Marta Luisa de Noruega, a punto de ser expulsada de la familia real

Martín Bastos

SOCIEDAD

NTB SCANPIX | Reuters

El rey Harald reconoce que ese está planteando retirarle el título de princesa tras su último escándalo

21 jun 2019 . Actualizado a las 17:27 h.

Hace años Marta Luisa era como el verso suelto de la familia real Noruega. Su matrimonio con el controvertido escritor Ari Behn ya fue un escándalo en el 2002. Y ahora su vida sigue siéndolo, aunque sus excentricidades podrían estar a punto de costarle su salida de la familia real. Cuando parecía que la última polémica protagonizada por ella estaba ya calmándose, el rey Harald V anunciaba en una intervención pública que tenía sobre la mesa de su despacho la posible expulsión de su hija de la familia real. No se trata de la primera vez que ocurre eso en una monarquía europea, pero sí que es cierto que tras conocerse la relación de Marta Luisa con el chamán Durek Verret, incluso varios medios pidieron que se le retirase el título de princesa. «Por el momento, no podemos decir lo lejos que estamos de llegar a un acuerdo, pero estamos tratando de encontrar una solución», aseguraba el monarca. Porque lo que ha molestado a los noruegos no es que salga con un gurú que fomentan las seudociencias y ha tratado a actrices como Gwyneth Paltrow (conocida por sus excéntricos consejos de salud y bienestar). Lo que realmente ha enfadado a los ciudadanos es que Marta Luisa use su título de princesa para promocionar el ciclo de conferencias que da su novio, con las que además gana dinero. «La princesa y el chamán», es una de las frases con las que se publicitan.

Hace un tiempo, el heredero al trono, Haakon, tuvo que intervenir ante la controversia que se creó y aseguró que «lo que queremos es un diálogo con mi hermana, especialmente sobre el uso comercial de su título». Marta Luisa por su parte se resiste a renunciar a su distinción y argumenta que no recibe ningún tipo de asignación económica del Estado. «Soy una princesa. Nací en la familia real y no me planteo renunciar a mi título», explicaba hace unas semanas al programa Buenos días Noruega, al que acudió junto a su novio.

Los coqueteos de Marta Luisa con las terapias alternativas no son nuevos. En el año 2002 ya tuvo que renunciar al tratamiento de Alteza Real, para poder lucrarse económicamente con la publicación de libros y la apertura de un centro en el que se comunicaba con los ángeles.