Patrocinado por

Alerta en A Capelada, en Cedeira, por los ataques del lobo a los potros

ANA F. CUBA CEDEIRA / LA VOZ

SOMOS AGRO

Un potro muerto por el ataque del lobo en la sierra de A Capelada, como denuncian los vecinos
Un potro muerto por el ataque del lobo en la sierra de A Capelada, como denuncian los vecinos

Los ganaderos advierten del riesgo de desaparición del caballo gallego de monte, pieza clave para prevenir los incendios en la sierra, si no se controla la población

03 sep 2021 . Actualizado a las 23:35 h.

«Nin os meus avós nin os avós dos meus avós acordaban o lobo na Capelada, nin tiñan escoitado falar del nesta zona», asegura Ismael Durán, ganadero y presidente de la Asociación Ecuestre A Crina, de Cedeira. Hace menos de una década que empezó a intuirse la presencia del lobo por esta sierra, y en el último lustro se ha evidenciado por los ataques a los potros y, en menor medida, a los terneros. «Medio Ambiente recoñece que hai nove exemplares adultos de lobo, e iso, nunha superficie coma esta [unhas dez mil hectáreas de monte comunal], é unha densidade insoportable, fóra de toda lóxica ou límite, e moi por riba do que ocorre noutros países europeos. E vanse multiplicar», sostiene Durán.

Los ataques son frecuentes, «e non hai forma de criar un poldro para substituír ás eguas e aos cabalos que van morrendo por lei de vida, ou porque os matan tamén a eles cando os ven tocados, no inverno», lamenta Durán. Alerta del riesgo de desaparición del caballo gallego de monte: «Se de cada cen poldros mata cinco pode pasar, pero se de cada cen mata noventa, non pode ser. Xa é raro que se salve algún». Otro vecino de la zona, con unas cien cabezas de ganado, este año ha perdido 30 crías. «E as que salvou foi porque as puxo a refuxio nalgún pasto pegado á casa, pero iso non sempre se pode facer», explica. Denuncia que, de seguir así, sin que la Administración tome medidas, en diez años correrá riesgo de extinguirse el caballo gallego de monte de A Capelada: «Se de cada cen eguas se salvan dúas ou tres poldras, pouco van durar...».

Y no se trata solo de una cuestión económica que se palíe con una indemnización por la muerte de las reses (alguna desaparece y ni siquiera da pie a recibir la ayuda), sino de un problema medioambiental de gran calado, puesto que estos animales mantienen limpia la sierra, lo que los convierte en el mejor cortafuegos. «Comen o toxo e a braña, que é altamente incendiaria, unha bomba de reloxería para o lume no verán», subraya Durán.