¿Por qué no vamos a llevar minifalda a los 50?

EL DISEÑADOR ROBERTO VERINO aseguró hace unos días en este periódico que tenía mejores propuestas que las minifaldas para las mujeres de 50. Hoy en YES demostramos que muchas no estamos de acuerdo con esta afirmación


Hubo un tiempo en el que todo se medía en una supuesta perfección. A las modelos se le borraban las estrías en las fotos. Las cremas antiarrugas las anunciaban veinteañeras y en los cuerpos de las mujeres no había ni un pelo. Hoy que Leandra Medine cuelgue una foto de sus piernas sin depilar o Amaia sus sobacos (casi) no es noticia. Igual que tampoco lo es que las marcas busquen modelos de más de 40 para sus campañas. Ahí está la comunidad de Instagram aplaudiendo el último fichaje de Zara, la supermodelo de los 90 Georgina Grenville, de 42 años. Son pequeños pasos para la mujer, grandes pasos para la moda, que borra barreras de sexo, con colecciones unisex, y de edad, con prendas para todas las generaciones. Y como el estilo no entiende de años, hoy en YES nos ponemos a demostrar que se puede enseñar pierna pasados los 50. Porque aunque todavía haya quien lo ponga en duda, hace solo unos días el diseñador gallego Roberto Verino aseguraba que tenía «mejores propuestas» que una minifalda pasados los 50, en el 2018 lo apropiado o inapropiado es cuestión de cada uno.

«No hay edad para vestirse. Siempre me gustó seguir las tendencias y lo voy a seguir haciendo». Margarita López cambió de década hace unos meses. A sus 50 años presume de piernas con un vestido camisero corto azul y un bolso de ratán de colores. «Tengo amigas que dicen ‘esto no es para mí’, pero yo siempre pienso que mientras te sientas bien y contenta contigo misma puedes ponerte lo que quieras a la edad que quieras», apunta mientras pasea por la plaza de Pontevedra de A Coruña. Para ella no importa la edad, sino el momento: «Creo que es más importante la situación, el lugar al que vas que la edad que tengas».

En su armario hay prendas cortas, pero también tenis, gabardinas masculinas, pantalones blancos de tiro alto y vestidos de lino. Toda una trend setter gallega. No diferencia edades ni tiendas en las que comprar: «Voy tanto a Zara como a Bershka, la clave está en saber elegir».

Con ella está Begoña Abaga, con un vestido mini, presumiendo de piernas. «Me encantan las minifaldas y me gusta muchísimo vérsela a la gente por la calle», confiesa. En su círculo no hay reparos: el verano es momento para disfrutar e ir de corto. «Todas mis amigas, que rondan los 50, se ponen minifalda y son muy modernas. Eso no significa que vayas en plan Pretty Woman con una bota alta, pero sí se puede llevar de forma muy estilosa y con mucho gusto a cualquier edad, con unas bailarinas, unas sandalias o unos zuecos», asegura. «En verano siempre me pongo de corto: hace unos días estuve de viaje y me puse un mono y unos pantalones cortos. Pero no enseñando el moflete, como las niñas de 15», sonríe. «Lo único que ha cambiado para mí con la edad no es el largo de las faldas, es que ahora miro más la calidad de las prendas».

EL PODER DE LAS REDES

«Una mujer de 50 años, con minifalda, una blusa y un tacón está estupenda». El diseñador gallego Javier Quintela aplaude las prendas cortas a cualquier edad: «Si se ve bien con una minifalda, ¿por qué no se la va a poner?». «Cada uno tiene que ser consciente de lo que le favorece, de cómo se sienta cómodo, de su estilo de vida, pero lo que está claro es que la edad no debe ser un impedimento», afirma. Quintela señala a las redes sociales, «donde hay ejemplos estupendos de más de 50 años presumiendo de pierna, como Anna dello Russo». La italiana, a sus 56 años, es capaz de saltar de semana en semana de la moda en minifalda. Ella es el claro ejemplo de que la moda no entiende de edad. Quintela tiene más iconos: «Instagram ha levantado muchas barreras. Ahora hay mujeres estupendas que muestran su estilo a cualquier edad. Otras mujeres las ven y piensan, ‘si ella puede yo también’. A mí por ejemplo me encanta la modelo Yazemeenah Rossi, (@yazemeenah), que a sus más de 60 años, con su melena blanca y su energía, no tiene miedo a hacerse selfis en bañador o a ponerse vestidos mini. Rompe barreras a dos niveles: con la ropa y con su estilo de vida». «Yo mismo me dejé melena al cumplir los 40 y ya ves. Con los hombres pasa lo mismo, alguno sigue pensando que a partir de los 50 solo se pueden llevar polos y pantalones chinos y eso no es así», asegura. La clave del éxito, según el diseñador, «es tener personalidad y abrir la mente. Guiarte solo por la edad es ridículo, es cómo te sientas tú, cómo te cuides y tu estilo de vida».

"El lugar al que vas es más importante que la edad que tengas"

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Por qué no vamos a llevar minifalda a los 50?