¡Qué prisa tienes, Georgina!

POR ALGO LE LLAMAN CUARENTENA Porque no dura ocho días sino mes y medio largo, que conviene tomarse con calma. Aunque el posado de Instagram apriete no es momento de echarse a correr. Tres expertos nos marcan el ritmo natural después de dar a luz.

.

Sus publicaciones en Instagram nunca pasan inadvertidas, pero la última va camino de hacer historia. El vídeo de la vuelta al gimnasio de Georgina tan solo ocho días después de dar a luz a su primera hija lleva más de dos millones de reproducciones. Las imágenes de su entrenamiento han desatado todo tipo de reacciones, especialmente de madres que se consideran parte del «resto de los mortales», y que solo de pensar en subirse al bosu ya se caen. Desconocemos si Georgina cuenta con el visto bueno de un profesional para enfundarse de nuevo las mallas, pero desde luego lo que practica «no es nada recomendable» a una semana de dar a luz.

Separar el balón (aun suponiendo que fuera sin peso) y volverlo a acercar es un ejercicio hiperpresivo, que según explica la fisioterapeuta Vanessa Platas, produce una presión excesiva dentro de la cavidad abdominal y que puede provocar distensiones del abdomen y suelo pélvico, que se pueden imaginar cómo se encuentran después de aguantar más de cinco kilos durante nueve meses o de pasar por un parto. «A mí me parece más una estrategia publicitaria para vender el gimnasio que un entrenamiento en sí mismo, pero claro lo que transmite choca con la idea de maternidad. Hay un afán de demostrar que estoy fenomenal en un tiempo récord sin respetar el cuerpo», explica Vanessa, que es especialista en suelo pélvico.

Cuesta creer que alguien que haya sido madre siete días antes se encuentre más motivada en volver al gym que en cerrar los ojos, pero si en esas estamos, los profesionales advierten: hay que hacerlo con mucho cuidado y respetando los tiempos. Que por algo al posparto se le llama cuarentena. «Después del parto es importante cuidarse, especialmente los primeros cuarenta días», explica la ginecóloga María Rodríguez Alonso del HM Belén. Por cuidarse no hay que entender inactividad, porque cuarentena no es sinónimo de reposo absoluto. Ni por actividad ponerse a correr, hacer deportes de impacto o coger peso más allá del bebé. Tampoco plegar el carrito, coger al hijo mayor, las bolsas de la compra o el maxicosi. Un gesto espontáneo, y que sin embargo, «puede resultar muy peligroso porque supone alejar nuestro centro de gravedad», matiza Vanessa.

POR DÓNDE EMPEZAR

Una buena pauta para los primeros cuarenta días, explica Conchi González, matrona del mismo centro hospitalario, sería caminar, hacer hipopresivos suaves o ejercicios de Kegel. «Sobre todo durante las dos primeras semanas hay que ser muy prudentes, hay que ver que no hay incontinencias ni pérdidas, y a partir de ahí incrementar la intensidad de forma paulatina de leve a moderada». El ritmo lo marca cada cuerpo. Las agujas de la genética y el estado previo al embarazo tienen mucho que decir. No es lo mismo un cuerpo que ha estado nueve meses en reposo que otro que se ha mantenido en buena forma, como es el caso de la novia de Cristiano Ronaldo.

Cuánto dura el posparto podría ser difícil de concretar, pero las tres profesionales coinciden en que después del primer mes y medio es aconsejable una valoración para dar luz verde a la vida normal. Si el resultado es favorable, y el suelo pélvico está a tono: ¡adelante! A partir de aquí tanto si ha sido parto como cesárea «es bueno realizar ejercicios aeróbicos, para ir recuperando el peso, pero lo más importante es trabajar la musculatura profunda abdominal y el suelo pélvico durante al menos cinco meses. Y esto se consigue con Pilates e hipopresivos», explica la ginecóloga.

Así que, Georgina, disfruta del momento, deja el deporte, por ahora, para Cristiano y deja que la naturaleza siga su curso. Ya habrá tiempo pa´echar a correr... cuando crezca.

Votación
4 votos
Comentarios

¡Qué prisa tienes, Georgina!