Las semillas del Día del Juicio Final

En la Bóveda Global de Svalbard, en el Ártico, se conservan 860.00 variedades de semillas procedentes de todo el mundo por si ocurriese una catástrofe mundial. Siria ya ha tenido que usar las suyas por la Guerra Civil


REDACCIÓN / LA VOZ

Siria pertenece a la zona del mundo conocida como el Creciente Fértil, donde comenzó la agricultura hace más de diez mil años. Una región de la Tierra sujeta a períodos secos. Pero entre el 2007 y el 2010 sufrió la sequía más intensa de su historia. Y a diferencia de las anteriores no se pudo explicar con la variabilidad natural. Un estudio científico publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) señala que durante esos tres años un anticiclón estuvo mucho más reforzado de lo habitual, bloqueando las borrascas y las precipitaciones. Además, la situación se agravó drásticamente ya que durante las últimas décadas el país ha incrementado notablemente la superficie dedicada al regadío hasta agotar los depósitos de agua subterránea.

De esta forma, cuando llegó la sequía los agricultores se arruinaron y se vieron obligados a emigrar a las ciudades. Y es precisamente en ciudades como Damasco que han experimentado un aumento de la población de un 50 % donde comenzaron las revueltas. Ahora muchos sirios escapan hacia Europa protagonizando el primer éxodo climático del siglo XXI. El caso sirio guarda ciertas similitudes con la Revolución Francesa, un acontecimiento histórico que no puede entenderse sin la influencia que tuvo la explosión violenta del volcán Laki (Islandia) en 1783, seis años ante de la Toma da la Bastilla en París

La guerra que sigue sufriendo el país obligó no hace mucho a retirar las primeras semillas de la Bóveda Global de Svalbard. Se trata de un enorme búnker situado en el punto más septentrional de la Tierra, construido en el año 2008. En su interior, a 120 metros de profundidad, descansa la continuidad de la civilización humana en caso de que produzca una catástrofe global, como una guerra nuclear, el impacto de un asteroide o por el cambio climático. Es el banco de semillas más grande del mundo. La temperatura alcanza los 18 grados bajo cero, unas condiciones que permitirán preservar las semillas durante miles de años.

Actualmente existen unas 860.00 variedades. La gran mayoría son de trigo y cebada. Las semillas han llegado desde todos los rincones del planeta. En su interior hay cajas que contienen semillas de Corea del Norte al lado de otras procedentes de Corea del Sur, un magnífico ejemplo de cooperación internacional que permitirá afrontar un desastre global. Claro que era un seguro de vida para un futuro lejano y no tanto para el presente.

El Centro Internacional de Investigaciones Agrícolas de Siria disponía de un banco se semillas con miles de variedades de trigo, lentejas y garbanzos. Un valioso tesoro que se ha perdido después de varios años de conflicto. Los científicos encargados del centro han solicitado desde el exilio las semillas entregadas en su día a los responsables del centro de Svalbard para poder plantarlas en otros zonas de Líbano y Marruecos. Esta caja fuerte representa lo mejor de nuestra civilización.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Las semillas del Día del Juicio Final