La Manada: mismo fallo y nuevas brechas

El Tribunal Superior de Navarra confirma la condena de 9 años de cárcel por abuso sexual; dos votos particulares pedían 14 años por «humillación superior a la de toda violación»


redacción / la voz

No hubo consenso unánime entre los cinco miembros del tribunal (Joaquín Galve, Francisco Javier Fernández Urzainqui, Alfonso Otero Pedrouzo, Miguel Ángel Abárzuza Gil y José Antonio Álvarez Caperochipi), pero tras más de seis meses de deliberación el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) confirmó la sentencia de la Audiencia Provincial que condena a nueve años de cárcel para los cinco miembros de la Manada -Ángel Boza, Jesús Escudero, José Ángel Prenda, Alfonso Cabezuelo y Antonio Guerrero- por abuso sexual continuado y no violación contra una joven de 18 años. La razón es que entiende, como avanzaron fuentes de ese organismo en un comunicado, que el relato de los hechos probados de la sentencia recurrida excluye expresamente la violencia. Además, añaden, «es dudosa la concurrencia de la intimidación, necesaria para calificar aquellas acciones como agresión sexual o violación». El cambio ahora es que, a diferencia de la sentencia anterior, el TSJN entiende que hubo también un delito contra la intimidad, factor que podría incrementar la pena en otros dos años y diez meses. Por ello, ordena a la sección segunda de la Audiencia de Navarra a que dicte una nueva sentencia exclusivamente sobre ese delito. Además, a Antonio Manuel Guerrero lo ven responsable de un delito de robo con intimidación por el que deberían de imponerle dos más de cárcel y no una multa de 900 euros por hurto como había puesto la Audiencia.

La confirmación del fallo ha vuelto a generar una lluvia de críticas por parte de la clase política y de la sociedad. Esa contestación popular es «asumida» por los propios miembros del tribunal, como reconoció el presidente del TSJN, Joaquín Galve, uno de los dos magistrados discrepantes con la resolución. Con todo, llamó a respetar la resolución judicial, «guste o no guste». Aunque la llamada al respeto fue lanzada por otras muchas voces, la reforma del Código Penal para aclarar mejor la calificación de los delitos sexuales vuelve a estar en boca de todos como ya lo hizo el pasado mes de abril.

Voto discrepante

Prueba de que la línea que separa en estos momentos el abuso de la agresión sexual es el voto discrepante emitido por dos de los cinco jueces que componen el tribunal encargado de revisar el fallo en el TSJN. Joaquín Galve y Miguel Ángel Abárzuza suscribieron un voto particular al entender que los sevillanos habían ido más allá, cruzando esa línea roja que marca el límite entre ambos delitos.

Los dos magistrados coinciden, como avanzó el TSJN en un comunicado, en que en este caso concurren «los elementos subjetivos y objetivos necesarios y precisos para considerar que los atentados que tuvieron lugar contra la libertad sexual de la víctima lo fueron mediando intimidación ejercitada por los acusados, lo que integra tales hechos en el delito de agresión sexual». Consideran que hubo «menosprecio y humillación superior al que tiene lugar en toda violación». Su argumentación es opuesta a la de Ricardo González, el juez del voto discrepante de la primera sentencia, que apreciaba en las imágenes del abuso un «ambiente de jolgorio y regocijo».

Para ambos jueces en dicho delito concurren además dos agravantes. Por una parte la circunstancia de que la intimidación revistió un carácter particularmente degradante o vejatorio, a la vista de cómo fueron realizados tales hechos. Por otro, la prevista por el hecho de haber actuado conjuntamente dos o más personas. Proponían por ello condenarlos a 14 años, tres meses, y un día de cárcel, el mínimo previsto al haber dos agravantes.

Al mismo tiempo, la sala del tribunal desmonta otro de los argumentos de la defensa en su recurso al concluir que «la presión mediática no ha causado indefensión a los acusados, las pruebas periciales no se acreditan contaminadas».

Los cinco condenados continuarán, de momento, en libertad provisional

Nada más conocer la sentencia la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, apuntó que «es previsible que los cinco condenados ingresen inmediatamente en prisión», pero parece que eso no está tan claro. Como recoge Europa Press, parece que la sentencia del TSJN no afecta por el momento a la situación de libertad provisional en la que se encuentran los cinco condenados. Joaquín Galve, explicó en declaraciones a los medios que «nadie nos ha propuesto una modificación sobre la situación personal -de los condenados-, yo no conozco ninguna, no tenemos absolutamente ningún conocimiento sobre eso».

Además, apuntó que en caso de que les pidieran algún cambio en el estado procesal de esas personas, lo remitirían a la Audiencia Provincial de Navarra porque fue la que dictó anteriormente su puesta en libertad.

Recurso en el Supremo

De lo que no cabe duda es que el caso de la Manada aún no ha llegado a su punto y final. Tanto el abogado de cuatro de los cinco acusados como el Gobierno de Navarra, el Ayuntamiento de Pamplona y la defensa anunciaron ya que recurrirían, aunque por motivos bien diferentes, el fallo del TSJN ante el Supremo.

El primero, como recoge Europa Press, pretende continuar con todos los recursos que le permita la vía judicial hasta «que quede acreditada la inocencia de sus clientes» porque, como dijo, lo que hubo «fue una relación sexual consentida entre seis adultos». En cambio, las otras dos administraciones lo harán con el fin de que el Supremo reconozca la agresión sexual y los hechos no solo se queden en abuso.

De todas formas, como entienden abogados penalistas como Manuel Ferreiro, es probable que recursos como el que hará Martínez Becerra no prosperen en el Alto Tribunal. «Las alternativas de defensa que tienen en el Supremo son prácticamente nulas», apuntó.

Investigan la legalidad de una web que oferta un «tour» por los lugares de los hechos

Hace una semana un grupo de amigos lanzaron una web en la que oferta la realización de un tour por los lugares de Pamplona donde ocurrieron los hechos por los que fueron juzgados los miembros de la Manada. Ahora, como informa Efe, tanto el Gobierno de Navarra como el Ayuntamiento de Pamplona están investigando la legalidad de dicha iniciativa. De hecho, el alcalde de la ciudad, Joseba Asiron, calificó la idea de «repugnante», mientras que la portavoz del Gobierno navarro, María Solana, avanzó que la policía foral presentará diligencias ante la Fiscalía y también el Instituto navarro de Igualdad interpondrá una denuncia.

La web, ahora cerrada, tenía un apartado para la reserva de plazas como único punto de contacto, avanza que el primero de estos paseos lo harán el 26 de diciembre por la tarde, justo un día después de Navidad. El recorrido incluye los lugares donde se hicieron fotografías, participaron de la fiesta sanferminera, conocieron a la víctima y supuestamente cometieron el delito.

En declaraciones a Efe uno de los responsables de la iniciativa, de nombre Carlos, se ha mostrado «sorprendido» por la repercusión que ha tenido la oferta, que en principio se planteaba gratuita para los participantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La Manada: mismo fallo y nuevas brechas