Las vacunas previstas permiten la inmunidad en verano, las recibidas cada día la alejan más

El envío de AstraZeneca esperado para ayer no llegó y Galicia tiene menos de 170.000 dosis para toda la semana

Vacunación en el Hospital Arquitecto Marcide de Ferrol
Vacunación en el Hospital Arquitecto Marcide de Ferrol

Redacción / la voz

La campaña de vacunación contra el covid-19 en Europa, y por extensión en España y en Galicia, vive en dos realidades paralelas. Por un lado están las previsiones, las promesas e incluso los contratos firmados con las farmacéuticas, que si son más que suficientes para alcanzar el 70 % de vacunados de aquí a finales de verano. Incluso para celebrar el Día Nacional de Francia, que es el 14 de julio, con la inmunidad de grupo, como dijo el optimista comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, o para que el 80 % de los mayores de 80 estén vacunados en dos semanas, como repitió ayer el Gobierno. Por el otro está el mundo real, en el que ayer no llegó ni una sola dosis de AstraZeneca y en el portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, Lorenzo Armenteros, dice que a este ritmo y sobrecargando aún más atención primaria la inmunidad de rebaño llegará en verano, pero del 2.022.

Las 69.129.990 dosis compradas por España -llama la atención que aún no figure el contrato de los 5,5 millones de Janssen que empezarán a llegar el próximo día 19 de abril- son más que suficientes para inmunizar a los 33,1 millones de personas necesarias para llegar a ese 70 % de la población. El problema es que solo han llegado 8,5 millones y cada vez que se habla de un trimestre, la realidad es que las entregas del primer mes son testimoniales, en el segundo crecen algo, el grueso llega en el tercero y con la única que se puede contar de manera estable es con Pfizer, porque Moderna va a cuentagotas, AstraZeneca acumula incumplimientos y cuando Janssen sirva su primer vial habrá pasado mes y medio desde su aprobación en Europa.

La UE sirvió 14 millones de dosis en enero, 20 en febrero y cuenta con acabar este mes con otras 60. Para abril promete 100 millones y para marzo 120, con lo que a poco que se mantenga el ritmo en junio -la previsión es que crezca mucho incluso con nuevas fórmulas como las de Novavax y Curevac- parecen creíbles los entre 300 y 350 millones comprometidos por la presidenta de la Comisión Europea para el segundo trimestre.

A España le tocarían un mínimo de 30 millones, que sumadas a los 8,5 recibidas y sin contar siquiera los 3,2 millones de personas que ya pasaron la enfermedad, darían para inmunizar a 22,5 millones de ciudadanos, ya que casi una de cada cuatro son de Janssen y se administran con una sola dosis. Quedaría, por tanto, todo julio, agosto y parte de septiembre para alcanzar los otros once millones de personas.

Sin embargo, lo que realmente hay ahora mismo sobre la mesa, al margen de los envíos de ayer que contabilizarán mañana, son los 4,8 millones de dosis de Pfizer -que sí va cumpliendo- comprometidas para abril. A Galicia le tocan unas 390.000 que darían para completar la inmunización de los mayores de 80 e inocularle la primera dosis a los más de 70.

Según ha dicho de manera repetida el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, hay capacidad para administrar 100.000 dosis diarias, pero lo cierto es que en los últimos días el ritmo ha caído hasta el punto de que solo Murcia va más lenta en el uso de los viales recibidos. Y, lo más importante, después que AstraZeneca mandase la mitad el lunes pasado y nada ayer, el Sergas, con 57.000 más de Pfizer y 33.000 de Moderna, ni siquiera tiene 170.000 vacunas para toda la semana.

De ahí que la portavoz del BNG, Ana Pontón, le pidiese ayer al conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, que no contribuya a la «frustración e as falsas esperanzas» de la gente, cuando se hace eco y asume como propia la previsión española y europea de alcanzar ese 70 % en verano.

La doble vara de la vacunación: el Reino Unido se relaja, Francia teme otro cierre

J. V. Lado / M. Hermida

El fracaso de las compras de la UE lleva al límite a los grandes de Europa

Mientras los gibraltareños —vacunados más del 80 %— pasean sin mascarilla, el presidente francés, Emmanuel Macron, no se atreve a descartar que tengan que confinar de nuevo todo el país. El mismo día en el que el Reino Unido anuncia un alivio de las restricciones, la canciller alemana, Angela Merkel, pide a los gobernantes regionales que al menos corten los desplazamientos ya que no pudo convencerlos para un cierre más contundente y acabó asumiendo ella el error.

Aunque era sabido que la Unión Europea contaría con muy pocas dosis de las vacunas contra el coronavirus en el primer trimestre, la comparación con el otro lado del canal y una tercera ola que está siendo devastadora en los principales países no hace más que aumentar esa sensación de agravio e impotencia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Las vacunas previstas permiten la inmunidad en verano, las recibidas cada día la alejan más