Una bala en la recámara de Seedorf

Borja Valle, revulsivo frente al Atlético y el Málaga, ha llegado a alcanzar en estos encuentros una velocidad máxima de más de 32 kilómetros por hora


A Coruña

Hace unos meses, el Pachuca mexicano en colaboración con la FIFA publicó un informe sobre los futbolistas más rápidos del planeta. La misma no sorprende en cuanto a los nombres que figuran. Hay que aclarar que se realizó solo con jugadores de las principales Ligas europeas, sudamericanas y centroamericanas. Gareth Bale figura en ese ránking como el más veloz, ya que llega a alcanzar los 36,9 kilómetros por hora de esprint en un partido, casi 37. El colombiano Orlando Berrío, el mexicano Jügen Damm y el ecuatoriano Antonio Valencia son otros de los futbolistas que superan los 35 kilómetros por hora.

En el Deportivo, los dos últimos encuentros de Liga han servido para comprobar que Clarence Seedorf cuenta con una bala para revolucionar los encuentros. Una bala que, según los datos que ofrece el programa Mediacoach de La Liga, en los dos últimos encuentros ha rondado los treinta kilómetros por hora. En el Metropolitano superó esta cifra con creces, alcanzando los 32,09 kilómetros por hora. Fue en el esprint, en el que Lucas Hérnández, a 34 por hora, logró alcanzarlo y robarle el balón. Una cifra la de ambos de velocista. Según algunas publicaciones, Usain Bolt ha llegado a registrar velocidades de entre 43 y 45 kilómetros por hora. Y sin balón.

Contra el Málaga, el berciano tuvo dos grandes esprintes, uno en el que asistió a Lucas Pérez y otro a Adrián, que acabó marcando. En ambos superó los 29 kilómetros por hora.

No es la primera vez que Borja Valle se sitúa a estas altas velocidades. Lo normal es que cada partido ronde los 30, pero en ocasiones está muy por encima. Su récord lo estableció la temporada pasada en el Elche, alcanzando los 33 kilómetros por hora.

Su velocidad, su capacidad de adaptación y su sacrificio lo han convertido en la bala en la recámara de Clarence Seedorf. Un futbolista que en los dos últimos partidos ha conseguido incluso adelantar a Florin Andone en el orden de entrada en el campo. Porque, además, el holandés lo está utilizando en una demarcación en la que aun jugando con anterioridad, no es en la que más ha destacado: como punta.

Decisiva charla con Seedorf

Pero el entrenador blanquiazul ha conseguido que el berciano vuelva a creer en sí mismo. Tras ver su trabajo constante en cada entrenamiento, mantuvo una conversación con él hace unas semanas para hacerle ver las enormes posibilidades que le veía y que contaba con él, si bien no de inicio, sí para que disputara minutos de valor.

Porque sus temporadas en el Dépor no han sido fáciles para él. Apenas ha contado con oportunidades y cuando dispuso de ellas no le sirvió su buen papel para ganarse la confianza del entrenador. Como sucedió tras su enorme partido de Copa en Las Palmas.

Pero no arrojó la toalla y la llegada de Seedorf, con una visión totalmente diferente, le ha hecho creer todavía más en sus posibilidades algo que, con mayor o menor acierto final, demuestra cada minuto que está sobre el césped.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Una bala en la recámara de Seedorf