Abel Caballero endurece su discurso con la Xunta en la desescalada

Durante la crisis del covid, el alcalde ha mantenido un tono bajo hacia Santiago


vigo / la voz

Con la llegada de la desescalada, pero también con la proximidad de las elecciones autonómicas, el alcalde de Vigo ha regresado al discurso de ataque sin cuartel contra la Xunta de Galicia y sus máximos dirigentes, con el presidente Alberto Núñez Feijoo al frente. Salvo cuando surgió la polémica en torno a los envíos de mascarillas y su calidad, Abel Caballero había llevado durante la crisis del covid-19 una actitud bastante tibia con el Gobierno autónomo y sus representantes; prácticamente, el tema había desaparecido de sus discursos. Sin embargo, en las últimas jornadas, Abel Caballero aprovecha cualquier comparecencia pública para poner de manifiesto actitudes de la Xunta que él considera contrarias a los intereses de la ciudad, empleando siempre un lenguaje contundente.

«Ya sabemos que de esta Xunta de Galicia lo que podemos esperar es nada», decía ayer el alcalde, para añadir: «Yo sigo creyendo que en Vigo no debe de haber elecciones porque ¡como no debemos de ser de Galicia!». Este argumento ha sido repetido en varias ocasiones en los últimos días por el alcalde de Vigo. «¡Y esto antes de las elecciones, imagínense si ganan lo que pasará!», dijo ayer para acusar al gobierno de Feijoo de ignorar al sector cultural vigués. Ante una convocatoria de la Consellería de Cultura con agentes culturales de la ciudad para explicarles ayudas relacionadas con el Xacobeo 2021, Caballero llegó a decir que era la primera vez en cuarenta años que se reunían con el ámbito cultural vigués. «Los grandes festivales y las acciones culturales son todas fuera de Vigo, y a los de aquí les dicen que se apunten en una lista. Esto es una desvergüenza política», afirmó.

«Feijoo, mal pagador»

En los últimos días, Abel Caballero cargó contra Alberto Núñez Feijoo y su gobierno por diferentes cuestiones. Comenzó reclamándole dinero de los fondos de ayuda que el Gobierno de España envió a las comunidades autónomas. El alcalde denunció públicamente que el Concello de Vigo no había recibido un euro del gobierno de Santiago, a pesar de que ese dinero lo enviaba Madrid para ayudar a las diputaciones y los ayuntamientos. «Ya sabemos que Feijoo es mal pagador», decía entonces el regidor socialista, que sigue reclamando en torno a 1,7 millones de euros.

El discurso del abandono de la ciudad por parte de la Xunta también lo llevó a las becas de comedor que está pagando el gobierno local desde que empezó la pandemia. «Esto es una tónica constante», dijo Caballero.

El siguiente motivo de desencuentro fue la sentencia del TSXG que avala el cobro del impuesto de bienes inmuebles al Hospital Álvaro Cunqueiro. En esa ocasión, Abel Caballero acusó a la Xunta de recurrir la sentencia en contra de los intereses de Vigo y a favor de la empresa que gestiona el hospital. «Con la Xunta todo tiene que ir a los tribunales porque a esta ciudad está dispuesta a castigarla sin parar», señalaba Abel Caballero. Incluso lanzaba esas preguntas maliciosas de político: «¿Por qué la Xunta no quiere que esta empresa pague el IBI? ¿Qué hay detrás de este negocio?».

Ayer, volvió a acusar a la Xunta de protagonizar «maniobras arteras» contra los intereses de Vigo. Lo hizo al abordar la candidatura de las islas Cíes a patrimonio de la humanidad. «La Xunta le está tomando el pelo a esta ciudad como nunca y estamos indignados con ellos. Quiero recordar que las Cíes no son patrimonio de la humanidad porque la Xunta se adelantó con maniobras arteras y paralizó nuestro proyecto. Se dan cuenta de que ya hace mucho tiempo que no hablan de eso», afirmó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Abel Caballero endurece su discurso con la Xunta en la desescalada