Así era el «Pampaphoneus biccai», el depredador sanguinario que campaba en Sudamérica antes de los dinosaurios

La Voz MADRID / EUROPA PRESS

SOCIEDAD

Reconstrucción artística del aspecto que tendría el «Pampaphoneus biccai»
Reconstrucción artística del aspecto que tendría el «Pampaphoneus biccai» MÁRCIO CASTRO | EUROPAPRESS

Investigadores han descubierto en Brasil un fósil especialmente bien conservado que arroja mucha información

12 sep 2023 . Actualizado a las 14:12 h.

Cuarenta millones de años antes del reino de los dinosaurios, Pampaphoneus biccai dominaba América del Sur como el carnívoro más grande y sanguinario de su tiempo.

En un nuevo estudio publicado en el Zoological Journal of the Linnean Society, un equipo internacional de investigadores revela el sorprendente descubrimiento de esta especie fósil exquisitamente conservada de 265 millones de años de antigüedad, encontrada en la zona rural de São Gabriel, al sur de Brasil.

El fósil incluye un cráneo completo y algunos huesos esqueléticos, como costillas y huesos de los brazos. Pampaphoneus, que pertenece al clado de los primeros terápsidos llamados dinocéfalos, vivió justo antes del mayor evento de extinción en la historia de la Tierra que eliminó el 86 % de todas las especies animales en todo el mundo.

Antes de la extinción, los dinocéfalos eran uno de los principales grupos de grandes animales terrestres que prosperaban en la tierra. Eran criaturas de tamaño mediano a grande con representantes tanto carnívoros como herbívoros. Los dinocéfalos tenían huesos craneales gruesos, lo que dio lugar al nombre del grupo, que se traduce como «cabeza terrible» en griego. Si bien son muy conocidos en Sudáfrica y Rusia, estos animales son raros en otras partes del mundo. Pampaphoneus biccai es la única especie conocida en Brasil.

«El fósil fue encontrado en rocas del Pérmico medio, en una zona donde los huesos no son tan comunes, pero siempre guardan agradables sorpresas», dijo el autor principal Mateus A. Costa Santos, estudiante de posgrado en el Laboratorio de Paleontología de la Universidad Federal de Pampa (UNIPAMPA). «Encontrar un nuevo cráneo de Pampaphoneus después de tanto tiempo fue extremadamente importante para aumentar nuestro conocimiento sobre el animal, que antes era difícil de diferenciar de sus parientes rusos».

«Este animal era una bestia de aspecto retorcido, y debe haber evocado puro miedo en cualquier cosa que se cruzara en su camino», dijo la coautora Stephanie Pierce, del Museo de Zoología Comparada de Harvard. «Su descubrimiento es clave para vislumbrar la estructura comunitaria de los ecosistemas terrestres justo antes de la mayor extinción masiva de todos los tiempos. Un hallazgo espectacular que demuestra la importancia global del registro fósil de Brasil».

El nuevo espécimen es solo el segundo cráneo de Pampaphoneus descubierto en América del Sur. También es de mayor tamaño que el primero y aporta información sin precedentes sobre su morfología debido a la excepcional conservación de sus huesos.

«Pampaphoneus desempeñó el mismo papel ecológico que los grandes felinos modernos», dijo el coautor y profesor de UNIPAMPA Felipe Pinheiro. «Era el depredador terrestre más grande que conocemos del Pérmico en América del Sur. El animal tenía dientes caninos grandes y afilados adaptados para capturar presas. Su dentición y su arquitectura craneal sugieren que su mordida era lo suficientemente fuerte como para masticar huesos, al igual que las hienas modernas».

Aunque el cráneo de Pampaphoneus es el más grande jamás encontrado intacto, con casi 40 cm, la investigación sugiere que un fósil no identificado previamente representa un tercer individuo potencial que era hasta dos veces más grande que el nuevo hallazgo. Si bien a este último sólo se le conoce por un fragmento de su mandíbula, sí que tiene características suficientes para identificarlo como Pampaphoneus.

Los investigadores estiman que los individuos más grandes de Pampaphoneus podrían alcanzar casi tres metros de largo y pesar alrededor de 400 kg. Era un hábil depredador capaz de alimentarse de animales de tamaño pequeño a mediano. En la misma localidad donde se encontró el fósil también se han identificado algunas de sus presas potenciales, como el pequeño dicinodonte Rastodon y el anfibio gigante Konzhukovia.