Una vida en las entrañas del balonmano

míriam vázquez fraga VIGO / LA VOZ

VIGO

M.MORALEJO

Mariluz Sanromán entró con 20 años en la Federación, trabajo que le apasionaba y del que se acaba de jubilar

18 ene 2022 . Actualizado a las 01:06 h.

Cuenta que comenzó con una máquina de escribir que hacía «un ruido infernal», usando papel carbón calcante para las copias; más de 40 años después, deja atrás ordenadores con los que se hacen «fichas como churros». Su nombre es Mariluz Sanromán y acaba de jubilarse tras toda una vida trabajando en las entrañas del balonmano. Una labor como administrativa en la Federación Galega que admite que no se ve desde fuera, pero que es imprescindible para que las competiciones salgan adelante.

Sanromán llegó a la Federación con 20 años. Le hablaron de aquel puesto de trabajo y lo vio como «una manera de empezar» tras haber cursado estudios de administrativa. Lo que no podía imaginar a finales de los 70 era que permanecería en ese trabajo hasta su reciente jubilación, el pasado 31 de diciembre. «Pensé: ‘Vale, pues empezamos por aquí’. Era impensable estar tanto tiempo», reconoce. Pero, al mismo tiempo, tiene claro por qué se dieron así las cosas. «Fue un trabajo que siempre me gustó, y eso es lo más importante», subraya.

Pero haber mantenido el mismo empleo no significa que no haya habido una evolución y cambios constantes. «Fuimos avanzando y adaptándonos», recalca. Además de las tecnologías, con las que se ha ido reciclando y siendo en parte «autodidacta» muchas veces, cuenta, su lugar de trabajo ha cambiado en varias ocasiones, se ha ocupado de distintas funciones y también ha visto pasar cuatro presidentes diferentes por la Federación.