Llevo mi casa en el móvil

OLVÍDATE DE LA NOTA DE LA COMPRA, de hacer cuentas o de cargar la cartera con las tarjetas de cada tienda a la que vas. Descarga todo ese peso de las pequeñas cosas en tu smartphone, que es más inteligente que nunca. ¿Quién quiere un asistente personal teniendo apps con las que uno ahorra en llamadas y en tiempo? He aquí algunas que te harán la vida más fácil. «Hay quien dice que el móvil ya es una extensión de nuestro brazo», apunta la experta en redes Mar Castro. Y todos los brazos son pocos cuando se trata de ayudar.


¿Cuántas veces llegaste al súper y te diste cuenta de que te habías dejado la lista de la compra en casa? Seguro que casi tantas como las que alcanzaste la caja de la tienda y descubriste que te habías olvidado de la tarjeta de socio porque no te caben más plastiquitos en la cartera. Quien esté libre de haberse sentado a hacer cuentas para analizar la forma de ahorrar con vistas a las vacaciones de verano, que tire la primera piedra. Y que tire otra el que no ha soñado con decirle a su marido que no salga de casa sin pasar antes el aspirador. Estas y otras muchas pequeñas -y tediosas- cosas puedes dejárselas a tu móvil. Que tu cabeza no da para más, y tu tiempo tampoco. La tendencia a delegar en el smartphone el trabajo sucio ya es un hecho. Son muchas las aplicaciones que te ofrecen una vida más fácil. Y no estamos como para rechazarlas. Palabra de usuaria. Lanzo una propuesta de tres para que pruebes, aunque hay infinitas. Recuperemos el momento supermercado y aspirador. Para eso tienes Wunderlist, que te salvará la vida más de una vez y, lo que es mejor, si quieres te permite conectar tus necesidades con esos otros olvidadizos habitantes de la casa. En ella puedes crear tu lista de la compra, de la limpieza, de los recados... de lo que quieras. Y cada una de ellas te da la opción de ser compartida con las personas que tú elijas.

UN AUTÉNTICO CHOLLO

Ejemplo práctico: se ha terminado la leche. En ese mismo momento, y para no correr el riesgo de olvidarte, la incluyes en tu lista de la compra virtual para que tanto tú como la persona con la que la compartes, a la que le llegará la notificación, lo sepáis. Una vez en el súper, el que vaya y la compre la tacha de la lista. Y el otro verá cómo desaparece de ella para no duplicar esfuerzos y llegar por la noche ambos con sendos packs de desnatada. Práctico, ¿no? Pues imagínate poder asignarle tareas directamente, para que sepan que tiene que hacerse cargo. Sin tener que mandar WhatsApp, sin llamar... y sin correr el riesgo de olvidarse ni dar opción a réplica. Un chollo.

Otro de esos momentazos es el que se produce cuando vas a comprar el regalazo del siglo, llegas a la caja y te preguntan si tienes la tarjeta de socio con la que te harán descuento o se te acumularán una nada despreciable cifra de puntos de cara a tu próximo desembolso. Y es entonces cuando recuerdas que la tienes en ese tarjetero casero que guardas con las tarjetas que no usas a diario, porque tu cartera no da para más. Aún es peor cuando la tarjeta no es tuya, sino de tu pareja, y te preguntan su DNI porque con darles su móvil no es suficiente. Y claro, no te lo sabes. Todo eso pasa a la historia en cuanto te descargas Stocard y escaneas todas tus tarjetas, que pasan a estar disponibles en la app. Cuando la necesitas, basta con abrir la aplicación, pinchar sobre la tarjeta en cuestión y dejar que la escaneen en un segundo con el mismo lector que utilizan para cobrar. Fácil, rápido y sin riesgo de olvidártelas. Porque saldrás de casa sin tarjetas, pero sin móvil no.

Tercer caso, el de las cuentas. Aquí Fintonic acude en tu ayuda porque no solo podrás controlar y tener acceso a todo tipo de movimientos o introducir cuentas de diferentes entidades decidiendo cuáles quieres que te muestre y cuáles no, sino que además te dice si has gastado de más y en qué. Incluso agrupa tus gastos por conceptos (ropa, supermercado, gasolina, espectáculos, restaurantes...).

Para la experta en redes Mar Castro, estos serían ejemplos de lo que se considera un buen uso del smartphone: «La tecnología nos puede ayudar muchísimo, pero somos nosotros los que tenemos que utilizarla a ella, no ella a nosotros». En esta línea, Castro asegura que «no es necesario que memoricemos la compra y todas esas pequeñas cosas. Con estas aplicaciones ahorramos tiempo, somos más rápidos y más eficientes». Eso sí, indica que no hay que descargar apps como si no hubiese un mañana: «Hay que pararse unos minutos a decidir qué nos aportan y si son útiles para nosotros, porque lo otro sería saturar el móvil inútilmente. Hay que recordar que la inteligencia sigue siendo nuestra, no del smartphone. Nosotros le damos las órdenes». Y el mío es de lo más obediente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Llevo mi casa en el móvil