Mucho más que una oficina bancaria

La Obra Social La Caixa integra sus proyectos en las oficinas con el apoyo de sus empleados


la voz

Gisela es una niña de Oroso con síndrome de RETT que tenía dificultades para adaptarse a la escuela. Hasta que descubrieron que la compañía de su perro lo hacía todo más fácil. La directora de la oficina de CaixaBank en Sigüeiro. Patricia Rodríguez, se enteró del caso a través de Down Compostela y se puso manos a la obra. «Conseguimos financiarle casi todo el proyecto a través de Obra Social -explica-. Es lo más bonito de trabajar en la entidad, que te caigan en la mano cosas de estas. Ves que tu trabajo tiene un sentido, que se pueden hacer muchas cosas y muy interesantes. A mí este caso me emocionó mucho. Es el primer perro que va al cole en Galicia con una niña. Fue muy bonito ver cómo los niños se adaptaban a todo el proceso». Hubo que adiestrar al animal, habilitarlo ante la administración y emprender una campaña de sensibilización entre los profesores y alumnos del colegio. Pero gracias a la ayuda de ‘La Caixa’ tramitada por Patricia, Marshall es hoy el primer perro de asistencia escolarizado en Galicia y acompaña de la correa a Gisela al colegio.

Es solo un ejemplo de cómo las cerca de 190 oficinas de CaixaBank en Galicia actúan como antenas de la Obra Social por todo el territorio, extendiendo la acción social de la entidad por todas las comarcas gallegas. En 2018, la red gallega de CaixaBank respaldó, a través de la Obra Social ‘La Caixa’, 323 proyectos sociales descentralizados con un presupuesto de 1,7 millones de euros. El 93 % de esos proyectos tuvo como finalidad erradicar la pobreza y proteger a colectivos socialmente desfavorecidos o en riesgo de exclusión, como niños de familias necesitadas, personas mayores, dependientes, inmigrantes con bajo nivel de integración, personas con discapacidad o enfermos avanzados.

El director de la oficina de CaixaBank en Arzúa, Xosé Penín, y el resto de sus compañeros, se han implicado en la colaboración con Amarai, una asociación de personas con discapacidad de Arzúa y Terras de Melide. Han frecuentado sus instalaciones, conocen a sus directivos y han acompañado a sus usuarios en algunas de las salidas que se organizan durante los fines de semana. Hace tres meses, Penín consiguió el respaldo de ‘La Caixa’ para donar una furgoneta adaptada, tras averiguar que Amarai necesitaba un nuevo vehículo para atender a sus usuarios, distribuidos en trece concellos de la comarca. Además, los empleados trabajan como voluntarios en numerosas actividades en el centro. «Veíamos que podíamos aportarle recursos y lo hicimos. Todo empezó de forma desinteresada y al final todo fluye. La verdad es que de los cuatro años que llevo aquí en Arzúa esta colaboración es lo mejor que he hecho. Te sientes bien, ves que estás ayudando y te das cuenta de que cuando te esfuerzas un poco todo lo que recibes es gratitud».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mucho más que una oficina bancaria