Patrocinado por

La pesca nos impide ver el mar

Uxio Labarta
Uxío Labarta CODEX FLORIAE

ACUICULTURA

CARMELA QUEIJEIRO

18 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Del millón de toneladas que se mueven en los muelles, lonjas y naves frigoríficas de Galicia, 650.000 llegan de los mares de lejos y apenas 150.000 de la pesca fresca y no solo del mar peninsular. Otras 250.000 son de cultivo de mejillón y otra acuicultura de rodaballo, lenguado y trucha.

En 1981 se celebró en Lanzarote el primer Congreso de Cultivos Marinos, origen del Plan de I+D de Acuicultura. En el año 2000, la producción mundial de organismos acuáticos, marinos y de agua dulce alcanzaba los 130 millones de toneladas, de las que tres cuartas partes provenían de la pesca extractiva y el otro 25 % de la acuicultura. Veinte años después, la producción acuática se incrementó casi un 40 %, hasta alcanzar los 179 millones de toneladas, contribuyendo a ellas la acuicultura con el 45 % del total.

Si entonces la acuicultura era una alternativa complementaria a la pesca, en opinión de las patronales pesqueras y la mayoría de científicos y técnicos, otros recursos siguen hoy siendo ignorados u obviados en nuestra comprensión del mar. Un mar que consiguió imaginar Julio Verne, con el Capitán Nemo y el optimismo del profesor Aronnax, en 1871. No se explica si no la ausencia de nuestras autoridades del mar, salvo suprema y desacostumbrada discreción mediática, en la segunda Conferencia de los Océanos de la ONU, celebrada en junio en Lisboa con la asistencia de más de siete mil expertos y políticos de 142 países.