Patrocinado por

¿Sabes por qué fue tan importante la victoria en la batalla de Lepanto?

museo naval FERROL

SOMOS MAR

Ven al Museo Naval de Ferrol y te contamos más cosas

03 oct 2021 . Actualizado a las 09:18 h.

Este año se conmemora el 450 Aniversario de la Batalla de Lepanto (1571-2021), uno de los grandes combates con influencia decisiva en la Historia Universal y, también, por qué no decirlo, victoria trascendental de las armadas europeas para la conservación de la cultura judeocristiana de Europa y por tanto de la civilización occidental.

Como ya comentamos en ocasiones anteriores, la celebérrima Batalla de Lepanto -ocurrida el 7 de octubre de 1571-, es conocida por este nombre porque tuvo lugar cerca de la ciudad griega de Náfpaktos (en italiano Lepanto), en el actual golfo de Corinto. Considerada por los historiadores como la mayor batalla naval de la edad moderna, enfrentó a dos grandes armadas y demostró la superioridad de la artillería europea sobre las fuerzas del Imperio otomano (Selim II), dominante a la sazón en gran parte del Mar Mediterráneo, tras sucumbir el Imperio Bizantino. En la misma tomaron parte más de 400 galeras y aproximadamente 170.000 hombres.

Pero, ¿por qué se llegó semejante combate? Durante siglos, los turcos otomanos representaban una seria amenaza para la cristiandad y, avanzado el siglo XVI, su fuerza en el Mediterráneo y sus incursiones en Europa -hasta las mismas puertas de Viena-, llevó a varias potencias cristianas a formar una gran coalición frente a ellos, que se llamó «Liga Santa», integrada por España, los Estados Pontificios (el Papa), las Repúblicas de Venecia y Génova, el Ducado de Saboya y la Orden de Malta. Se tomó la decisión de formar una gran expedición naval para destruir la poderosa flota turca comandada por Alí Bajá, yendo a su encuentro en Lepanto. Al mando de don Juan de Austria, y de otros generales de prestigio como Álvaro de Bazán, Doria, Leiva, Requesens o Farnesio, una vez avistadas las dos armadas rivales en el golfo de Lepanto, se lanzaron al abordaje, lográndose la victoria por la armada cristiana, que llegó a apresar 167 naves enemigas, destruyeron otras 60, libertando a más de 13.000 cristianos (condenados al remo en las embarcaciones turcas), y sufriendo en cambio la pérdida de 17 galeras y alrededor de 1.700 hombres.