Isabel II apoya la decisión de Enrique, que dejará de depender de dinero público

Juan Francisco Alonso LONDRES / E. LA VOZ

SOCIEDAD

La reina anuncia que en los próximos días se informará de cómo se ejecutará la emancipación de su nieto y Meghan

13 ene 2020 . Actualizado a las 20:51 h.

La reina Isabel II ha demostrado nuevamente su capacidad para capear temporales y llevar a buen puerto a la monarquía británica. Este lunes, la soberana, de 93 años de edad, logró reconducir la crisis provocada por la decisión de su nieto, Enrique, y de la esposa de este, Meghan Markle, de independizarse financieramente de la familia real y renunciar a figurar en la primera línea de la actividad pública. La reina avala el deseo de la pareja, aunque admitió que hubiera preferido que no ocurriera. También anunció que la decisión de su nieto conllevará en los próximos meses la eliminación paulatina de los fondos públicos que perciben.

«Mi familia y yo apoyamos completamente el deseo de Harry y Meghan de crear una nueva vida como familia joven, si bien hubiéramos preferido que siguieran siendo miembros de la familia real que trabajan a tiempo completo», aseguró la monarca en un comunicado emitido tras la «constructiva» reunión que encabezó ayer en su residencia de Sandringham. En el encuentro participaron su hijo, el príncipe Carlos, y los hijos de este, Guillermo y el propio Enrique, con el objetivo de buscar las vías para lograr la emancipación de este último.

Tras informar de que en los próximos meses se iniciará «un período de transición», en el cual los duques de Sussex pasarán tiempo tanto en el Reino Unido como Canadá, la soberana aseveró que fue la propia pareja la que solicitó «no depender de fondos públicos en sus nuevas vidas».