Locura navideña en Vigo: una hora para subir a la noria

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Decenas de miles de personas colapsaron las calles del centro de Vigo cortadas al tráfico para disfrutar del ambiente a pesar de la lluvia

01 dic 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Néstor vive en Arteixo y ayer prefirió viajar con su familia a Vigo para disfrutar de las luces de Navidad antes de conocer las de A Coruña. «Acá todo es más grande, viene gente de muchos lugares y nos lo pasamos mejor», comentaba ayer después de hacerse un selfi junto al gran árbol de la Porta do Sol. Como él, miles de personas de toda Galicia y otros puntos de la península se animaron a pasar la tarde o todo el fin de semana en la ciudad olívica para participar en esa locura navideña en la que se ha convertido la ciudad iluminada con sus diez millones de luces led y las calles más céntricas cerradas al tráfico.

Decenas de miles de personas colapsaron el entorno de la Porta do Sol, Príncipe, Gran Vía, Policarpo Sanz y la plaza de la Alameda atraídos por la espectacularidad de la decoración navideña. Todo el mundo quería apreciar los elementos que han convertido al centro de la ciudad olívica en un gran parque temático de Navidad. La noria gigante fue uno de los puntos de mayor interés, pese a que cada viaje cuesta cinco euros.

Cientos de personas aguantaron hasta una hora de cola para poder subirse a esta atracción que constituye una de las novedades de este año. Ni siquiera un gran chaparrón que cayó poco antes de las ocho de la tarde desanimó a quienes esperaban para poder subirse. Aguantaron estoicamente paraguas en mano y con los chubasqueros puestos. La espera mereció la pena, porque la vista de Vigo iluminado es inigualable a 60 metros de altura.