Oblicuo, el abdominal más deseado

La fosa de los desvelos. Para conseguir esas dos delgadas líneas que recorren los laterales del abdomen en dirección a la pelvis, señal inequívoca de definición, hay que dedicarle horas

Oblicuo, el abdominal más deseado La fosa de los desvelos. Para conseguir esas dos delgadas líneas que recorren los laterales del abdomen en dirección a la pelvis, señal inequívoca de definición, hay que dedicarle horas

Los abdominales son al universo estético del culto al cuerpo lo que Zweig a la literatura. El culmen. Ese escenario que identifica la excelencia. Tanto es así que manifestaciones artísticas como la pintura o la escultura han contribuido durante siglos a amplificar la devoción por esa fascinante cuadrícula muscular. Todo buen cuerpo ha de contar con un vientre plano y trabajado. Y el torso perfecto, además, ha de marcar el abdominal más sensual de todos: el oblicuo. Un músculo que, paradójicamente, no se define solo por el volumen, sino sobre todo por una cavidad, la fosa inguinal. Dos en realidad, localizadas en cada lado de la cintura, en dirección a la pelvis, quién sabe si señalando un camino...

El oblicuo, como todo el cinturón abdominal (uno de los pilares del famoso core al que aluden los entrenadores con frecuencia), tiene un punto caprichoso. Para lucirlo, ahora que llega el momento de asaltar las playas, no basta con dedicarle tiempo a su desarrollo. También hay que aplicarse con la dieta, salvo que a uno lo acompañe una de esas genéticas afortunadas que son la envidia del prójimo. La grasa, el tejido adiposo, tiende a acumularse alrededor de la cintura y se resiste con frecuencia a abandonar a su patrón, así que para presumir de tableta hay que evitar tentaciones y ponerse manos a la obra.

Existen unos cuantos ejercicios para lograr esas cavidades. Conocerlos todos no está de más si se acude al gimnasio con frecuencia porque el oblicuo es un tanto incómodo de trabajar, habida cuenta de que la mayoría de las rutinas obligan a entrenar de costado, en suspensión o ejerciendo una leve pero sostenida presión lateral con la cadera, eso sí, siempre estable. Crunch lateral, en isométrico sobre la tabla de surf, con cintas de TRX, con un balón medicinal o en press Pallof, apoyándose en una barra... El equipo de entrenadores del Coruña Sport Center (CSC) muestra en la imagen que ilustra este reportaje la gran variedad de ejercicios que emplean con sus clientes en su día a día, pensados todos ellos para potenciar este abdominal convertido en un oscuro objeto de deseo.

El director técnico del CSC, Delio Arias, explica que el oblicuo tiene una misión funcional muy importante, pues interviene en la fase espiratoria de la respiración, así como en la gran cantidad de flexiones y giros que se realizan en el devenir cotidiano. Mantenerlo pues a tono resulta de gran ayuda. Arias matiza que, en el caso singular de los hombres, su desarrollo ensancha la cintura, por lo que verlo definido representa una señal de esfuerzo y dedicación. «De costado se podría confundir con un michelín, pero es lo contrario», argumenta.

Con todo, el oblicuo, todo el cinturón abdominal en realidad, es un músculo ante el que no caben disculpas. Y es así porque la gran cantidad de alternativas que existen para su desarrollo permiten trabajarlo en cualquier lugar, incluido el salón de casa. Contar con un profesional, con su conocimiento y motivación, supone no cabe duda un plus para lucir palmito.

Para poder presumir de oblicuos, eso sí, es indispensable ser constante. Muchas series, muchas repeticiones, muchos días. Sin abusar, eso sí, ni siendo demasiado brusco a la hora de ejecutar cada ejercicio (con el eventual riesgo de lesiones que supone), ni cargando tanto que se colapse el músculo por sobreesfuerzo. El secreto es simple. Su ejecución, ya no tanto si se tiende a la dispersión.

David Gandy

EL MODELO

El maniquí británico luce unos oblicuos que esconden mucha dedicación. En el anuncio del perfume Dolce & Gabbana Light Blue, unos de sus trabajos más celebrados, aparece con una fosa inguinal especialmente llamativa. ¿Su secreto? Cuatro intensas sesiones de entrenamiento a la semana

Cristiano Ronaldo

EL DEPORTISTA

Es célebre el gusto por el culto al cuerpo que cultiva el astro portugués. El cinturón abdominal de Cristiano Ronaldo ha parido abundante literatura: que si 2.000 abdominales al día, que si alta tecnología... Sea como fuere, el resultado salta a la vista

Gianluca Vacchi

EL MILLONARIO

El excéntrico millonario italiano, famoso por sus numerosos tatuajes y los bailes con su novia con los que deleita a sus miles de fans en Instagram, presume a sus 49 años de un físico exuberante. Sus oblicuos son, con diferencia, una de las partes más trabajadas de su popular anatomía

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Oblicuo, el abdominal más deseado