El mejor amigo de Juan Valdés

Begoña Rodríguez Sotelino
begoña r. sotelino VIGO / LA VOZ

VIGO

M.MORALEJO

El campeón barista Marcos González lanza Roots Café, marca que se nutre del contacto con productores y está pensada para casa y para empresas que en vez de máquinas de vending quieren cafeteras de mesa

29 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Juan Valdés, el personaje del célebre anuncio que encarnaba a los productores locales de café, ha hecho más por el producto que años de campañas publicitarias y fotos de aromáticas tazas echando humo. El vigués Marcos González conoce a todos los Juan Valdés a los que su empresa compra el café en origen, ya que habla con ellos a menudo y los visita en sus países todos los años. En Nicaragua, el Valdés de turno se llama Víctor Robelo; en Costa Rica, Gustavo Fernández; en Etiopía, Heleanna Georgalis; en Perú, Carlos García y en Brasil, Reinaldo Oline. Pero a diferencia del de la tele, ellos no son ficción, son de verdad.

Cuando Delikia Fresh lo fichó hace cinco años, Marcos ya era un barista de categoría, encantado con su trabajo en el negocio familiar, el bar Belén, en el que continúa su hermano José Antonio, que tiene el café de la nicaragüense Finca Morenitas donde nació todo. Pero estaba acostumbrado a los retos. Batirse entre los mejores le llevó a ser el único español que ha ganado las tres competiciones nacionales señeras: Campeonato Internacional de Foz 2018, Fórum del Café 2018 y el SCA 2019, que le avala como el mejor barista de España además del 31 del mundo, puesto que logró en el último torneo celebrado en Boston. Así que una vez que conoció a fondo el proyecto de la compañía viguesa, aceptó ilusionado el reto de transmitir al público que también hay máquinas de vending que ofrecen buen café. En ese desafío continúa derribando barreras, pero ya tiene otro nuevo. Se llama Root Café y es la marca propia que ha lanzado el joven de 33 años bajo el paraguas de su empresa, pero con su sello personal, garantía de alta calidad.

El experto recuerda que la idea nació durante la pandemia, primero como modo de formación online para hacer algo mientras todo estaba paralizado. Después se convirtió en un canal en Facebook. «Montamos un tremendo set en mi cocina, empezamos a hacer programas en directo y los bautizamos como Root Café, pero dándole vueltas saltamos a hacer una web y de ahí a cumplir un sueño que siempre he tenido, que es poder tostar y vender el café de los productores que he conocido por todo el mundo».