Descuentos de hasta el 50 %, rocanrol y atascos en un viernes negro muy animado en VIgo

Luis Carlos Llera Llorente
luis carlos llera VIGO / LA VOZ VIGO / LA VOZ

VIGO

Oscar Vázquez

Las ventas, la decoración, las obras y los cortes de calles provocan atascos en el centro

27 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los villancicos no suenan aún en la calle del Príncipe. La lengua de los Rolling Stones hace burlas a los viandantes cargados con bolsas de regalo. Los acordes del Jumpin Jack Flash salen de una guitarra roquera de uno de los músicos ambulantes que jalonan la milla de oro del shopping vigués. Mientras, Soraya Sainz Díez y su pareja cargan con dos abrigos que han comprado con un 40 % de descuento en Mango. En otras tiendas hay ofertas de hasta el 50 %. «Es un poco engaño porque no todo está rebajado», dice Soraya con ganas de probarse las prendas.

Como en la canción de Mecano: «Solteros, casados y algún que otro cura... » pero también diputadas, como Leticia Gallego se lanzan al Black Friday. «Busco algo de cosmética», explica la parlamentaria acompañada de varias chicas. Para algunos comerciantes como Víctorino Fernández la expresión Black Friday suena fea porque recuerda a la venta de esclavos en la América profunda, pero a los compradores de hoy día les parece música celestial la multitud de ofertas En K-Tuin, comercio dedicado a la electrónica en Príncipe, no dan abasto para atender a las colas de clientes. Santiago Mempel, el encargado, dice que este año «las ventas han ido muy bien, somos tienda oficial de Apple y comenzamos el Black Friday el día 11 con el single day. Desde el día 13 hemos ido controlando los aforos y espaciando las rebajas, por eso hoy no hay tanta gente». Los descuentos van a seguir hasta el lunes y son muy generosos. Un Apple Watch que vale 479 euros tiene un 29 % de ahorro. Porcentajes parecidos se dan en otras tiendas de electrónica como Mediamarkt que registraba ayer una notable afluencia. Los coches hacían cola para aparcar en el centro A Laxe, donde la primera hora es de balde.

En otros centros comerciales como Alcampo, Carmen, una vendedora ensalzaba el movimiento de gente. Los compradores miraban los descuentos de electrónica y también de colchones, donde había ahorros del 30 % lo cual en uno de viscoelástica de 400 euros es un buen pellizco.