«Quiero seguir siendo la misma Rebe que era»

Media España estuvo pendiente de «El embarazo de la Rebe». Y cuidado, porque adelanta que en un tiempo quiere darle una hermana (igual que ella) a su bebé. De momento, seguirá dando guerra en los «Gipsy Kings»


Miss Gitana y heredera al trono de los reyes del mercadillo de Plasencia, Rebeca Jiménez no ha perdido ni pizca de frescura ni de desparpajo. Ahora que por fin ha sido madre, después de un spin off dedicado únicamente a su embarazo con el que disparó las audiencias de Cuatro, nos cuenta algunas de las escenas más disparatadas de aquellos episodios. «Yo tenía miedo de que me diera un antojo y le saliera una mancha al niño con la forma del antojo», dice para explicar las carreras que le exigía a su santo padre para cumplir sus caprichos de embarazada. Pero aún queda Rebe para rato.

-Antes de nada, enhorabuena Rebe. ¿Qué tal en esta nueva etapa?

-Muchas gracias. La vida con el niño me va muy bien. Es lo mejor que tengo a día de hoy. Me ha cambiado la vida para mejor. Para toda la familia el niño es pura felicidad.

-Tu embarazo fue un bombazo en la tele. ¿Cómo llevaste grabar momentos tan íntimos?

-Al principio del embarazo tuve momentos muy malos y grabar se hacía difícil, porque me encontraba mal. Pero cuando esta etapa pasó todo fue mucho más cómodo, porque el equipo es ya parte de mi entorno y estando con ellos no me corto para nada.

-¿Todo lo que vimos fue real? ¿Cómo es que no os cortáis con la cámara delante?

-Todo lo que veis es real, así somos en nuestro día a día. Con el equipo me encuentro muy cómoda, son prácticamente parte de mi familia y puedo ser natural delante de ellos.

-¿Dejaste atrás los miedos que tenías antes de ser madre? Pensabas que igual no ibas a saber cuidar a tu bebé.

-Esos miedos los tuve al principio porque sentía que no iba a saber atender a mi hijo, cuidarle y darle todo lo mejor. Pero ahora estoy muy tranquila porque veo que soy capaz, que estoy hecha para esto y que lo hago cada vez mejor. El instinto maternal me sale solo, y poco a poco voy aprendiendo más cosas de cómo ser madre.

-Muchos piensan que en un embarazo todo es alegría, pero tú enseñaste que no todo es felicidad. Nos hiciste testigos de la crisis con tu pareja y de las inseguridades y el vértigo que da ser mamá primeriza. ¿Fue difícil?

-Ser madre primeriza es duro, y cambia mucho tu vida. Otros horarios, otro ritmo y otras necesidades. Pero la adaptación es fácil porque te sale de dentro actuar así, sabes que el niño depende de ti y todo lo que te importa es protegerlo.

-Te has convertido en toda una «it gipsy». Ya rozas los 400.000 seguidores en Instagram y das consejos de belleza. ¿Era esto lo que soñabas?

-Nunca había soñado nada como esto, y ni siquiera me lo esperaba cuando empezó. Fue una sorpresa ver cómo iban subiendo los seguidores en las redes sociales, y fue casi sin darme cuenta. Pero, aunque no fuera algo con lo que soñaba, a día de hoy sí que me da mucha alegría y espero poder seguir con ello.

-Has dejado muchas frases para el recuerdo. «He nacido para ser rica, mama», dijiste alguna vez. ¿Lo sigues pensando? ¡Mira que el bebé da muchos gastos!

-Son cosas que se dicen con otra edad, pero ahora con el bebé he madurado mucho y todo lo que tengo lo quiero emplear en el niño. Si voy a una tienda, en vez de mirar ropa para mí, todo es para el niño. Desde que soy madre, primero es el niño y luego yo.

-Eres indomable. Te escapaste para estar con tu pareja a pesar de que tus padres no querían, te casaste en secreto y te plantaste en casa con un embarazo sorpresa. ¿Ha cambiado tu carácter?

-Ahora que soy madre ha cambiado mucho mi manera de pensar. Creo que hay que tener en cuenta los consejos que te dan los padres y hacerles caso en todo, pero antes no era consciente de ello. Dicen que nadie aprende por cabeza ajena, y eso me ha pasado a mí en muchos casos. Espero que mi pequeño sea más obediente de lo que yo lo he sido.

-¿Y si tu bebé sale tan rebelde como tú?

-Es mi hijo y lo quiero por encima de todo, y los dolores de cabeza que me dé los tendré que soportar. Pero, si cuando sea más mayor veo que va por un camino que no me gusta, tendré que poner todos los medios para corregirlo.

-Tus antojos ocuparon buena parte del programa. Ahora todos los caprichos irán para el bebé, ¿no? ¿O te siguen mimando igual que antes?

-Siempre he sido caprichosa y mi padre me lo ha consentido todo, y el niño no ha cambiado eso. Mis padres me siguen mimando como siempre. La diferencia es que ahora tienen doble trabajo porque me miman a mí y al niño, a los dos por igual.

-Muchos de los momentazos del programa eran con tu padre, que iba corriendo de aquí para allá en busca de un pastel, de un oso de peluche... ¿No te daba pena tenerlo así?

-Yo tenía miedo de que me diera un antojo y le saliera una mancha al niño con la forma del antojo. Así que iba a hacer lo que hiciera falta por evitarlo. Mi padre es muy bueno y todo lo que hace por mí y por el niño lo hace con tanto cariño que, aunque se queje, en el fondo lo hace con gusto.

-Ahora te vemos en el canal «Gipsy Baby», en Mtmad. ¿Cómo es posible que lleves maletín de maquillaje profesional, secador, peine y tacones dentro del carrito? ¿Hay tiempo para todo?

-Es complicado sacar tiempo para una misma con todo el trabajo que da un bebé, la casa... Pero desde un principio he intentado compaginarlo para no cambiar tanto. Quiero seguir siendo la misma Rebe que era, y que el niño esté orgulloso de tener una madre que se cuida.

-¿Qué tiempo tiene ahora el niño? ¿Ya camina?

-Tiene siete meses. Todavía no anda. Pero sí va diciendo ya sus primeras palabras. Cuando me dice mamá se me cae la baba.

-¿Qué tal el matrimonio con el pequeño Jose en vuestras vidas?

-Un bebé siempre cambia la vida para mejor. Él es nuestra felicidad y es todo lo que nos importa.

-¿Veremos por la tele el segundo embarazo de la Rebe?

-Me encantaría tener una niña, una pequeña Rebe, y darle una hermanita a mi niño... pero tiempo al tiempo. Es algo que ahora no tengo en la cabeza.

-¿Te han ofrecido algún programa más? ¿Tenemos Rebe para rato?

-Por ahora hay Rebe para rato, pero en los Gipsy Kings. Es el programa en el que estoy a gusto, en el que he vivido muy buenos momentos y en el que la gente me puede conocer tal y como soy. A día de hoy, no me planteo estar en otro sitio.

-Siempre te muestras orgullosa de tus raíces y de tu etnia, pero no todos los gitanos están a favor de los «Gipsy Kings». ¿Qué les dirías?

-Respeto a las personas a las que no les guste el programa. Pero quiero aclarar que yo no represento a toda la etnia gitana ni mucho menos, solo represento a mi familia, a los Jiménez. Me siento muy orgullosa de ser gitana y eso es parte de mí, y se ve reflejado en el programa, pero no quiere decir que todos los gitanos sean iguales.

-¿Qué significó para ti el «spin off» que te hicieron?

-Fue algo precioso, una experiencia muy bonita. Estoy muy contenta porque sé que en unos años, cuando mi niño crezca, va a poder ver con cuánta ilusión esperábamos su nacimiento.

-¿Por qué crees que te eligieron a ti para el programa?

-No sé qué vieron en mí, eso habría que preguntárselo a Jacobo Eireos, que fue quien nos propuso hacer el programa. Espero que lo que le gustara de mí fuera mi personalidad, mi manera de ser y mi naturalidad. Y no solo la mía, sino la de toda mi familia.

-En el programa dijiste muchas veces que tu mayor ilusión era casarte con Jose y tener un hijo con él, y lo has conseguido. ¿Cuál es ahora el sueño que tienes por cumplir?

-Ahora mismo mi sueño es ver crecer a mi niño sano y feliz. Ser la mejor madre del mundo y poder darle a mi hijo todos los caprichos, igual que mi padre me los ha dado a mí. Aparte de eso, no tengo grandes sueños, soy más de ir viviendo el momento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Quiero seguir siendo la misma Rebe que era»