Los apicultores probarán a hibernar colmenas contra la velutina y el cambio climático

El proyecto Apicambio busca proteger al sector frente a los estragos de los eventos extremos del clima


santiago / la voz

El proyecto Apicambio, de la Asociación Sectorial Forestal de Galicia (Asefoga) con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica, tiene un objetivo claro, poner en marcha medidas de adaptación del sector apícola gallego para luchar contra los efectos que el cambio climático provoca en la producción de las abejas. Más sequía en los veranos, más lluvia en el invierno y eventos atmosféricos fuera de las fechas habituales están provocando que el ciclo de la floración y el de las abejas no coincidan, con lo que no se produce la polinización. Además, este cambio climático y la globalización han traído a Galicia especies como la velutina, que acaba con poblaciones de abejas.

Los apicultores han elaborado una serie de propuestas para poder no solo salvar su medio de vida sino el ecosistema. Entre ellas, la hibernación de las colmenas durante el invierno en instalaciones que podrían mantener los paneles a unos dos grados de temperatura. De momento se están realizando estudios, pero sería una solución no solo para luchar contra el cambio climático sino contra los ácaros invasores -fundamentalmente la varroa- y las velutinas. Jacobo Feijoo, secretario de Asefoga, asegura que para poner en marcha estas medidas se precisan fondos por parte de las Administraciones y que se terminen los estudios. La idea de este colectivo es comenzar con una instalación experimental en la que también podría estudiarse el ciclo de hibernación de la velutina.

Hibernar colmenas tiene varias ventajas. Por un lado, durante ese tiempo las abejas estarían protegidas de la velutina y podría lucharse contra la varroa, porque las colonias de abejas en estas salas no tienen crías, y los ácaros varroa precisan de las crías. Los apicultores ahorrarían tiempo y recursos, ya que las abejas no necesitan alimentación suplementaria, y la reina, al permanecer quieta, aumenta su longevidad para poner huevos.

Movilidad y diversificación

El proyecto Apicambio recoge más medidas a implementar, como la movilidad de las colmenas para aprovechar la floración de zonas que no están próximas a la explotación. O la diversificación hacia otros productos, porque las colmenas no solo producen miel sino que ofrecen otras posibilidades de negocio: polen, cera, enjambres, reinas vírgenes o fecundadas, jalea o hidromiel. En Galicia hay tres mil personas que se dedican a este sector, con 165.000 colmenas y 1,5 millones de kilos de producción al año.

Así es el abejero, el ave que puede liquidar la velutina

La Voz

Los ornitólogos han encontrado que las poblaciones de esta rapaz aumentan al ritmo que la avispa

Trampas caseras tirando de una mezcla de base de cerveza negra y azúcar; cazamariposas unido a la tapa de una caja metálica de galletas; pértigas para fumigar nidos; redes eléctricas; y hasta explosivos. Las tácticas para tratar de controlar la plaga de la velutina -que ha provocado enorme preocupación en Asturias- no han sido lo eficaces que se esperaban, y, además, han provocado daños colaterales a otros insectos. Pero en el tiempo en el que ha empezado asentarse esa avispa en casi todo el territorio, un ave rapaz ha seguido sus pasos. Es el abejero europeo, un depredador natural de ese insecto, cuya población ha crecido en puntos del noroeste con la misma velocidad con la que lo ha hecho la velutina. Y eso es una señal alentadora para controlar la plaga. «Hemos pasado de 1,3 parejas reproductoras por zona analizada, a 2,7, y coincidiendo en los años en los que la velutina se ha propagado más», apunta el ornitólogo José Manuel Fernández.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los apicultores probarán a hibernar colmenas contra la velutina y el cambio climático