El escenario en los polígonos: «Moitas empresas pararán por forza maior»

Empresas auxiliares de la automoción paralizan la actividad y ya negocian los ERTE


ourense / la voz

El cinturón industrial de Ourense empezó con buen ritmo la semana, pero tal y como ya se barruntaba en muchos círculos empresariales el efecto demoledor del coronavirus empieza a notarse ya en empresas de San Cibrao, Barreiros o Pereiro de Aguiar. El ERTE anunciado públicamente por Adolfo Domínguez para más de 700 empleados no tendrá un gran impacto en su sede central de San Cibrao das Viñas, pero si que ha servido como punta de lanza para lo que pueda suceder en otras muchas empresas de diferentes sectores.

Entre las más afectadas desde un primer momento se encuentra el sector de la automoción. Las empresas auxiliares situadas en el corazón industrial ourensano no ven con mucha esperanza el futuro. Algunas de ellas, como es el caso de Faurecia, dependen de forma casi exclusiva de la demanda de trabajo que se realiza desde la planta de PSA en Vigo. La decisión de la multinacional de parar la producción y enviar a casa a sus trabajadores llevará, inevitablemente, a Faurecia a seguir el mismo camino, aunque al cierre de esta edición todavía mantenía la actividad. Ya negocian el ERTE otras firmas del sector que fabrican componentes para coches como Megatech, Hispaplasti, Incalplast o Gaesa, según explicaron desde el sindicato CIG, que criticó el retraso en la adopción de esta medida para salvaguardar la seguridad de los trabajadores en estas fábricas que producen en cadena. «A situación de PSA provoca un efecto arrastre en varias empresas de Ourense. É unha situación global e moitas terán que parar por forza maior ao non ter garantizado o subministro de pezas», explicó Pedro Barreiros, secretario provincial de Comisiones Obreras en Ourense.

De momento, el sector agroalimentario ourensano, debido a la alta demanda de productos para garantizar la alimentación, parece estar a salvo de medidas drásticas en forma de regulación de empleo temporal que toman otras firmas. Hay empresas, como es el caso de Cinsa, que puede verse abocada a tomar decisiones de frenar la producción al verse afectada de manera indirecta por el parón de la empresa que realiza tareas de limpieza, según indicaron fuentes sindicales. En áreas industriales como la de Barreiros se encuentran gran parte de los concesionarios de Ourense. Es un sector que no pasaba, precisamente, por su mejor momento y que ahora ven su situación agravada. Las mismas fuentes apuntan a que el ERTE puede ser una salida para muchas de estas firmas, toda vez que la venta de vehículos se verá frenada en seco y toda actividad en el sector se focalizará en el apartado de taller. Desde Faconauto, la patronal se recomendaba por seguridad cerrar la venta en concesionarios.

Empresas de limpieza

El cierre de colegios y de comercios ha provocado también una situación compleja en las empresas de limpieza y son ya varios los casos en los que se apunta a regulaciones temporales de empleo. «Muchas empresas, grandes y pequeñas, estaban esperando a las medidas anunciadas por el Gobierno, que son claves para minimizar los daños y que la gente pueda volver a incorporarse a su puesto de trabajo», explicó Mario Franco, responsable de UGT en la provincia de Ourense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El escenario en los polígonos: «Moitas empresas pararán por forza maior»