Los duques de Sussex quieren ser los nuevos Obama: ¿de qué vivirán?

Las opciones laborales de Harry y Meghan son muchas, pero estarán limitadas


REDACCIÓN / LA VOZ

«Enrique y Meghan han dejado claro que no quieren depender de fondos públicos en sus nuevas vidas», es una de las frases del comunicado más personal de la reina Isabel II en sus 67 años de reinado. El Megxit está siendo tratado como una cuestión de Estado en el Reino Unido, ha logrado hacer sombra al mismísimo brexit. Tras la cumbre familiar celebrada en Sandringham en la que no participó la mujer del príncipe Harry, las incógnitas sobre cómo se las arreglarán los duques de Sussex para ganar su propio dinero sin traspasar los límites que marca la Corona, siguen siendo muchas.

 Hay un antecedente en los Windsor que no salió bien. Los duques de Wessex intentaron, hace ya 20 años, vivir fuera del paraguas real. Eduardo, el hijo menor de Isabel II, tras dejar el ejército, dirigió su propia productora audiovisual, Ardent TV, pero se vio rodeado de varios escándalos. Sophie Rhys-Jones, su mujer, también intentó compaginar su estatus real con su firma de relaciones públicas. Cayó en la trampas de un periodista y el matrimonio fue acusado de utilizar su posición de influencia para beneficio personal. En aquel entonces, Buckingham envió un comunicado: «Está en total sintonía con el mundo de hoy que a los miembros de la familia real se les permita tener una profesión, incluso su propio negocio, si es eso lo que desean». La cosa no funcionó porque en el 2002 ambos dieron carpetazo a sus carreras.

Por eso, las alas que este lunes parecía dar la reina a los duques de Sussex no les permitirán volar muy alto. Ellos ya han comenzado a mover ficha y han pedido consejo a los Clinton y a los Obama. Barack y Michelle son el espejo en el que ahora se miran Harry y Meghan. La expareja presidencial ha logrado mantener su buena imagen, incluso mejorarla, colaborar con numerosas causas benéficas y, a la vez, llenar sus bolsillos. Financiarse con buen gusto, es el objetivo.

View this post on Instagram

Watching #AmericanFactory, I thought a lot about my dad. That blustery Midwestern weather, the shift workers in their uniforms—it’s what he lived every day. His work was his pride and his sense of purpose; it’s what allowed him to pay the bills and send his two kids to college. I saw a lot of that dignity in this film; a spirit that connects us no matter if we’re in Chicago or Ohio, no matter what we look like or what our background is. This documentary portrays that pride, and adds in all sorts of depth and layers and complications, which makes it exactly the kind of storytelling Barack and I hope to accomplish with Higher Ground Productions. We want to help foster an ability to see ourselves in each other’s stories. That’s something we talked about with Julia Reichert and Steven Bognar, who directed American Factory, over coffee. See for yourself at the link in the bio and then check out their excellent documentary, which is now streaming on @Netflix.

A post shared by Michelle Obama (@michelleobama) on

Entre sus planes, se podría incluir la creación de una productora en el tono de la firma Higher Ground de los Obama. Su primer documental, American factory, está nominado a los Óscar. Ambos se dedican también a dar charlas por medio mundo. Barack Obama puede llegar a cobrar más de 350,000 euros por una conferencia. No es un caso aislado, el caché de Hillary Clinton ronda los 200.000. Michelle Obama, por su parte, lanzó en el 2018 su autobiografía, Mi historia, en su primera semana vendió 1,4 millones de copias.

El príncipe Harry y Meghan Markle han hecho sus pinitos en este sentido. Junto a la presentadora de televisión estadounidense Oprah Winfrey han trabajado en la creación de una serie documental sobre la salud mental que será emitida por Apple.

La duquesa ya se ha abierto otra posible camino laboral con la firma de un contrato con Disney para grabar una voz en off para la compañía. En las últimas horas se ha filtrado el vídeo del momento en el que el nieto de Isabel II habla con el director ejecutivo de la empresa para «pedirle» trabajo. «¿Sabes que ella (Meghan) hace doblajes?», le comenta.

Todo esto sin contar la marca que tiene registrada la pareja, Royal Sussex , con un gran potencial lucrativo. Su cuenta conjunta de Instagram @sussexroyal tiene más de 10 millones de seguidores. Además, en su polémico comunicado dejaron clara su intención de lanzar una nueva entidad caritativa.

View this post on Instagram

In Tembisa, Johannesburg, today The Duke and Duchess visited to meet young entrepreneurs at the YES hub - a hive for creativity and social enterprise. Their visit was an amazing tour of the ingenuity and opportunity – seeing businesses that varied from food to essential sanitary products for local women. During their visit, they were able to sample food from ‘Chef Mish’ - a local masterchef winner - which he makes at the site as part of his catering business and cafe. They then joined YES community members to take part in training and tests that will help them gain skills and find work. On the third stop today, entrepreneur Moss showed The Duke and Duchess the organic produce he's growing in the township with aquaponics - supplying local restaurants. And finally, The Duke and Duchess met the women behind the amazing Blossom Care Solutions - who are making 80,000 sanitary pads every month for women in their community. They are 100% compostable, and provide an essential low-cost product for women and girls. The Duchess has long campaigned on this issue and wrote in Time magazine in 2017, saying: “In communities all over the globe, young girls’ potential is being squandered because we are too shy to talk about the most natural thing in the world. To that I say: we need to push the conversation, mobilize policy making surrounding menstrual health initiatives, support organizations who foster girls’ education from the ground up, and within our own homes, we need to rise above our puritanical bashfulness when it comes to talking about menstruation.” • See our previous post to see The Dukes speech #RoyalVisitSouthAfrica Photo ©️ PA images

A post shared by The Duke and Duchess of Sussex (@sussexroyal) on

Mientras ellos deciden qué hacer y desde Londres trazan las líneas que no podrán sobrepasar, la fortuna personal del matrimonio está siendo objeto de análisis estos días. La de Harry está estimada en 35 millones de euros, gracias a los fondos que heredó de su madre, la princesa Diana; una herencia de la Reina Madre y su antiguo salario como capitán en el ejército británico. Se calcula que el patrimonio de Meghan Markle ronda los 5 millones. Por cada capítulo de Suits cobraba 68.000 euros, a lo que hay que sumar el salario que recibía por su blog de estilo de vida y sus apariciones en películas y publicidad.

Isabel II apoya la decisión de Enrique, que dejará de depender de dinero público

Juan Francisco Alonso

La reina anuncia que en los próximos días se informará de cómo se ejecutará la emancipación de su nieto y Meghan

La reina Isabel II ha demostrado nuevamente su capacidad para capear temporales y llevar a buen puerto a la monarquía británica. Este lunes, la soberana, de 93 años de edad, logró reconducir la crisis provocada por la decisión de su nieto, Enrique, y de la esposa de este, Meghan Markle, de independizarse financieramente de la familia real y renunciar a figurar en la primera línea de la actividad pública. La reina avala el deseo de la pareja, aunque admitió que hubiera preferido que no ocurriera. También anunció que la decisión de su nieto conllevará en los próximos meses la eliminación paulatina de los fondos públicos que perciben.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Los duques de Sussex quieren ser los nuevos Obama: ¿de qué vivirán?