Feijoo presiona a Caballero anunciando 8 millones para el Campus do Mar

«É un proxecto que debe materializarse con urxencia», advierte el presidente


vigo / la voz

El presidente Feijoo acudió ayer a la Universidad viguesa para resaltar la necesidad de desbloquear el proyecto del Campus do Mar, ocho meses paralizado por la negativa de Caballero a que Zona Franca financie los edificios de la ETEA donde su ubicará. Por este motivo, el titular de la Xunta envió numerosos recados al alcalde, al que en ningún caso citó por su nombre. Y lo más importante: garantizó 8 millones de euros para poner en marcha el recinto investigador.

«Na reunión de hoxe [con el rector y responsables del gobierno universitario] avaliamos os fondos destinados ao proxecto, 8 millóns de euros da Xunta e Zona Franca máis o programa de cooperación transfronteiriza Poctep, pero todo pasa polo desbloqueo dunha iniciativa que non ten volta atrás», enfatizó Feijoo. Pese a ello, el contenido de su discurso y el hecho de que no aceptara preguntas de los periodistas, al igual que el rector, Salustiano Mato, evidenciaron lo delicado de una tramitación paralizada desde julio del 2016.

En un intento de contextualizar el momento que vive el Campus do Mar, inmovilizado por las dificultades de la Xunta con el gobierno local de Vigo, Feijoo señaló «o illamento, o minifundismo e o localismo» como los tres problemas que Galicia se esfuerza desde hace años en dejar atrás mediante la receta «dun país máis conectado, máis agrupado e deixando atrás os curtos horizontes».

La alusión a Caballero resultaba obvia y se produjo solo unas horas después del pleno celebrado por la corporación viguesa en la que se abordó también el Campus de Mar. Igualmente, a los pocos días de una reunión del alcalde con Mato, que tuvo lugar tras una larga incomunicación de ambos por decisión del regidor. De este encuentro solo se conoció la versión del alcalde ya que, al igual que ayer, el rector optó por guardar silencio.

Pese a todo, existe la sensación de que algo se mueve en el Campus do Mar, un proyecto investigador que cuenta con apoyo general y ha embarrancado por un enfrentamiento político. Caballero responsabiliza a la Xunta de negarse a ceder los edificios de manera gratuita, exigiendo el previo pago por Zona Franca a las arcas autonómicas de 5,5 millones de euros.

En respuesta, el máximo responsable autonómico garantizó una inyección de 3 millones de euros para el Campus do Mar, a los que añadió 2 más de Zona Franca y otros 3 del plan transfronterizo. Con ellos se pondrá en marcha un centro «que non é compatible co localismo e co minifundismo xa que contará con alumnos de 17 países».

Feijoo indicó también que su gobierno tiene un «compromiso inalterable» con el proyecto de la Universidad viguesa: «Está acordado e imos materializalo pola vía de urxencia» una vez constatado en su encuentro con el rector que dispone de fondos para la recuperación de los dos inmuebles de la ETEA donde funcionará. En concreto, los 3 millones de Zona Franca se invertirán en el edificio Siemens del antiguo recinto militar. «Hai oito millóns petando na porta e recuperaremos o tempo perdido», concluyó Feijoo.

Al no aceptar preguntas, no fue posible conocer la opinión de Feijoo y Mato sobre las recientes declaraciones de Caballero en las que acusaba al rector de «cómplice» del presidente de la Xunta para que Zona Franca corra con los gastos, los 5,5 millones de euros mencionados, para que pasen a ser de titularidad universitaria. Días después Caballero recibió a Mato y decidió, en apariencia, poner fin al bloqueo, algo que deberá confirmarse de manera efectiva.

Los socialistas no suman apoyos a su pulso con la Xunta

El pleno de Vigo, aunque solo con los votos socialistas y la abstención de PP y Marea, quiere que la Xunta ceda «de forma inmediata» los inmuebles de la ETEA necesarios para el Campus do Mar», sin percibir los 5,5 millones de euros que debe entregarle previamente Zona Franca. A cambio, el organismo estatal contribuirá al desarrollo del organismo investiga con los 5,5 millones que se ahorraría si la Xunta acepta la petición y cede los edificios gratis.

Sin apoyos externos, todo sigue igual en el pulso que Caballero mantiene con Feijoo y Teresa Pedrosa, la delegada del Estado en Zona Franca.

Quizás, lo más importante de esta moción es algo que no figura en ella, pero que Caballero dejó claro cuando la anunció y que ayer se repitió en el salón de sesiones. Se trata de que el gobierno local solo esperará cinco días una respuesta de la Xunta (que difícilmente se producirá). Transcurrido este exiguo plazo, Caballero tiene previsto convocar al rector para buscar una solución.

La que desea el PP y también Mato es que el alcalde, en calidad de presidente del pleno de Zona Franca, permita que se apruebe el pago por este organismo de los mencionados 5,5 millones de euros, para que el desbloqueo sea efectivo. Sin embargo, Caballero no ha explicado que piensa hacer, y la otra parte en posesión de información, el rector, guarda completo silencio tras las reuniones de la pasada semana con Caballero y ayer con Feijoo.

El debate municipal, en ausencia de Caballero, que se marchó del pleno nada más comenzar para acudir a Peinador a la inauguración del vuelo de Ryanair a Edimburgo, no aportó novedades. La concejala de Urbanismo, María José Caride, reclamó a la Xunta que «deixe de enredar» y tachó de «chapuza integral e escándalo» que vaya a percibir 5,5 millones por ceder los terrenos.

Del lado popular, Elena Muñoz tildó de «paradójico» que Caride fuera la portavoz «ya que el convenio de venta de la ETEA se firmó cuando estaba en el Gobierno gallego».

El halo de optimismo que flotaba en el ambiente se truncó al rechazar el PSOE la enmienda del PP para que Caballero convoque el pleno de Zona Franca para el desbloqueo. Por tanto, misterio hasta el final.

Más de ocho años esperando por los edificios del antiguo recinto militar de la ETEA

El Campus do Mar es famoso antes de ponerse en marcha y ha consumido ríos de tinta sin que se haya colocado la primera piedra del recinto. Como reflejaba el PSOE en su moción de ayer, en el ya lejano febrero del 2009 se firmó el convenio a tres bandas (Xunta, Zona Franca y Concello) para su desarrollo y puesta en marcha.

Hubo que esperar a marzo del 2012 para que la Xunta aprobara el plan sectorial de ordenación territorial del Campus científico-tecnológico do Mar en la ETEA, dejando claro que la iniciativa es pública. Este documento buscaba solventar la falta de planeamiento urbanístico del recinto, mayor todavía en estos momentos cuando el Plan Xeral del 2008 está anulado.

La crisis, todavía sin resolver, llegó en julio del 2016, cuando el alcalde se dirigió a la Xunta pidiendo que aclare la situación del recinto y los motivos por los que no cede los edificios Faraday y Siemens, donde se ubicará el Campus do Mar.

En ese momento queda parado por falta de los inmuebles. Xunta y Zona Franca insisten en que legalmente no es posible realizar el traspaso sin el dinero del consorcio, algo que el Concello niega. Mato, por su parte, protestó por el aplazamiento y presionó al gobierno local para lograr el desbloqueo, y la Marea cree que la Xunta sí podría ceder gratuitamente, pero sería siempre por un tiempo limitado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Feijoo presiona a Caballero anunciando 8 millones para el Campus do Mar