El pequeño comercio se lanza a la venta en Internet para sobrevivir

En las plataformas de venta locales se ofrecen desde alimentos hasta ropa de moda


ourense / la voz

El pequeño comercio busca fórmulas para sobrevivir al tsunami económico que ha provocado el coronavirus. En plena fase 0 de la desescalada, con gran parte de los negocios cerrados o trabajando con la persiana medio bajada para atender las escasas citas previas, muchos han vuelto su mirada de manera decidida y definitiva hacia la venta a través de Internet. Y es que en la era que viene posterior al covid-19 exprimir las nuevas tecnologías para llegar a más clientes será imprescindible.

Este miércoles arrancaba una nueva experiencia en este sentido. La plataforma de ventas en línea del Centro Comercial Aberto Ourense Centro se convertía en un nuevo escaparate para llegar a potenciales compradores de toda la península, incluida Portugal, y de las islas Baleares y Canarias. Desde maistendencia.com ya se puede acceder a una amplia colección de productos, que van desde artículos de moda para todas las edades, calzado o joyería hasta productos gastronómicos gracias a que la colaboración incluye a puestos de la plaza de abastos de Ourense. «Debido a la crisis del covid-19 que estamos sufriendo a nivel socioeconómico, este es un buen momento para que a nivel individual apostemos por el comercio local echando una mano a los que más sufren esta situación que son, entre otros, los propietarios del pequeño comercio», explican desde la asociación que aglutina a negocios del centro.

Los envíos se entregan entre 24 y 48 horas y se garantiza la seguridad en las operaciones. En su primer día operativo se podían comprar, por ejemplo, productos para el paseo del bebé con importantes rebajas. También estaban visibles descuentos en artículos de joyería o relojería. Entre las categorías de venta también se incluían dulces y chocolates.

En medio de indicadores que invitan al pesimismo, desde el Centro Comercial Aberto Ourense Centro apuntan a que durante el período de confinamiento y de hibernación del comercio, su asociación subió en un 10 % el número de asociados. «La gente en estos momentos busca apoyo, tanto a nivel de asesoramiento como de respaldo emocional. Tenemos contacto permanente entre todos los asociados y todos hablamos el mismo idioma. Eso, en estos momentos tan complicados, es muy importante», señaló Luis Rivera.

Otras iniciativas

La venta a través de Internet se ha disparado en todos los sectores durante el confinamiento. En el caso de la alimentación, productores pequeños y grandes han encontrado en esta vía una tabla de salvación. Es el caso de los puestos de la plaza de abastos, pero también de los patateros de A Limia. A nivel comercial, están operativas plataformas de venta como TrendOnMe, que agrupa a una decena de tiendas ourensanas.

miguel anxo rodríguez, zapatería ciempiés

«La gente está con miedo y se retrae aún de comprar»

«La situación está bastante fastidiada, porque la gente está con miedo y se retrae de comprar». Así ve esta primera semana de la fase de desescalada Miguel Anxo Rodríguez, de zapatería Ciempiés, en la avenida de Pontevedra. Él ha optado por mantener sus puertas cerradas de cara al público, pero sí que tiene actividad dentro del negocio y también a través de la venta en Internet, ya que ha completado un proyecto en el que llevaba tiempo trabajando. «Puse en funcionamiento la página web. Tenemos envío gratuito en toda la ciudad y hemos puesto buenas ofertas. Tengo que gestionar varias tiendas y al ser informático aproveché el parón para preparar la página web desde casa», explicó el gerente de zapatería Ciempiés.

El movimiento de ventas asegura que es escaso y confía en que la próxima semana con la apertura física de la tienda, en el caso de que la provincia de Ourense pase a la siguiente fase de la desescalada, el ambiente se anime: «Tenemos muchas ganas de abrir y de retomar la actividad, aunque todo tardará un tiempo en volver a la normalidad». Mientras ese día no llega el trabajo en el interior del negocio no falta, toda vez que el confinamiento les cogió en pleno cambio de temporada. «Hay que colocar la mercancía, mirar el stock, preparar las medidas de seguridad o los escaparates. Es un trabajo muy laborioso y en todo», concluye.

JORGE CARDOSO, PUNGIN SPORT

«Nos pilló todo de mudanza y reabrimos con prevenciones»

Pungin Sport es una tienda de deportes bien conocida en Celanova, donde funcionaba en sus galerías comerciales desde 1988. Antes del estado de alarma, Jorge Cardoso ya estaba preparando el traslado a un nuevo local en plena calle Emilia Pardo Bazán. El covid-19 retrasó la reapertura hasta el pasado lunes: «Nos fuimos a un local más grande y también ampliamos el negocio a través del textil sportwear, pero el cierre nos retrasó la obra y en cuanto pudimos, retomamos la actividad, con cita previa. El mismo domingo ya teníamos mensajes preguntándonos».

Y si la tienda de deportes presentaba ya una nueva imagen, se vio inmersa de paso en los cambios obligados por las normativas derivadas de la desescalada: «Nos pilló todo de mudanza y reabrimos con prevenciones y con todos los cuidados para preservar la máxima seguridad sanitaria. Nada más entrar ya contamos con cartelería que recuerda las normas a los clientes y sobre guantes, mascarillas y gel hidroalcohólico. Contamos también con una alfombra con líquido desinfectante y con calzas para moverse por la tienda. La atención es súper personalizada, al ser por cita previa y también se desinfectan tanto los probadores como cualquier prenda que se haya probado».

En suma, una puesta en escena renovada por duplicado, a la espera de una fiesta de inauguración pendiente, como avanza el propio Cardoso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El pequeño comercio se lanza a la venta en Internet para sobrevivir