Aquí sí que vas a ver las estrellas

Eston son los destinos Starlight, esos balcones privilegiados a la vía láctea que cada vez atraen a más gente. A la puesta de sol le ha salido un duro competidor, porque el cielo estrellado ya no es solo un imán para los fotógrafos. Descubre los miradores naturales más espectaculares de Galicia en una ruta llena de luz. ¿Quién quiere skyline teniendo starlight?

.

Es difícil pensar en un viaje soñado a una gran ciudad sin imaginarse en plena noche en lo más alto de su skyline, entre luces y más luces de rascacielos. Por aquí skyline no tenemos mucho, eso es cierto. Pero sí que podemos presumir de estar abiertos a la luz. Una luz tan impresionante que jamás podremos subir lo suficiente como para verla de cerca. A la luz de las estrellas hay que mirarla desde abajo. Y en esta ruta, YES te lleva a los mejores miradores. Sin ascensores, sin colas. Carretera y manta es lo único que hace falta para ir a nuestros destinos starlight. Ya hay dos acreditados como tal por la Fundación Starlight, pero te proponemos también otros rincones de Galicia que se han hecho conocidos por sus vistas estelares. Abrígate, que nos vamos. Y empezamos por Corme. Desde el faro de Cabo Roncudo tenemos un dos en uno: puesta de sol y estrellas a la vez. La foto nos hace partícipes de los dos fenómenos, con Christian y Sheila al frente como testigos de excepción.

.

Corme, en estado salvaje

Bien agarraditos nos los encontramos a los dos, que ya dijimos que a estas horas y en estos sitios hace rasca. Pero el sacrificio merece la pena si se trata de capturar el instante. A unos tres kilómetros de Corme nos encontramos con este faro que nos deja ver, además del cielo, el mar en todo su esplendor. Si hay algo que dicen los que han llegado hasta él es que el paisaje es salvaje. Salvaje y mágico. Y con piscina natural incluida. Muchos cogen el coche para ir hasta allí, pero quizás sean todavía más los que hacen el camino a pie desde Corme. Eso sí, al llegar uno entiende el porqué de su nombre. Roncar, como poco, es lo que hacen las olas al batir contra las piedras. Varias cruces blancas reciben al visitante para recordarle que aquí han sido demasiados los percebeiros que se han jugado la vida para perderla. Pero este reportaje no va de eso. Va de ver las estrellas, y qué mejor sitio que este tan salvaje, tan abierto al mar. Christian y Sheila, los chicos de la foto, se quedaron mudos bajo el manto estrellado. Tanto que posaron para una foto que les hiciese recordar el momentazo.

.

Loiba, otro filón más

De Corme nos vamos a Ortigueira y nos sentamos en el banco de Loiba. Sí, una vez más. Porque el banco que se ha ganado el título del más bonito del mundo tiene también, como consecuencia, una de las vistas más bonitas del mundo. Y, de noche, más. El que haya estado allí lo sabe. El despliegue de la vía láctea sobre uno es brutal, de esas cosas que, sencillamente, te hacen sentir más pequeño. Ahí, sentado en el banco, con un arco de estrellas sobre ti, tomas conciencia del tiempo que llevas perdiéndote este espectáculo y piensas que, quizás, la puesta de sol está sobrevalorada. Si vas al banco, no te levantes. Al menos, hasta que salgan las estrellas.

.

Pena Trevinca, el mejor

Donde salen también, y mucho, es en el alto de Pena Trevinca. Por algo fue el primer punto de Galicia y uno de los 14 existentes que cuentan con un certificado de destino turístico «Starlight», que distingue a los mejores puntos del planeta para contemplar las estrellas. Situado en el municipio ourensano de A Veiga, Pena Trevinca cuenta además con una protección especial contra la iluminación lumínica, lo que lo convierte en un punto ideal para desarrollar iniciativas turísticas relacionadas con la contemplación del cielo. Eso, y el hecho de que sea el sitio más alto de la comunidad ?con una altitud de 2.127 metros?, hace que la atmósfera se presente en sus mejores condiciones. Los asesores astronómicos Óscar Blanco y Pablo Canedo declararon en su momento que, desde allí, «se puede ver la vía láctea de lado a lado». Ellos ya manifestaron hace tiempo su intención de convertir este destino como un punto estratégico para la astronomía a nivel nacional. Y en A Veiga se realizaron diferentes actividades en torno a la astronomía, entre ellas la observación de la lluvia de estrellas y las Xornadas de Astroturismo. Es, de momento, uno de los dos reconocidos como destino Starlight.

.

Cíes, el otro mirador

El otro, declarado así el año pasado, son las Islas Cíes, que no se conformaron con que los ingleses eligiesen su playa de Rodas como la mejor del mundo y fueron a por todas para conseguir que las acreditasen también como destino Starlight. Esta ilusión se hizo realidad en enero del 2016, y son varios los puntos de observación en los que estudiar, disfrutar y, en definitiva, aprender del manto estelar que cubre la isla prácticamente en cualquier época del año. Aprovechando el tirón, ya hay recorridos en barco que incluyen alojamiento para envolverse de la noche estrellada.

.

La sorpresa de Malpica

Punta Nariga es otra de esas grandes sorpresas que nos depara la Costa da Morte. Este pequeño faro, al igual que el de Corme, se convierte en cuanto cae la noche en uno de esos puntos que quizás no estén acreditados, pero que nos dejan impresionados cuando empiezan a aparecer estrellas de la nada para invadir toda la oscuridad. Como podemos ver en la foto sobre la pareja, tenemos otro dos por uno. Puesta de sol o cielo estrellado, el skyline de Galicia merece la pena sin necesidad de despegar los pies del suelo. ¿Quién quiere luz artificial teniendo la de las estrellas?

Votación
6 votos
Comentarios

Aquí sí que vas a ver las estrellas