Eutanasia en Portugal: ¿decide el Parlamento o un referendo?

Socialistas y Bloco llevan la iniciativa a la Cámara, pero colectivos opuestos exigen que voten los ciudadanos


lisboa / corresponsal

La eutanasia no solo vuelve al Parlamento en España. También en Portugal. Dos años después, la despenalización de la muerte médicamente asistida será debatida y votada de nuevo por los diputados lusos el 20 de febrero, a petición del Bloco de Esquerda, del Partido Socialista de António Costa, que gobierna en minoría, y del Partido Animales y Naturaleza, PAN. En el 2018, en la anterior legislatura, la propuesta de ley no salió adelante, al votar en contra, además de las formaciones de centro derecha, el Partido Comunista.

Los ánimos de los contrarios a la legalización se han caldeado. La Conferencia Episcopal lusa apoya la celebración de un referendo si se aprueba la regulación de la muerte asistida en el Parlamento. Su portavoz, Manuel Barbosa, manifestó: «Defendemos los cuidados paliativos, apoyamos la celebración de un referendo y las iniciativas en curso para evitar la despenalización de la eutanasia en Portugal».

El PS confía en que «la legalización de la Eutanasia sea una realidad al final de esta legislatura, según señaló la líder parlamentaria socialista Catarina Mendes, que pide «un debate sereno y objetivo». Pedro Filipe Soares, del Bloco de Esquerda, insiste en que la legalización es uno de los objetivos que su partido tenía en su programa electoral, tanto para la anterior legislatura, como para esta, y «que es un derecho que asiste a todos los portugueses».

Sin embargo, desde el Colegio de los Médicos de Portugal critican «la rapidez y la falta de rigor» con la que se han tramitado los proyectos de ley que llegarán al Parlamento el día 20.

«No estaba en el programa del Partido Socialista y es una cesión de última hora al Bloco de Esquerda, a cambio de su reciente abstención en la votación del presupuesto de este año», declara Graçã Varão, una de las voces más críticas, desde hace años, a través de la plataforma Stop Eutanasia, contra la despenalización de la muerte asistida en Portugal. «Creemos que las cosas no se están haciendo bien y que los portugueses no han podido debatir sosegadamente sobre un tema de tanta importancia como la eutanasia», dice.

 

Más de 10.000 personas, entre ellas los expresidentes de la República Ramalho Eanes y Anibal Cavaco Silva, y el seleccionador nacional de fútbol, Fernando Santos, han firmado una petición para que sean los ciudadanos los que decidan, la legalización o no de la eutanasia, en referendo, si el Parlamento luso le da luz verde. Cavaco Silva manifestó, a Radio Renascença, que «la eutanasia es la decisión más difícil para cualquier parlamentario y sería un gran error moral si avanzase sin convocarse un referendo». Fernando Santos considera que «los diputados no fueron elegidos, el 6 de octubre, para votar la despenalización de la muerte asistida», explica. «Si el día 20 sale adelante en la Asamblea de la República, deberemos ser los ciudadanos los que decidamos en referendo», avanza.

Decenas de personas se reunieron en Lisboa, el pasado martes, para presentar el manifiesto Humanizar Portugal, que contó con la participación del español Miguel Gómez de Agüero, vicepresidente de la plataforma Profesionales por la Ética. «Somos muchos los españoles y portugueses que estamos en contra de la eutanasia y exigimos mejores cuidados paliativos, a un lado y a otro de la frontera, y más apoyo para los enfermos crónicos hasta el final», señala Gómez de Agüero.

Representantes del grupo de trabajo interreligioso, formado por las ocho principales confesiones en Portugal, católica, evangélica, islámica, judía, hindú, budista, ecuménica de Constantinopla, adventista y de Jesucristo de los últimos días, han presentado una declaración en contra de la eutanasia: Cuidar hasta el fin con compasión. «Queremos hacer un frente común en defensa de la dignidad de la persona hasta el final y reiterar la importancia de los cuidados paliativos para el enfermo terminal y sus familiares», afirma a La Voz el sacerdote católico José Nuno Silva. «No hemos hablado de apoyar el referendo, lo importante ahora es evitar que la ley se apruebe», indica Khalid Jamal, vicepresidente de la Comunidad Islámica en Portugal. «La prioridad es crear una red efectiva de cuidados paliativos, de la que carece el país. Es lo que queremos transmitir al presidente, Marcelo Rebelo de Sousa, como al Presidente de la Asamblea de la República, Ferro Rodrígues», dice Jorge Humberto, de la Alianza Evangelista lusa. Rebelo de Sousa mantiene su neutralidad y explica que solamente se pronunciará sobre el tema al final de todo el proceso legislativo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Eutanasia en Portugal: ¿decide el Parlamento o un referendo?