Patrocinado por

Melgachos, piardas y otros productos que se venden en las lonjas por menos de un euro el kilo

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

SOMOS MAR

JUAN JOSE HERNANDEZ

De la quincena de especies que forman este listado, la mayoría tienen una presencia casi anecdótica en el muestrario de las radas arousanas

10 ene 2022 . Actualizado a las 22:47 h.

Gracias a la serie Mareas Vivas, muchos gallegos han oído hablar del melgacho. Este pez, con forma de pequeño tiburón, daba nombre a uno de los personajes más carismáticos de aquella ficción ambientada en un pueblo con mar. Sin embargo, no es fácil tropezarse con un melgacho en los mercados de Arousa. Esta especie, de piel extraordinariamente dura, no tiene apenas tirón comercial. Vean la muestra: el año pasado, este producto se subastó en la lonja de O Grove a un precio medio de 0,74 euros. En Cambados, la otra sala de ventas con abundantes y variadas especies de pescado, el valor medio fue de 0,47. La flota meca llevó a tierra algo más de 2.000 kilos de este producto; la cambadesa, apenas 460. Está claro que no es una especie objetivo porque, objetivamente, no compensa.

El melgacho no es el único habitante de los mares que puede despreocuparse de la faena de nuestra flota de bajura. Hay otras especies que tampoco parecen concitar el interés comercial. En algunos casos son como la cara B de especies que sí resultan atractivas para quienes viven de la pesca. La bacarola y la xarda pintada, por ejemplo, son animales parecidos a la caballa, aunque ni la calidad de su carne ni su sabor no son tan semejantes. Los primeros se pescan mucho menos y se venden en un arco de precios que oscila entre los 0,11 y los 6,90 euros. El precio medio, sin embargo, no pasa de los 44 céntimos el kilo para la bacoreta y 0,41 y 0,46 para la xarda pintada.

El mújel es una especie que tampoco tiene demasiado predicamento en Arousa. Su presencia en zonas portuarias hace que se asocie este pescado con un producto de mala calidad, aunque aseguran quienes han probado ejemplares capturados aguas adentro que su carne resulta sabrosa. No lo suficiente: en la lonja de Cambados se subastaron 411 kilos de mújel dorado a un precio medio de 0,69 euros. «Hai moitas especies que non se venden por quilo, senón por lote», explica el responsable de la sala de subastas. Y eso hace que, aunque en la lonja no se acepten operaciones por menos de un euro, el kilo pueda quedar en ocasiones por debajo de esa cantidad.

La boga es un pescado muy parecido al mújel del que el pasado año se subastaron 18.600 kilos en Cambados. El precio medio fue de 0,33 euros. En O la lonja de O Grove, las capturas de esta especie fueron mucho menores —235 kilos— y el precio muy similar, aunque en estos casos cada céntimo parece contar doble: 0,38.

La piarda, como el melgacho, es una especie de nombre sonoro. Un pescado que, además, tiene sus adeptos. Y sin embargo, sus números no lo reflejan, al menos en O Grove. En O Corgo, el año pasado se vendieron 770 kilos de este producto, pequeño y muy adecuado para las frituras. Su precio medio fue de 71 céntimos. También en Cambados la piarda es un pescado modesto, aunque aquí de él se capturaron casi 4.500 kilos que se vendieron a unos precios que oscilaron entre los 0,25 y los 3,04 euros. La cotización media, fue de 1,56 lo que introduce a la piarda cambadesa en un escalón superior al del resto de especies que estamos examinando.

La saboga, el escarpón, el bolo blanco, la aguja o la corvina real son otras especies que no destacan en nuestras lonjas ni por su abundancia —su presencia es más bien anecdótica— ni por su precio. Lo mismo ocurre con el cangrejo común, del que en Cambados se subastaron 5.200 kilos a un precio medio de 0,52; o el berberecho rabioso, que ni siquiera en su cotización máxima llegó al euro (0,87 fue su precio máximo). El listado de especies que se quedan por debajo del euro por kilo lo completan varios tipos de algas, un producto que compensa esas bajas cotizaciones con las cantidades que se extraen.