¿A qué saben las razas autóctonas?

Maruxa Alfonso Laya
m. alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

MOS

maruxa

Salimat es el escaparate perfecto para poder adquirir y degustar la carne de Frieiresa, Caldelá y Limiá, además de Porco Celta y Galiña de Mos

04 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Galicia es una tierra rica en razas autóctonas, donde hasta hace unos años todas las vacas eran de tipo Caldelá, Frieresa, Cachena y Limiá, entre otras, los cerdos de Porco Celta y las gallinas de Mos. Pero, aunque cada vez son más los ganaderos que trabajan en la recuperación y cría de estos animales, lo cierto es que no resulta sencillo encontrar sus productos en las cadenas de distribución o en las tiendas de alimentación. Salimat, el Salón de la Alimentación del Atlántico que se celebra dentro de Semana Verde, es el lugar perfecto para poder conocer y adquirir todos estos productos, desde unos filetes de Frieresa, unas hamburguesas de Caldelá, unos chorizos de Porco Celta o unos huevos de Galiñas de Mos.

Roberto Louzao es un ganadero de Cerdedo-Cotobade que lleva cuatro años visitando Salimat. Cría animales de la raza Frieiresa y Caldelá y no tiene ningún problema en explicarle al cliente las diferencias entre las razas autóctonas. «A Capelá se distingue porque ten a capa negra, pero a xente confunde moito a Frieiresa e a Limiá», relata. Lleva años criando estos animales y está muy satisfecho de su apuesta. «Esta canal que teño aquí á venda é de Frieiresa e pesou 225 quilos», cuenta. Chuletas, hamburguesas, filetes son solo algunos de los productos que ofrece, «este ano non sei como será a cousa, pero o ano pasado non houbo queixa coas vendas», argumenta.

Muy cerca de su puesto está María Isabel Fernandes, de la Carnicería Lage. Cría y vende vacas de la raza Caldelá, «que é unha raza con moi mala fama porque todo o mundo dicía que son vacas bravas de carne dura. Pero o certo é que todo o que proba, repite», afirma. Lleva veinte años participando en la feria de Silleda y su experiencia no puede ser mejor. «Aquí vimos a darnos a coñecer e a verdade é que aparecen moitos compradores despois. De feito, a raíz de vir aquí foi cando decidimos montar a carnicería», explica. Ahora, a través del teléfono, envía carne de sus Caldelás a toda España, «é tamén chegamos a Baleares», argumenta.