¿Cuál es la flor de tu vida?

YES, YA ES PRIMAVERA, ¡ELIGE AROMA Y COLOR!De la rosa blanca de Martí al tulipán negro de anuncio con el que hoy se atreven las novias. De las camelias que se van a las fresias que empiezan. No hay flor que no tenga algo que contar. ¿Qué dicen sobre ti?


Prímulas para el primer amor, narcisos para el ego, lavanda para la memoria, nardos a la cadera, gardenias para un bolero, peonías para siempre, calas para un reproche, verbena para pedir «cásate conmigo». Y todo lo que dicen en la película Loreak... Casi toda flor tiene un mensaje, que a veces cambia con el color o el destinatario. Si la rosa blanca significa pureza, ojo con la amarilla, que «enviada a unos amigos transmite amistad y prosperidad, pero regalada a una pareja puede implicar celos y desconfianza», afirma Tina Navío, de la floristería Muguet. ¿Entonces si un marido te regala un ramo de este color... tienes un problema? Las rosas amarillas, que la condesa Olenska recibía en La edad de la inocencia, se relacionan con las segundas intenciones. Y qué dice la sugerente orquídea de Proust. «Alcanzarás lo inaccesible» es el mensaje, según Tina, de esta flor asociada a la lujuria. Para decir te quiero con pasión, un clásico: la rosa roja. Por ellas se decanta el boxeador campeón de España de peso súper medio Xesús Ferreiro, Cachorro, para mantener viva la llama con Susana Seivane. De hecho, se las regaló por San Valentín. Y este presente tiene su historia: el teléfono móvil de la gaiteira salió despedido, cayó dentro del ramo y salió indemne. «¿Ves? Tesme que regalar rosas máis acotío», bromeó Susana. Pero de quedarse con un ejemplar, este boxeador que va a tener su segundo hijo, elegiría el gladiolo, la flor que dice «me has llegado al corazón». Cachorro evoca la casa de su abuelo Jesús, en San Pedro de Visma, al lado de donde está ahora la glorieta del Pavo Real. «Tenía una finca, con animales, plantas y flores. Crecían muchas allí. Entre ellas, gladiolos. Eran enormes y, quizás por eso, me llamaban la atención. Con mucha frecuencia, cogía uno de ellos, y se lo llevaba a la señorita Belén, mi profesora en el cole», cuenta el púgil de PlanasBox.

A la infancia vuelve también por flores el chef Dani Guzmán, de Nova Restaurante, con un aroma vinculado a su cocina de raíces. Elige la lavanda, que lo hace viajar, años atrás, a la finca de la aldea. Es evocadora: «Abrías la ventana y te inundaba el olor de la lavanda en flor». Dani la escoge «por su estética, por su aroma, por cómo funciona en los platos y por la fuerza con que resiste al invierno ourensano».

Con su olor dulzón, las mimosas se apoderan de Galicia, donde en primavera empieza a irse la camelia y florecen el rododendro, la Stewartia sinensis, el Leptospermum (árbol de té) o el Aloe plicalitis, al menos en la finca de La Saleta, en Meis, donde algunos árboles de camelias están aún llenos de capullos. «La floración de la camelia se ha retrasado este año. La última del pasado llegó a julio», dice Silvia Rodríguez Coladas, copropietaria de esta finca de O Salnés donde también florece la espectacular Telopea speciosissima, de arbusto tan alto, cuenta Silvia, que es necesario usar una escalerilla para ver la flor.

UNA FLOR QUE HACE VERANO

Para regalar en primavera, la florista Tina Navío recomienda fresias, iris y tulipanes. «Los negros son espectaculares ?advierte?. Para julio prepararemos un ramo de tulipanes negros. La novia los quería rojos, pero al final se atreve con los negros». Dejemos el rojo para la poeta Yolanda Castaño, que trae el verano eligiendo buganvillas. Son las flores favoritas de la autora de A segunda lingua, distinguida con el premio Irmandade do Libro. «As buganvíleas se asocian a escenas estivais, en boa parte é por iso que ¡me encantan!», dice quien las conserva en un poema: «Hai flores que levan para sempre o nome do primeiro ollo que as viu [escribe]. Lilas, caléndulas, caraveliñas. / Non podo esquecer as mimosas, enxame de diminutas advertencias,/ nin as miñas absolutas consentidas: fragor indecente das buganvíleas».  

Vayamos tras la pista de otra autora por los jardines coruñeses de Méndez Núñez o hasta el viejo sanatorio del Socorro. Ahí, quizá aún por florecer, aguarda la brugmansia, datura o trompeta del ángel, flor acampanada «de la que emana un aroma al anochecer que embriaga los sentidos». Con ella se abre la tercera novela de la autora de Crímenes exquisitos, El hombre de las máscara de espejos. «Además de su belleza y su perfume, la brugmansia puede ser mortal. Es una de las flores de las brujas, muy tóxica, utilizada por los chamanes para alcanzar estados de percepción alucinatorios. Es rica en escopolamina, un alcaloide utilizado para crear burundanga o la droga del amor. Así que la flor mezcla la belleza con el peligro, como las femme fatale de las novelas negras».

¿No sentís un perfume embriagador?

Yolanda Castaño. Poeta. «As miñas absolutas consentidas: fragor indecente das buganvíleas».

Buganvilla:Fragor de verano. Esta flor de verano es la preferida de la poeta Yolanda Castaño, especialmente la roja. Son el fondo en la foto superior, hecha en Cartago (Túnez), y están en flor en un poema  pouco coñecido? en el que la autora hace un herbario que nos lleva de la infancia a la sensualidad de otros veranos.

Daniel Guzmán. Cocinero. Lavanda «Tu recuerdo es mi felicidad».

El de la lavanda es un aroma ?inscrito en el ADN? del chef ourensano de Nova. La lavanda en flor está ligada a su infancia y a la cocina de raíces que reivindica Dani Guzmán, estrella Michelin.

Xesús Ferreiro, ?Cachorro?. Boxeador. Gladiolos «Me has llegado al corazón»

Aunque para regalar a su pareja opta por las rosas, la flor preferida del púgil es la del gladiador, el gladiolo. Crecían en casa de su abuelo Jesús. Solía cogerlos de la finca para llevárselos al cole a su profesora Belén.

Nieves Abarca. Escritora. Datura. La ?femme fatale?

La creadora de Valentina Negro empuña una datura. Esta flor ligada a la brujería es su preferida. Es muy tóxica, ?utilizada por los chamanes para alcanzar estados de percepción alucinatorios?. Sale al principio de su última novela, ?El hombre de las máscara de espejos?, que lleva al lector al viejo sanatorio del Socorro, en A Coruña. A Nieves le gusta porque combina belleza y peligro, ?como una femme fatale?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

¿Cuál es la flor de tu vida?