El fallo de los procesadores afecta a pecés, tabletas y teléfonos a escala mundial

Los expertos aseguran que es uno de los peores errores informáticos jamás encontrados


redacción / la voz

Un grave fallo de seguridad informática, que para algunos podría ser el mayor ocurrido jamás, afecta a casi todos los ordenadores, tabletas y teléfonos inteligentes con diez o quince años de antigüedad, así como a los sistemas de computación en la nube. Intel, una de las principales marcas mundiales de procesadores, reconoce que los aparatos informáticos que llevan integrados sus microchips sufren una vulnerabilidad a través de la cual es posible que los delincuentes accedan a «datos confidenciales» de aquellos terminales donde están instalados. Pero no es la única. También los procesadores de ARM y AMD presentan esta vulnerabilidad, que afecta a millones de aparatos en todo el mundo.

La polémica se desató después de que una revista británica especializada en tecnología, The Register, publicase esta semana que se había identificado un defecto de seguridad en los microchips de Intel que deja expuestas a las computadoras con sistemas operativos como Windows, Mac y Linux.

Un grupo de expertos de seguridad de Project Zero, de Google, descubrió dos fallos que permiten acceder a zonas de la memoria de los dispositivos supuestamente protegidas. Uno de ellos ha sido denominado Meltdown, que afecta exclusivamente a procesadores Intel. Según Daniel Gruss, uno de los investigadores de la Universidad de Tecnología de Graz que lo descubrió, este es «uno de los peores errores de la CPU jamás encontrados».

Linux y Windows ya trabajan en proporcionar actualizaciones para solucionar esta vulnerabilidad, si bien se sospecha que los parches podrían afectar al rendimiento de los aparatos.

El segundo es Spectre, que afecta a Intel, ARM y AMD. Los expertos aseguran que aprovechar este fallo para acceder a los datos de un dispositivo resultaría más complejo, pero también su reparación será más difícil. No se conocen por el momento ataques llevados a cabo gracias a estos fallos, que comprometen a casi todos los aparatos electrónicos actuales.

El procesador es el cerebro de las computadoras. Todos los programas deben confiar en él, pero debido a este fallo, este puede conducir a los atacantes hacia un botín de datos. Algunos chips no pueden protegerse de los ataques, por lo que el problema solo se solucionaría sustituyéndolos.

Desde hace décadas se diseñan los procesadores para que sean cada vez más rápidos. Para ello se ideó la «ejecución especulativa», por la cual los chips acceden con antelación a determinada información que podrían necesitar más tarde en un intento de acelerar los pasos. Ahora se ha descubierto que este proceso podría ser manipulado.

Error descubierto en junio

Aunque se ha conocido ahora, el fallo de seguridad fue descubierto el pasado mes de junio y se alertó a las empresas para que tuvieran tiempo para desarrollar una solución. Google, Microsoft y Amazon aseguraron sus servicios en la nube. Según algunas fuentes, el problema salió a la luz antes de lo previsto. El sector tenía planeado hacerlo público el próximo día 9, pero la elevada actividad de actualizaciones en los últimos días llamó la atención e hizo circular los rumores sobre un problema en los procesadores de Intel.

La compañía, que ayer sufrió una caída en bolsa del 3 % tras la noticia, rechaza que los parches para solucionar el problema vayan a ralentizar los sistemas operativos. El pasado 29 de noviembre, Brian Krzanic, CEO de Intel, vendió la mayoría de sus participaciones en la compañía, antes de que se conociese el fallo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El fallo de los procesadores afecta a pecés, tabletas y teléfonos a escala mundial