Patrocinado por

¿Quién fue Luisa Pérez-Soba y Baró, la primera ingeniera agrónoma de Galicia?

Xosé María Palacios Muruais
XOSÉ MARÍA PALACIOS LUGO / LA VOZ

FORESTAL

Tarjeta universitaria de Luisa Pérez-Soba
Tarjeta universitaria de Luisa Pérez-Soba

Era coruñesa, estudió en Madrid y su figura es ensalzada por dos profesoras del campus de Lugo

11 mar 2021 . Actualizado a las 11:12 h.

Luisa Pérez-Soba y Baró (1930-2021) fue coruñesa, ingeniera agrónoma y pionera. Aunque nacida en Burgos, vino a Galicia con pocos meses por el destino profesional de su padre, militar. Estudió en las Josefinas, y luego, como alumna interna, en Marín. Marchó a estudiar a Madrid, en donde cursó la carrera de ingeniería. La especialidad que eligió estaba, como muchas otras de hace décadas, presidida por la mayoría de alumnos varones: solo otra mujer la acompañó en su promoción, formada por 68 estudiantes. Su promoción hacía el número 99 de las formadas en España en esa especialidad, y hasta unas 20 antes, en la promoción número 78, no había aparecido ninguna alumna. 

De vuelta en Galicia tras acabar los estudios (año 1959), inició en A Coruña ciudad una carrera en la administración que desarrolló hasta su jubilación. Fue, por ejemplo, jefa provincial del servicio de industrias y comercialización agroalimentaria y delegada provincial en funciones de la Consellería de Agricultura. También participó en la creación del Colexio Oficial de Enxeñeiros Agrónomos de Galicia, del que fue secretaria entre 1962 y 1975.

El perfil de Luisa Pérez-Soba ha saltado al primer plano de la actualidad en Lugo ciudad. Dos profesoras del campus lucense, Isabel Fernández y Esther Gómez, han estudiado su figura, elegida para ser recordada este jueves en la entrega de premios del Concurso de Traballos Fin de Grao sobre Enxeñaría e Muller Rural, que convoca la Escola Politécnica Superior de Lugo (USC). Fernández, profesora ad honorem y catedrática de Química Inorgánica en el campus lucense, destaca que Pérez-Soba fue una mujer entregada a su trabajo, con implicación en proyectos y en actividades. Además de ese detalle, en su trayectoria académica y profesional sobresale su presencia en un mundo entonces dominado por hombres. «Foi realmente unha pioneira», dice Fernández, que ha estudiado la figura de otras mujeres que rompieron moldes en su época.

«O mundo vai mellorando; aínda nos queda, sen ningunha dúbida», sostiene Fernández. Esta profesora lucense desvela que Pérez-Soba no solo fue un ejemplo por abrirse paso en un mundo académico y profesional muy masculino. Su figura acabó influyendo, pues, desvela Fernández, una mujer de la familia de Pérez-Soba, más joven que ella, estudió Económicas, carrera que entonces tampoco tenía muchas alumnas. «As mulleres podemos ser o que queiramos ser», proclama Fernández.