«Subnormal», un cómic vigués sobre el acoso

El guionista Fernando Llor y el dibujante Miguel Porto han dado vida a la historia real del exjugador de la ACB Iñaki Zubizarreta


vigo / la voz

Subnormal. Una historia de acoso escolar. Así, sin subterfugios ni envolturas azucaradas para no herir susceptibilidades ni esconder la dura realidad desde la primera palabra, se titula la novela gráfica que acaban de publicar Miguel Porto (Vigo, 1980) y Fernando Llor (Vigo, 1982), dibujante y guionista respectivamente. No hay delicadeza en esta historia que respalda la editorial Panini, en su colección Evolution Cómics, como no la hubo en la de la persona que inspiró lo que se cuenta, ya que el subnormal del título es el exjugador de baloncesto Iñaki Zubizarreta, y el apelativo de intención despectiva es el que fue dirigido a él durante cientos de veces en su adolescencia marcada por el acoso escolar. «Vivió las situaciones que se narran en la obra cuando apenas tenía 11 años y, aunque es imposible incluir en un solo volumen todas las vejaciones y humillaciones que sufrió, sí que se incluyen una buena muestra de las barbaridades que algunos son capaces de hacer», resumen en la presentación.

A pesar de aquello, como en las películas americanas, al final Zubizarreta triunfó en el deporte de élite. Pero aquello le carcomió toda su vida y la puso en peligro varias veces. Como relata Miguel Porto, el proyecto partió de una propuesta que le hizo a Fernando Llor el editor de Panini, José Luis Córdoba, que se acaba de jubilar. «Le presentó varias ideas pero ninguna le convenció y fue José Luis quien quiso tomar como base la vida de Iñaki». Lo corrobora su compañero, que recuerda que se vieron en el salón del Cómic de Barcelona en el 2019, «el último que se pudo hacer de forma presencial». Allí le comentó su idea de editar una publicación que abordarse el problema del acoso escolar. Descartó mis propuestas, me dijo que me iba a poner en contacto con Iñaki Zubizarreta, y él me hizo ver antes de nada el documental Vivir a 7 pies, que protagonizan jugadores de baloncesto que pasan de 2,13 de altura, que no era su caso, ya que mide 2,07, pero se incluyó igual por la crudeza de su historia», explica. Aunque ya la había aireado en otras ocasiones, nunca hasta ahora lo había hecho de forma tan descarnada y directa. Sin embargo, el vigués subraya que hay una parte que nunca había hecho pública y se incluye por primera vez en el cómic, «las secuelas que le dejó el acoso escolar veintitantos años después, incluso después de haberse retirado. En el 2004, el suicidio en su misma municipio, Getxo, del adolescente Jokin Ceberio, le remueve tanto que decide irse a por la profesora que él consideraba responsable del acoso que Iñaki había sufrido de niño», explica añadiendo que el único requisito que el protagonista puso es «que se abordase el acoso sin paternalismos, con crudeza y realismo» y creo que no hay una edad para leerlo porque aunque sea duro, es necesario. A Miguel Porto le llegó el proyecto una vez planteado. Fui el último», apunta. El dibujante reconoce que a Llor le dieron una lista de autores «en la que estaba mi nombre, justo cuando estábamos yendo juntos a la escuela de Pontevedra en la que ambos damos clase. Se giró y me dijo: ‘‘Oye, ¿te interesa hacer una historia?’’. Me pasó la escaleta y ya en el esquema se veía el enorme potencial que tenía», asegura. La escuela pontevedresa a la que se refiere es O Garaxe Hermético, que dirige Kiko Da Silva, donde ambos imparten las materias en las que están especializados. «Fue donde nos conocimos y surgió la amistad, pero es el primer proyecto que hacemos juntos, hubo varios intentos antes pero no salieron», cuenta.

A la ahora de abordar su parte, que es convertir la peripecia de Zubizarreta en imagen ilustrada, el vigués explica hay personajes que sí son parecidos a cómo eran en realidad. De su núcleo familiar, todos a excepción de su hermano, que por petición expresa no quería que se pareciese mucho. También su amigo Oti y hasta la moto de Iñaki es igual. Sin embargo, con los agresores se decidió que no coincidiesen en los rasgos pero que tampoco fueran caricaturizados. De hecho hice una primera versión en la que los dibujé un poco quinquis y Zubizarreta dijo que no, porque además a él no le agredieron los quinquis, sino los chavalitos guais de la escuela».

Fernando Llor y Miguel Porto estuvieron casi dos años trabajando en la obra que vio la luz hace dos meses, aunque su presentación y actividades paralelas que se podían llevar a cabo, como las charlas en los colegios. Está ya en preparación la versión cinematográfica con EP Audiovisual y Basque Films, productora de El hoyo.

El título 

Zubizarreta reside en Getxo, donde nació hace 48 años y es masajista. Cuando el proyecto llegó a manos de Llor, el título que sugirió fue «Iñaki, una historia de acoso escolar». Este le dijo: «Respeto mucho tu trabajo, pero ese título es una mierda. Se va a llamar subnormal. Yo dudé, no queríamos ofender a nadie, pero quería impactar con esa palabra que tantas veces oyó».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Subnormal», un cómic vigués sobre el acoso