Los que se pasaron de la raya

Yolanda Veiga MADRID.

TELEVISIÓN

El Ministerio de Igualdad ha recibido en el último lustro más de 2.500 denuncias de particulares y asociaciones por contenidos discriminatorios contra la mujer

20 jul 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

La televisión es un escaparate tentador, pero de ahí al todo vale hay un trecho. Y muchos programas lo han recorrido, de largo. En el Ministerio de Igualdad velan por que no se emitan contenidos sexistas en la pequeña pantalla. Y tienen trabajo para rato. El Observatorio de la Imagen de las Mujeres, dependiente del ministerio, ha hecho un balance de las quejas recibidas en los últimos cinco años. Las cifras son abrumadoras: más de 2.500 denuncias hechas por espectadores y colectivos por espacios donde se han emitido imágenes, comportamientos o comentarios «sexistas o discriminatorios hacia la mujer».

El ministerio recoge las quejas y las hace llegar a los responsables de los programas, quienes, la mayoría de las veces, no hacen nada. En otras introducen algunas modificaciones para tratar de contentar a esa parte de los espectadores que protesta.

La última vez que se montó polémica a causa de este asunto fue a raíz de la emisión, en Telecinco, del reality I love Escassi , un concurso en el que un grupo de mujeres se disputaban -llegaron a los insultos y hasta a las manos- las atenciones del jinete Álvaro Muñoz Escassi, que eliminaba semanalmente a aquellas que no cumplían sus expectativas como pareja. «Las mujeres son representadas como mera mercancía sexual a plena disposición del varón», denunció entonces el ministerio, donde se recibieron «hasta 60 quejas por la emisión de este programa».

Telecinco movió ficha y lo relegó a la medianoche. A pesar de los pobres resultados de audiencia, no lo retiró de la parrilla.

Unos días después saltaba la alarma en otro programa: Generación Ni-Ni, de La Sexta, un reality donde adolescentes problemáticos convivían bajo la atenta mirada de psicólogos. Una noche, dos chicos, entre risas, simularon agredir sexualmente a una compañera, «sin que hubiera ninguna intervención por parte de los responsables del programa», advierten en el Instituto de la Mujer. De nuevo, la solución que encontraron en la cadena fue retrasar su emisión a la madrugada.

Hasta «Los hombres de Paco»

El asunto tuvo mucho eco informativo, pero ni de lejos originó tantas quejas como la miniserie Inocentes , que ha emitido Telecinco este año. «El argumento se refiere al secuestro, violación y asesinato de tres adolescentes. Y el tratamiento frivolizaba extraordinariamente el problema de la explotación sexual reforzando el morbo». Los espectadores enviaron hasta 2.100 quejas, pero cuando la cadena recibió el aviso ya se había emitido el espacio.

También una aparentemente inofensiva serie de humor como Los hombres de Paco (Antena 3) molestó a muchos televidentes. «En un capítulo, la ex pareja de una chica la secuestra porque no quiere hablar con él (se referían a Lucas y a Sara). La mete en el maletero por la fuerza, la lleva a un campo y la mujer intenta escapar. Cuando ella habla en la comisaría con una agente esta le dice que debe perdonar a su ex pareja, lo que refuerza el ciclo de la violencia de género», advierten desde el Instituto de la Mujer.

Ninguna gracia les ha hecho tampoco Escenas de matrimonio (Telecinco), donde «se muestra a la mujer en la mayoría de los casos como el origen de la infelicidad del hombre».