La soledad del padre Alonso

El párroco de Santa Cruz, en Oleiros, describe la misa de estos días sin gente en los bancos. «Es una sensación muy extraña», dice


Oleiros / LA Voz

Domingo 15 de marzo por la mañana. El padre Alonso abre la iglesia de Santa Cruz (Oleiros) y se prepara para celebrar la misa. El eco de sus palabras resuena con especial fuerza. Ese día solo un fiel le acompaña desde el fondo para recoger un documento gráfico que también es histórico: oficia una misa en la más absoluta soledad, a excepción de ese fotógrafo parroquiano que le capta alzando los brazos durante la eucaristía. «Pero el lunes y el martes seguí dando misa a las once y ya estaba completamente solo, es una sensación muy extraña», añade el párroco de Santa Cruz, que accede a recoger testimonio del momento haciéndose una autofoto desde el altar. «Aquí vienen a la misa del domingo unas 500 personas, la liturgia sigue, debo celebrarla, pero hay que tomar estas medidas que todo el mundo entiende», señala.

Imagen de una misa durante un domingo normal en la iglesia de Santa Cruz, con cerca de 500 personas
Imagen de una misa durante un domingo normal en la iglesia de Santa Cruz, con cerca de 500 personas

Algunos párrocos de otras iglesias han intentado crear pequeños grupos de oración en las misas, tomando las distancias necesarias, una persona cada dos bancos. «Pero el problema es que no pueden acceder al templo, les pararían por la calle y no está permitido ir a la iglesia a asistir a misa, es una concentración de gente que ahora debemos evitar», señala el padre Alonso. 

Cáritas a domicilio

El párroco también se ha visto obligado a cambiar algunas medidas respecto a la Cáritas parroquial. «Hemos organizado una brigada y hacemos reparto a domicilio de los productos de primera necesidad, la gente no puede acudir al centro, así que les pedimos que nos llamen, que nos digan lo que necesitan y nosotros se lo llevamos», dice. Alude a un caso extremo de una familia recién llegada de Venezuela el pasado fin de semana y a la que hubo que surtir «de todo».

El padre Alonso, oficiando misa, solo
El padre Alonso, oficiando misa, solo

Sobre las misas, está ideando algún sistema para retransmitirlas por Internet, «pero reconozco mi torpeza con las nuevas tecnologías, no me será fácil pero lo voy a intentar, será una manera de estar todos juntos». Así lo intenta cada parroquia desde que el pasado viernes los obispos de toda Galicia consensuaron una circular en la que invitan a los fieles a seguir la Santa Misa por la televisión mientras en todas las iglesias los curas mantienen la celebración «rezando por el Pueblo de Dios».

-¿Me podría confesar por Whatsapp, padre?

-No, tienes que venir a la iglesia en persona. No habría peligro de contagio porque guardaríamos la distancia legal pero el caso es, ¿qué dirás si te para la Policía por la calle? ¿Que vas a confesarte? Te dirán que te vayas a casa. Y a lo mejor te multan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La soledad del padre Alonso