«El puente» dice adiós con una reflexión sobre la identidad

La serie es uno de los grandes exponentes del «noir» nórdico

.

copenhague / efe

Bron/Broen (El puente), uno de los grandes exponentes del thriller nórdico, se despedirá con una cuarta y última temporada. La identidad será el eje sobre el que irán desfilando las historias de unos personajes llevados a situaciones extremas. Así lo revelaron ayer en una entrevista los creadores y protagonistas de la serie sueco-danesa, que es muestra, junto a Forbrydelsen (The Killing), del noir nórdico televisivo que ha logrado éxito internacional en la última década.

«Los personajes principales van a pasar por un montón de cosas, de modo que al final nada será lo mismo para ellos. También los vamos a conocer mejor, van a ganar en profundidad», explicaron Hans Rosenfeldt y Camilla Ahlgren, la pareja de guionistas suecos que ha escrito la temporada final, de ocho capítulos.

Uno de los temas de trasfondo será la crisis de refugiados en Europa, una cuestión que habría sido «difícil de evitar», admitió Rosenfeldt.

La serie mantendrá el estilo sobrio y oscuro del thriller nórdico, aunque se ha decidido introducir «más colorido» y alguna novedad en el reparto, como el personaje de Jonas Mandrup, un agente irónico y rudo que ayudará al policía danés Henrik Sabroe, protagonista de la serie con su colega sueca Saga Norén.

Sabroe, interpretado por Thure Lindhardt, que sustituyó la anterior temporada al personaje de Martin Rohde (Kim Bodnia).

«Fue un riesgo, pero creo que el proyecto recibió buena energía. Martin era un matón, en cambio Henrik le da más espacio a Saga: antes eran blanco y negro, ahora están más unidos, es diferente. La historia entre ellos se desarrollará en esta temporada», revelan los directores, Henrik Georgsson y Rumle Hammerich.

Lindhardt admite la presión que sintió al realizar una prueba con Sofia Helin (Saga), pero también que desde el principio hubo «buena química» entre los dos, uno de los puntos fuertes de la serie que transcurre entre Copenhague y Malmoe (Suecia), dos ciudades unidas por el puente del estrecho del Sund.

«Lo que conecta a los dos personajes es que ambos se encuentran muy solos. Ella quiere vivir, pero hay tantos obstáculos. Es desgarrador: vive prisionera en su propia prisión», afirma Helin.

«Es duro ser Saga»

Saga Norén es, en palabras de los guionistas, «incapaz de ser agradable», más que mala, aunque ahora se revelará también su lado más pasional en una temporada que se estrenará en Escandinavia a principios de año y, en España, en marzo, en AXN. «No la voy a echar de menos, aunque la quiero. Pero es duro ser ella», reconoce Helin, que ha alcanzado la fama internacional gracias a una serie de la que se han hecho tres versiones más: una estadounidense, otra británica y otra rusa.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

«El puente» dice adiós con una reflexión sobre la identidad