son un clásico con éxito bajo el árbol. Así que si necesitas ideas, puedes elegir entre los siete artesanos gallegos que elaboran sus piezas bajo el sello Galicia Calidade. Las joyas de la tierra arrasan


Toca exprimirse el cerebro para pensar en el mejor regalo. Y aunque a veces nos volvamos locos pretendiendo innovar y sorprender con lo nunca visto, lo cierto es que hay clásicos que resultan insustituibles. Uno de ellos son, sin duda, las joyas. Esas piezas que perduran en el tiempo y a las que siempre volvemos resumen como pocos regalos el espíritu de la Navidad. Pero hay joyas y joyas. Y la tendencia en estas fiestas lleva un doble sello: la artesanía y los materiales de la tierra. Eso es lo que han entendido y aglutinado en la marca Galicia Calidade, que engloba las propuestas de siete empresas encabezadas por artesanos gallegos. Ardentia, Fernando Gallego Xoieiro Artesán, Katuxa Platero, Óscar Rodríguez Joyeros, Orfega, Unión Joyera de Bergondo y Fink Orfebres llevan ya desde el año 2012 amparadas por esta certificación.

TODO UN RECONOCIMIENTO

«El hecho de que la empresa esté incluida supone un reconocimiento al trabajo y a la trayectoria de más de 25 años de nuestra marca», apuntan desde Ardentia, que a sus diseños de joyería en plata añaden, como no podía ser de otra forma, los elementos propios de la idiosincrasia gallega que los diferencia, y mucho, de otras producciones en serie: «Nuestras joyas son singulares con un fuerte componente orgánico y atlántico. En ellas se ven las manos de un artesano que disfruta de su oficio dando vida a una idea que transformó en una pequeña joya». No hay más que ver las piezas que aparecen en la imagen que ilustra esta página, tomada en el local de la firma en A Coruña.

El contexto y el paisaje atlántico se deja entrever en la temática y los materiales de estos diseños, entre los que destacan, además de la plata de ley, el azabache, las piedras semipreciosas y los característicos esmaltes al fuego azul cobalto. Coinciden en Ardentia a la hora de concluir que las preferencias pasan por las piezas más especiales y únicas: «Curiosamente son las colecciones innovadoras y realizadas con ayuda de nuevas técnicas las que más tirón tienen en nuestros puntos de venta. Y es destacable el hecho de que, para nuestra sorpresa, si la joya gusta, el precio deja de ser importante».

Quizás sea ahí donde radica la auténtica diferencia entre un presente más y otro realmente especial bajo el árbol. «Regalar una joya a alguien a quien aprecias es una buena forma de transmitir tu cariño y cercanía», indican desde la marca. Y qué mejor regalo que ese.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Joyas orgánicas y atlánticas, un regalo que triunfa