Los políticos sudan la camiseta ¿con estilo?

Se quitan el traje para mantenerse en forma pero muchos no tienen claro qué deben ponerse en cada ocasión.


| Los altos mandatarios nacionales, internacionales y regionales saben que para su profesión es imprescindible mantener el tipo, dentro y fuera de su puesto de trabajo. La tarea es como una carrera de obstáculos y se torna mucho más complicada cuando todos miran y, además, exigen que se haga con estilo. Los expertos aseguran que, de momento, no conseguirían podio, pero ellos lo intentan.

En el panorama internacional, la diseñadora coruñesa Vanessa Datorre destaca a Sarkozy: «Se nota que está acostumbrado a hacer deporte a diario», dice. Algo parecido piensa Ton Pernas, que opina que «aunque su figura no sea tan fina, trata de cuidar su imagen y se le intuye coqueto y sobrio». Su buen hacer en el deporte inclina al estilista Ángel Nimo a asegurar que «su buena combinación deportiva se debe a la influencia de su mujer, Carla Bruni».

La otra cara de la moneda la protagoniza Putin. «Es un despropósito. Utiliza el mismo pantalón para pescar que para montar a caballo», sentencia Datorre. Y en esta misma línea opinan Pernas y Nimo, que aseguran que «es la antítesis de la elegancia vistiendo en general».

De bandera

Observando el panorama nacional las opiniones se centran en Aznar, Zapatero o Rajoy. Del primero Vanessa Datorre recuerda una imagen del ex presidente jugando al pádel. «Hubiese estado mejor con pantalones cortos y camiseta o polo. Además, el calzado que utiliza no es el apropiado para este deporte». Habla de 1997. Ahora, José María Aznar entrena conjuntado y presume de abdominales en Córcega.

Menos benevolentes son con Zapatero. Y es que la imagen de su carrera matutina junto a Cameron ha dado la vuelta al mundo. «Cuando empezó en la presidencia se le veía con chándal tobillero y camiseta XXL. Ahora, se le ve con mallas, pero la actitud de desgana es la misma», dice Nimo.

Para Ton Pernas, su imagen es clara: «Evidentemente, no es estéticamente un referente ni para la moda ni para el deporte. Tienden a llevar detalles referentes a nuestro país, lo cual ya no favorece mucho...».

Datorre es mucho más explícita y no pasa por alto el uso de las mallas. «Está permitido en muchos deportes, como atletismo, ciclismo y gimnasia, pero no es la prenda que más le favorece. Con pantalones cortos hubiese estado mejor».

En Galicia, con glamur

Aunque el estilista Ángel Nimo no recuerda a ningún político gallego haciendo deporte, Ton Pernas menciona a Mariano Rajoy. «Tiene planta y porte para ser buen deportista. Me lo imagino en la línea de Aznar y Zapatero, más españolista que galleguista». Para el presidente de la Xunta todos tienen halagos. «Feijoo se pone un chándal conjuntado pero demasiado flojo en la parte de abajo» dice Datorre. Y es que, bajo la lupa de los expertos, pocos se salvan. Varios deportistas de calle y monitores de gimnasios consultados aseguran que por una buena combinación de prendas y la fidelidad a una marca se sabe si son habituales del deporte o no.

Cualquiera de los nombrados se queda a medias en esta carrera de fondo que es el estilo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
34 votos

Los políticos sudan la camiseta ¿con estilo?