Documento inédito sobre la batalla de Rande

El secretario del virrey señala en una carta que el «Santo Cristo de Maracaibo» se hundió debido a un sabotaje

Fernando Bartolomé en una fotografía de archivo.
Fernando Bartolomé en una fotografía de archivo.

vigo / la voz

«No descubre cosas muy originales, pero sí nos da otra visión de cómo fue la batalla», afirma Fernando Bartolomé, catedrático de Lengua Española y Literatura, y estudioso de la cultura e historia del Siglo Oro, para referirse a su libro La plata ensangrentada (Editorial Almena). Mañana, La Casa de Galicia de Madrid acogerá una conferencia del autor del exitoso libro Don Diego Sarmiento de Acuña, conde de Gondomar (Editorial Nigra Trea), en la que hablará de su nuevo libro, basado en un texto inédito sobre la Batalla de Rande.

«Es una carta que el secretario del virrey José Sarmiento de Valladares, Benito Santana, que trae la Flota de la Plata y envía a fray Martín Sarmiento, cronista de Indias, para ver si puede aclarar aspectos en torno a los caudales transportados», explica el autor. El documento tiene forma epistolar, «aunque por algunos momentos parece un memorial» donde se cuentan las cosas que ocurren antes, durante y después de la batalla. «Lleva el título de Verísima relación de los hechos acaecidos en la batalla del estrecho de Rande en el desgraciado año de 1702», añade.

La pequeña historia que, en muchas ocasiones, queda olvidada aparece reflejada en ese documento. «Por ejemplo, la angustia del almirante británico, que no quería atacar tras la derrotado en Cádiz, pues pensaba que Rande estaba muy bien defendido y como el holandes Van Almonde le obligó a entrar en combate», indica Fernando Bartolomé.

En otro momentos nos habla de una derrota británica olvidada. «Los ingleses hambrientos hacen una salida de sus barcos y son derrotados en O Bulo y la Carambola, en Redondela; es algo que está oculto en la historia. No tenían caballería y sufrieron un ataque tremendo de la caballería española, que los masacró; se trataba del regimiento Churchill, el regimiento de la reina Ana», añade el investigador.

La detenida descripción del ataque a los fuertes de Rande y Corbeiro y el hundimiento del Santo Cristo de Maracaibo, pone de manifiesto la elegancia narrativa y la minuciosa observación del momento fundamental de la batalla. Pero, sobre todo, destaca el gracejo general del relato, escrito por un gallego lleno de retranca, que ofrece una viveza especial al texto cuidadosamente exhumado para la lectura por el catedrático Fernando Bartolomé, que llegó al documento a través del general Prim. «Realizo una investigación sobre la muerte del general Prim, en el siglo XIX, y este documento está ligado a ella», dice.

Los Episodios Nacionales

Según explica el autor de La plata ensangrentada, Albareda, el propietario de un periódico madrileño quiso realizar un juicio crítico a la dinastía borbónica tras la expulsión de la reina Isabel II. «Galdós era entonces empleado del dueño de El Debate y la revista de España, era el director de ésta. Sus Episodios Nacionales obedecen a esa razón ante la posibilidad de que Alfonso XII retome la dinastía», añade. Se pretendía iniciar ese ataque desde Felipe V, por ello envían a alguien a Galicia para copiar el mencionado documento. «Claro que cuando se inicia la primera serie de los Episodios Nacionales, todo aquello quedaba un poco lejos de los lectores de la segunda mitad del XIX, por eso empieza con otro Borbón inútil y corrupto como Carlos IV y la Batalla de Trafalgar, pero la idea inicial era empezar con Rande», asegura.

«Yo no transcribo el documento original sino de una copia muy estropeada, a la que le faltan muchos elementos que yo he ido recomponiendo», explica el autor. El asunto del tesoro queda meridianamente claro. La mayor parte de la carga ya se había desembarcado cuando se produjo el ataque anglo-holandés. «La flota tuvo un mes para descargar, aunque sí hubo una parte que no se descargó», señala. En cuanto a este fabuloso galeón, el documento redunda en lo sabido, aunque añade alguna anécdota. «Dice que se hundió en las Cíes y está a varias decenas de brazas de lodo», señala. «Varios pesqueros se acercaron a los barcos ingleses para venderles perniles, aguardiente y vino, y vieron como encallaba el barco. Fue un sabotaje», concluye.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Documento inédito sobre la batalla de Rande