Aquí el selfi es obligado

ESTAS PLAYAS SON DE FOTO Su ambientazo y su belleza las convierten en carne de actualización. Recorremos sin filtros los arenales más «instagrameables» de Galicia.

BEA ANTÓN YOLANDA GARCÍA

Hay playas en las que los likes suben aún más rápido que la marea. Desde esos puntos calientes del sur que atraen turismo a borbotones hasta los secretos mejor guardados de la costa gallega o nuestra Galifornia más surfera llenan Instagram de actualizaciones para presumir de verano. Síguenos por la red y descubre esos arenales en los que el selfi es obligado. Apostamos a que conoces la ubicación de todos ellos.

SAMIL, SIEMPRE EN EL FLASH

Una de las playas con más flashes por minuto es, sin duda, la de Samil. Punto de encuentro por excelencia de gallegos y foráneos, el ambientazo que se forma en la arena es de aúpa. Todo invita a juntarse y sonreír para la foto. Aquí tenéis a Noelia, armada con el móvil y disparando con el objetivo sobre sus amigas, María, Mercedes, Laura y Marina. Vinieron desde Salamanca para celebrar una despedida de soltera, y a la vista está que Vigo cumplió con sus expectativas. No todas suben tantas fotos a Instagram -«la que más actualiza es Noelia», dice Laura (bañador azul)-, pero ninguna se resiste a posar. «Claro que subo fotos. Yo suelo compartir selfis», señala la portadora del móvil, que además de hacer de fotógrafa se atrevió a meterse en el agua. «El agua está buena, hombre, fresquita, pero bien, se puede aguantar. No está tan fría como la fama que tiene», indica su amiga Laura, que se quedó prendada de las piscinas. «Volveré a esta playa», asegura. Y a juzgar por las caras de la pandilla, las demás parece que también. ¿Y quién no?

La que siempre regresa a O Carreirón es Tamara Balsa, la chica que posa sobre estas líneas. Este rincón de A Illa de Arousa es su preferido. «Cada año me gusta más, y realmente es una playa con encanto. Además, como la tengo cerca de casa, porque vivo en Vilagarcía, vengo muchísimo todo el año. Lo hago incluso en invierno, porque a mí me da tranquilidad», asegura la chica, que aquí encuentra mucho más material que el mar y la arena para sus fotos: «Te metes entre los árboles y vas descubriendo calas y rincones que no encuentras en otros sitios». No le falta razón, porque el parque natural de O Carreirón es digno de ver.

Si algo tiene A Illa, es variedad: dunas, marismas, pinares y un paisaje que incluso continúa debajo del agua. Todo ello salpicado con diferentes calas. «Eso es lo que más me llama, la isla ofrece muchas posibilidades. Aquí hay playas para todos los gustos, y a mí me gusta ya de por sí cualquiera, pero es que aquí las tienes todas», insiste.

SELFIS VÍRGENES EN A ILLA

No podíamos hablar de selfis sin hacerlo con una experta en fotografía, y es que Tamara compagina sus estudios de Educación Infantil y Educación Física con su faceta de modelo: «Ahora mismo estoy más centrada en campañas publicitarias, pero me encanta la fotografía y la disfruto muchísimo». Y vaya si se nota. Como buena modelo, disfruta actualizando su perfil, y este arenal tenía que formar parte de él sí o sí. «Mi Instagram tiene más de una foto en esta playa», nos confirma sobre la arena. Esta vez, sostenemos por ella el objetivo y le pedimos un primer plano. ¿Cuánto tardará en subirlo a Instagram?

Doniños es bonita se mire por donde se mire. A vista de pájaro, desde el banco de madera que corona Monte Ventoso, donde se puede disfrutar de una espectacular vista de la playa y su laguna. En el bar de Pichu, con una cerveza bien fría en la mano y los ojos puestos en la silueta recortada de los surfistas sobre las olas. O a media altura, desde la terraza de Casa Cholas, donde las mesas se cotizan al alza para poder ver la impresionante puesta del sol sobre el mar. Por todo eso (y por algunas razonas más), esta es la playa ferrolana con más fans en Instagram. «A mí me gusta por muchísimas cosas. Por su paisaje, porque está genial para hacer surf, por su mar abierto... Y, sobre todo, porque es una playa a la que viene mucha gente joven», argumenta Lorena Filgueiras Baamonde, estudiante de Administración de Empresas y una de esas fans incondicionales del arenal.

VERDE Y AZUL

Como Lorena, su amiga Ana Díaz también cree que Doniños ofrece una estampa digna de enmarcar. «Para mí, una de las cosas más espectaculares de esta playa es su pinar. Por eso pienso que el extremo de la derecha es una de las mejores zonas para hacerse una foto. Delante tienes el azul del mar, y a tus espaldas, el verde de los pinos», comenta esta devota de Doniños que también siente predilección por San Xurxo y O Vilar, otros dos paraísos de arena y agua salada de la llamada Costa das Ondas.

¿Y qué decir del tirón que ejerce este arenal para la tribu de la tabla y el neopreno? Lorena y Ana no lo dudan: «Nos encanta el rollo surfero, porque le da mucha vida a la playa».

CAIÓN MULTIPLICA LOS LIKES

Una foto en este arenal de A Laracha vale, nada más y nada menos, que 500 likes en Instagram. Así lo cuenta Fátima Méndez ?la joven que también sale en la portada?, que lleva gozando de todas las ventajas que esta playa aporta en sus 18 años de vida, pues le queda al lado de casa. «Para min é a mellor do mundo. É tranquila, polo que resulta doado atopar sitio e coñecer a xente. Vai unha calor agradable e unha brisa que se agradece, e o mar, bastante picado, resulta moi atractivo tanto para os surfistas como para os turistas. Iso si, a auga está xeada», explica entre risas. No obstante, confiesa que alguno de los amigos con los que va cada día a este arenal se da un chapuzón en un visto y no visto. Y cuando llegan las siete, ocho o nueve de la tarde, hay otro plan en el paseo marítimo: «Os bares están moi ben situados e todo o mundo vai tomar algo ou picotear, á vez que ve as incribles postas de sol. Créase un ambiente perfecto», comenta. La bandera azul y diversas sendas para recorrer la costa son otros pluses a tener en cuenta.

A CORNA, LA MÁS EXCLUSIVA

La playa de A Corna empieza en Ribeira, pero la Punta da Corna, que es adonde nos guiaron Judith y su ahijada Delia, ya pertenece a A Pobra do Caramiñal. Un secreto escondido de nuestra costa al que solo se accede caminando y que merece una foto cuando llegamos a la meta. «A mí es que me encanta, tanto la arena como el agua. Aquí se está de maravilla», nos cuenta Judith, que conoce muy bien este arenal: «Vengo siempre a esta playa, desde niña. Es tranquila para venir con niños, y preciosa». Además de por su belleza, este pequeño tesoro oculto para quienes no lo conocen aporta un punto de exclusividad, porque tiene una especie de barrera formada por un conjunto de piedras altas que le da aún más privacidad. A Corna la conoce mucha gente, pero a la Punta ya llega el que llega. Y, como Judith, el que lo hace repite tanto que guarda un gran álbum de fotos de allí.

EL SECRETO DE CAOLÍN

«Uno de los mejores secretos que tiene Galicia», «Mejor que el Caribe», «El Caribe gallego», «Nada que envidiar a las playas de Baleares»... Estos son algunos de los comentarios que circulan por Internet acerca de la playa de Caolín, situada en O Vicedo. Advertimos a los bañistas que es mini (ya se dice que los mejores perfumes están en frascos pequeños), por lo que especialmente en julio y agosto el metro cuadrado por persona se reduce. Sin embargo, merece la pena una visita por su discreta localización, en medio de un bosque de eucaliptos y laureles, y la zona está adornada además por las ruinas de una antigua fábrica de porcelana, donde el lavado del caolín hizo que la playa llevara su nombre y su arena fuera finísima. Las aguas, cristalinas y de color turquesa, nos transportan al paraíso. A pie de arenal, una mamá le cuenta a su pequeña: «Esta praia é máxica». Y carne de Instagram.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Aquí el selfi es obligado