«Tu dieta puede salvar el planeta», un libro para quien quiere comer con conciencia

Javier González Sobrado
javier g. sobrado REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Su autor, Aitor Sánchez, es nutricionista y tecnólogo alimentario
Su autor, Aitor Sánchez, es nutricionista y tecnólogo alimentario

La última obra de Aitor Sánchez aúna nutrición y sostenibilidad

15 ago 2021 . Actualizado a las 09:29 h.

Mi dieta cojea y Mi dieta ya no cojea han sido dos de los best-sellers más reseñables en cuanto a literatura sobre nutrición que se haya vendido y se venda en España. Su autor, Aitor Sánchez, entiende su oficio, el de nutricionista -aunque también es tecnólogo alimentario-, como una de las acepciones que la RAE ofrece sobre dicha disciplina: Aquella que estudia la relación entre alimentación y salud. Y como él mismo especifica en Tu dieta puede salvar el planeta -que vio la luz el pasado mayo-, la salud, a todos los niveles, debe contemplar el que una persona se sienta cómoda con su modelo de consumo. «La salud de la humanidad no se puede separar de la salud del planeta», rezan sus palabras en el texto.

 Tu dieta puede salvar el planeta es un libro que parte de la siguiente premisa: El ser humano está destruyendo el planeta, y la alimentación está siendo una de sus armas. Con ello, establece lazos entre lo que comemos y el  cambio climático, en ambas direcciones. El impacto de producir alimentos es, de hecho, el segundo capítulo de este libro, y en él el autor hace hincapié en la necesidad, asegura, de reducir el consumo de carne para minimizar la huella ecológica. Sobre este tema vuelve en varias ocasiones a lo largo de las páginas, explicando y opinando sobre la dualidad entre la ganadería intensiva y extensiva, y poniendo de manifiesto que, aunque esta última comporte numerosas ventajas a varios niveles, el modo de producción no importa tanto como el hecho de reducir el consumo.

El desperdicio de alimentos -del cual apunta, un porcentaje elevadísimo ocurre en el hogar- y el envasado de los mismos son otros de los elementos relativos al proceso de nutrición humano cuya modificación, opina Sánchez, debe cambiar. Además, durante todo un capítulo, el autor sobrevuela la casuística de los monocultivos y se detiene sobre uno de los más polémicos y sonados: el aceite de palma. Cuando en el 2017 este óleo de origen vegetal se enfrentó a todo un escándalo mediático a causa del enorme impacto medioambiental que provoca -incluida la puesta en peligro de varias especies animales-, desde la industria se aseguró que era un producto «insustituible». Pero Aitor Sánchez es claro y regio en su libro, la linaza, la colza o los aceites de oliva o maíz podrían ocupar perfectamente su lugar, pero «no a unos precios tan absurdamente económicos», expone el autor. Este ensayo sobre la más amplia acepción de alimentación saludable, no se va a la contraportada sin dejar de rayar en temas de estantería del supermercado, como cuál es la real vigencia como alternativa de alimentación saludable y sostenible de los llamados productos «bio» o el significado real -y liberado de prejuicios impostados- de los alimentos transgénicos.