Así serán los conciertos este verano: hasta 10.000 asistentes y se permite comer y beber, pero no fumar ni bailar agarrado

Tamara Montero
tamara montero SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

ALBERT GEA

Se establecen dos formatos: conciertos de menos de 5.000 asistentes de pie y hasta 10.000 espectadores sentados. La situación epidemiológica de Galicia y de cada concello marcará si se pueden o no realizar y con cuánto público

11 jun 2021 . Actualizado a las 14:03 h.

La situación epidemiológica en Galicia es mucho mejor que cuando se presentó el avance del protocolo de eventos al aire libre (sin carpas salvo las necesarias para los escenarios) para este verano. Por eso, las consellerías de Cultura, Sanidade, Vicepresidencia y el sector han actualizado las normas que regirán para los espectáculos musicales, que mantienen las medidas preventivas de higiene de manos, distancia y mascarilla en todo momento.

Las agrupaciones de personas quedarán acotadas a lo que determine la normativa vigente en cada momento, la venta de entradas será por adelantado y habrá un registro de asistentes. Además, se habilitará un área específica para personas que presenten sintomatología compatible con el covid-19.

El conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, ha calificado como «paso moi significativo» esta actualización del protocolo, una normativa que fue definida como «factible e adaptada á situación de hoxe» por el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña. 

El director xeral de Emerxencias e Interior, Santiago Villanueva, aprovechó su intervención para, en consonancia con los dos conselleiros, lanzar un mensaje de prudencia y de moderado optimismo ante la caída de la transmisión del coronavirus en Galicia. El protocolo sigue siendo flexible y si la situación sigue mejorando podrían seguir relajándose las restricciones. De momento, así serán los conciertos este verano en Galicia.

Dos formatos y dos aforos

La base sobre la que pivota el protocolo es que habrá dos formatos diferenciados, lo que lleva también a un número máximo de asistentes. Los espectáculos podrán ser con público sentado o con público de pie. Para los primeros se establece un tope de 10.000 asistentes y para los segundos de hasta 5.000. Así que si un espectáculo prevé por ejemplo 2.000 espectadores, podrá elegir si están de pie o sentados, pero si se establece que asistirán 6.000 personas, solo podrá llevarse a cabo si el público esta sentado.

Además, se permiten modalidades mixtas, en las que convivan espectadores sentados y de pie, pero en este caso no se podrá superar el aforo máximo decretado para los espectáculos con público de pie. Por ejemplo, en un concierto de 3.000 asistentes, podría combinarse una parte con público de pie y otra con público sentado, pero si hay 8.000 asistentes, solo se podrá celebrar con el público sentado.

Se permite la comida y la bebida

Es, junto con un incremento de los aforos, la principal novedad del protocolo. Se permitirá el consumo de bebidas y alimentos aunque también será diferenciado dependiendo del formato de espectáculo que se organice. Si el público está de pie, se establecerá una zona diferenciada para la venta y el consumo de comida y bebida, y solo se podrá realizar en esa zona.

En cambio, si se trata de un espectáculo con público sentado, se podrá consumir en esos espacios acotados para tal efecto, pero de forma excepcional se podrá consumir sentados a través de un servicio itinerante a los asistentes, siempre y cuando se garantice la separación entre los distintos grupos.

Fumar estará prohibido

Se podrán consumir bebidas y alimentos, pero fumar estará prohibido en la zona de público. Tampoco se podrá hacer uso de cigarrillos electrónicos.

Se podrá bailar, pero sin contacto físico

En los espectáculos en los que el público pueda estar de pie se permitirá bailar, pero siempre con mascarilla y sin contacto físico (a excepción de convivientes). En el caso de los espectáculos de público sentado, tan solo se podrá levantarse de la silla para lo imprescindible, como ir al cuarto de baño o adquirir consumiciones. 

Habrá un máximo de asistentes según la situación epidemiológica

El protocolo maneja dos indicadores principales, que son la incidencia acumulada en el conjunto de Galicia y el nivel de restricciones en el que esté el concello. 

Este tipo de eventos se podrán llevar a acabo solo en municipios en nivel medio o medio-bajo. Si el espectáculo es con público sentado, se podrá llevar a cabo siempre y cuando las tasas de incidencia a siete y 14 días estén por debajo de 125 y 250 casos, respectivamente.

El el caso de espectáculos con público de pie, solo se podrá llevar a cabo en concellos en nivel medio-bajo y siempre y cuando las tasas de transmisión no superen los 75 y 150 casos por cien mil habitantes a siete y 14 días.  

Los conciertos de hasta 5.000 y 10.000 personas se podrán organizar si la incidencia acumulada no supera el umbral a 14 días de 25 casos por cien mil habitantes. A partir de ahí, los aforos se reducen. Si la incidencia acumulada está entre 25 y 75 casos por cien mil, podrá haber hasta 2.000 personas de pie y 5.000 en el caso de espectáculos con público sentado.

Si en cambio la incidencia es de entre 75 y 150 casos los conciertos con público de pie solo podrán tener mil asistentes y en el caso de los espectáculos con público sentado el aforo se reduce a 2.500 personas. 

Como ocurre con el mapa de restricciones por niveles, las situaciones son evaluadas en su conjunto por Saúde Pública, que tiene en cuenta una serie de indicadores, no solo las tasas de incidencia, y que tomará decisiones en función de las situaciones concretas. De hecho, el protocolo establece que si la tasa de transmisión supera los 150 casos por cien mil hay que pedir autorización a Saúde Pública en el caso de los espectáculos con público sentado y por encima de 250 casos por cien mil a 14 días no se podrá celebrar ningún evento de estas características.

Acotada la ocupación del recinto

Además de un número máximo de asistentes, el protocolo establece aforos máximos. En el caso de los conciertos con público sentado, se permitirá una ocupación de hasta el 50 % de la superficie útil del recinto. En el caso de que el público esté de pie, solo se podrá usar el 33 % de la superficie útil. 

La ratio que se calcula es de aproximadamente tres metros cuadrados por cada persona asistente en los espectáculos de pie. En el caso de los de público sentado se debe mantener el espacio de un metro en todas las direcciones entre grupos de convivencia si no se come ni se bebe en el área de público. Si se permite el consumo sentados en esa zona la separación deberá ser de 1,5 metros entre grupos.

El público se dividirá por secciones

Además de establecer asistentes máximos según la situación epidemiológica y de marcar máximos de ocupación de los recintos, el público deberá estar divido en secciones diferenciadas sin contacto entre sí. Si el concierto es con público sentado, las secciones serán de un máximo de mil asistentes. Un ejemplo: un concierto de 7.000 personas debería tener siete secciones diferenciadas, con mil espectadores cada una.

Si el concierto es con público de pie, las secciones separadas serán de un máximo de 500 espectadores. Un concierto de 5.000 personas debería tener diez secciones separadas.

Cada sección debe tener circuitos de entrada y salida separados y servicios específicos diferenciados, como cuartos de baño y las zonas de consumo de comida y bebida.

El registro de asistentes se guardará tres meses

Las personas que acudan a los espectáculos musicales deberán proporcionar su nombre, DNI y número de contacto. Si el espectáculo es de pie, también se proporcionará el sector en el que se localice cada persona. Si es sentado, se registrará su localización también por ejemplo mediante el número de entrada. 

Los datos para la localización del público deberán ser guardados tres meses.

«Este verán vai haber restricións», adelanta Feijoo

El Consello de la Xunta ya ha empezado a trabajar en el nuevo marco de limitaciones que regirá en Galicia y que esperan que entre en vigor el 19 de junio, pero el presidente recuerda que «hai pandemia»

«Non é posible dende unha administracion responsable dicir que o do 2021 será un verán normal». Así de contundente se ha mostrado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, sobre cómo serán las vacaciones en Galicia: «Este verán vai haber restricións». 

Las habrá, si todo evoluciona favorablemente, dentro de un nuevo marco de limitaciones en el que ya ha empezado a trabajar el Consello de la Xunta y que el presidente espera que se pueda presentar ante el comité clínico en la reunión del próximo martes para que entre en vigor el sábado 19 de junio.

Sin embargo, se trata de un trabajo importante, porque prácticamente todas las consellerías tienen algún tipo de afectación derivada de la crisis del covid-19 y porque además hay que hacer un expurgo de todas las disposiciones y evaluar actividades específicas como los parques acuáticos o los de bolas, por ejemplo. En definitiva, «un universo de medidas que temos que reorientar para que resulten correctas e proporcionadas e dean seguridade xurídica unha vez redactadas, dictadas e postas en vigor».

Feijoo ha vuelto a lanzar un mensaje de prudencia a la población, porque aunque la incidencia acumulada de Galicia sea más o menos la mitad de la media de España y tenga la ocupación uci por covid-19 más baja de todas las comunidades, «hai pandemia» y se siguen produciendo contagios diariamente.

Hay que esperar a ver el impacto real de las medidas de apertura que entran en vigor este fin de semana, porque cabe la posibilidad de que se produzcan repuntes en la transmisión tras dejar sin efecto las limitaciones a las reuniones, salvo en la hostelería.

La relajación de esta restricción obedece a que epidemiológicamente, a la vista de los datos actuales, es imposible justificar seguir manteniendo una limitación de derechos fundamentales, pero el presidente de la Xunta ha insistido en que la recomendación es que durante los próximos meses se eviten en la medida de lo posible las reuniones, porque la interacción social es la principal vía de contagio del coronavirus

El presidente se ha dirigido directamente a los jóvenes que están terminando los exámenes de acceso a la universidad para pedirles máxima prudencia en las vacaciones de verano y así evitar brotes. El virus «segue infectando» y solo ayer se produjeron cerca de 80 nuevos contagios. Una tasa de positividad del 1,8 % (la media en la que se encuentra ahora Galicia) significa que de cada cien pruebas, dos personas son diagnosticadas con covid-19.

«Estamos dentro dos parámetros de epidemia controlada, pero non teño nada claro que as decisións que adoptamos non poidan producir un incremento de casos» ha admitido el presidente de la Xunta. Quizá no se produzcan repuntes como en los picos de las tres olas, pero quizá ocurra que la positividad pase del 1,8 % actual al 3 %, por ejemplo.

El anuncio de que este verano seguirá habiendo restricciones para combatir la crisis sanitaria del coronavirus llega el día después de que el Ministerio de Sanidad diese marcha atrás en la normativa de restricciones. Feijoo ha agradecido la «rectificación» por parte del Gobierno central pero ha lamentado que la situación se tensase hasta el punto de tener que acudir a la Justicia.

En cualquier caso, de la reunión del consejo interterritorial de este miércoles ha salido una «cogobernanza real» y un acuerdo «pacífico, tranquilo e tan elemental como que as medidas teñen que ser proporcionais á situación epidemiolóxica», una de las principales reivindicaciones de la Xunta.

Mientras tanto, Sanidade continuará trabajando «co manual co que levamos ano e pico», en el que las medidas de lucha contra la pandemia se toman en consenso con el comité clínico. Ahora, una vez  «ratificada a capacidade estatutaria de Galicia de fixar medidas de saúde pública contra a pandemia», la Xunta está trabajando ya en la redacción de la orden de nuevas restricciones que entrará en vigor este fin de semana. 

 

Sanidad deja la hostelería y el ocio nocturno en manos de las comunidades

María Viñas

El Gobierno se echará finalmente a un lado en la gestión de la desescalada y aportará solo recomendaciones, nada de normas obligatorias. Tras el espaldarazo de la Audiencia Nacional a Isabel Díaz Ayuso -el tribunal frenó la aplicación en Madrid del acuerdo de restricciones a la hostelería y al ocio nocturno que salió del consejo interterritorial del 2 de junio, publicado el sábado en el BOE-, el Ministerio de Sanidad se puso de nuevo en contacto con los consejeros del ramo y redactó un nuevo protocolo del que llegó a haber incluso dos borradores: uno inicial, que suprimía las limitaciones a la hostelería, y el que definitivamente se consensuó este miércoles, que renunciaba a establecer cualquier tipo de corsé, también a los locales de ocio nocturno, los espacios que más preocupaban en Moncloa. En la práctica, las restricciones tanto a los bares como a los restaurantes, a los pubs, a las discotecas y a los eventos multitudinarios quedan en manos de los ejecutivos autonómicos.

Seguir leyendo