El Deportivo entra en cuaresma: 46 días para el asalto a Primera División

Los coruñeses necesitan ganar sus duelos directos por el ascenso y que el resto de contendientes se hagan daño en sus múltiples enfrentamientos


Restan 46 días de Liga en Segunda División repartidos en seis jornadas. Expectantes ante la incógnita de si lo ocurrido en Soria fue un volantazo para dejar en el retrovisor la crisis de resultados o un oasis de paz efímero, el Deportivo se insufla ánimos pasando las hojas del calendario. Con, como mínimo, un equipo al que superar para acabar la temporada regular con posibilidades de ascenso, la Segunda División encara el último tramo del calendario que deparará un mínimo de dos enfrentamientos directos entre los gallos de la tabla de aquí a final de Liga. Máxima apretura clasificatoria en una guerra con siete, ocho o hasta nueve implicados, si no más.

Y en esta contienda, el Deportivo depende tanto de sus propias batallas como de las que observe desde la trinchera. En este todos contra todos final, el equipo coruñés es de los mejor parados por el calendario. Los blanquiazules son el equipo al que menos enfrentamientos directos le restan con potenciales contendientes al ascenso de aquí al final del torneo. Solos dos, el de la jornada 38 frente al Cádiz y dos semanas más tarde ante el Mallorca. Ambos en casa. Ante Zaragoza, Lugo, Elche y Córdoba no puede permitirse tropiezos.

Los de Martí, junto al Sporting y al Oviedo, son los últimos pasajeros llamados a no perder el tren de la Primera División. La victoria de los carbayones ante el Almería la pasada jornada ha agrandado el escalón entre el trío de equipos del norte y los andaluces.

El ascenso de Osasuna es una cuestión de tiempo. Los navarros gozan de nueve puntos de renta con respecto al tercer clasificado -y todavía deben sumar los 3 de su enfrentamiento con el Reus- a falta de 18 por disputarse. De cuándo logren firmar matemáticamente el ascenso dependerá también el devenir de la lucha. Es posible que Pamplona sea una fiesta antes del decisivo duelo de la jornada 39 ante el Cádiz. El duelo ante el Oviedo en la última jornada se antoja intrascendente para los de Arrasate, pero podría dar vida a los asturianos.

Será precisamente el Cádiz el equipo que tendrá que afrontar el final más empinado de todos los conjuntos en liza. Solo uno de sus rivales de aquí a junio no está implicado en la pelea. Tras el inminente duelo de vecinos de esta jornada ante el Málaga, el Cádiz visitará Riazor. Inmediatamente después recibirán a un Osasuna tal vez ya desconectado de la competición y, a la semana siguiente, visitarán al Granada, que estará inmerso de lleno en la pelea por el ascenso directo. Les faltará el duelo de Almendralejo ante un Extremadura que podría jugarse la permanencia antes de cerrar el curso ante el Sporting de Gijón en El Molinón.

El factor Reus juega un papel importante. Además de Osasuna, Málaga y Sporting tienen los tres puntos del duelo ante los catalanes asegurados. Un alivio para los de Víctor Sánchez del Amo, que deben medirse a Cádiz, Oviedo y Albacete. Tres finales, las mismas que tendrá que afrontar el Mallorca. El equipo revelación de este curso recibe el domingo al Sporting y tiene pendiente medirse al Deportivo a domicilio y al Granada en Son Moix.

El conjunto nazarí es otro de los grandes perjudicados del calendario. Con solo tres puntos de renta sobre el Albacete, deben medirse a los manchegos además de a Oviedo, Cádiz y Mallorca. Cuatro duelos para sellar su regreso a Primera División por la vía rápida.

Consulta la clasificación y todos los enfrentamientos en nuestra central de datos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Deportivo entra en cuaresma: 46 días para el asalto a Primera División